¿Qué es el virus respiratorio sincitial?

Elena Vuelta 7 julio, 2018
El virus respiratorio sincitial es uno de los primeros virus que afectan al recién nacido, descubre cuales son sus efectos.

El virus respiratorio sincitial (VRS) es un patógeno muy contagioso que causa infecciones en los pulmones y las vías respiratorias.

El virus respiratorio sincitial

El virus respiratorio sincitial (VRS) pertenece a la familia de los paramixovirus, la cual incluye otros virus respiratorios muy contagiosos, como el sarampión. Se contagia con gran facilidad a través de las secreciones nasofaríngeas de una persona afectada.

Estas secreciones se difunden a través de pequeñas gotas expulsadas al toser o estornudar. El virus puede además, sobrevivir varias horas en las superficies, en las manos o en la ropa, lo que facilita su contagio.

Mecanismo de acción

Cuando el virus penetra en el organismo, es capaz de adherirse a las células de las vías respiratorias y dañarlas al penetrar en ellas, algo que consiguen gracias a unas proteínas de fusión presentes en la superficie del virus.

Tras penetrar en las células, el VRS es capaz de destruir las membranas celulares de las mismas, provocando la formación de grandes masas de núcleos celulares sin membranas. Esto es lo que se conoce como sincitio, término del que deriva el propio nombre del virus.

Quizá te interese: Vacunas en la infancia: los riesgos de no vacunar

¿A quién afecta el VRS?

El VRS puede afectar a personas de todas las edades. Cuando la persona afectada es un adulto, la infección vírica genera una sintomatología leve, similar a la de un resfriado. Sin embargo, cuando el virus afecta a bebes, personas mayores o personas con otro tipo de patologías añadidas, los síntomas pueden ser más graves.

De hecho, los paramixovirus suelen ser los primeros virus que afectan a los recién nacidos, causando bronquiolitis y neumonías. En los países del hemisferio norte, el VRS se presenta como una epidemia anual, con una marcada incidencia en los meses de invierno.

Sintomatología

Como ya se ha mencionado, los síntomas del VRS varían mucho en función de la persona afectada. En individuos adultos la infección puede ser asintomática o provocar síntomas similares a los de un resfriado, como tos, congestión nasal o fiebre.

clamidia-bebe

En individuos que pertenecen a grupos de riesgo, como las personas inmunocomprometidas o los bebes (especialmente los menores de 1 año), la sintomatología se agrava, pudiendo existir:

  • Dificultad para respirar
  • Silbidos en el pecho
  • Asma
  • Fiebre

Además, en los casos más graves la infección afecta al tracto respiratorio inferior, provocando inflamación bronquilolar  (bronquiolitis), necrosis y edema pulmonar. Este cuadro clínico es el más común en los bebes afectados por VRS y en ocasiones extremas puede provocar la muerte.

En los niños menores de un año, la infección por VRS es especialmente problemática, es muy común que en este tipo de pacientes se produzcan infecciones graves en las vías respiratorias. Además, el estado clínico del bebe puede verse agravado si este presenta antecedentes alérgicos familiares.

El papel del cromoglicato en los niños asmáticos

Aunque normalmente las personas afectadas se recuperan de la infección por VRS sin secuelas, en los casos de infecciones en bebes lactantes, el padecimiento de bronquiolitis en estas edades tempranas puede hacer a estos niños más susceptibles de sufrir ataques de asma a lo largo de su vida.

Visita también: ¿Qué es el hantavirus?

Tratamiento

Actualmente no existe un tratamiento estandarizado y completamente efectivo para el VRS. Su prevención mediante vacunas no resulta eficaz, pues hasta ahora, solo generan una inmunidad insuficiente y durante poco tiempo.

Los tratamientos que se aplican están enfocados a paliar los síntomas y son:

  • Administración de líquidos
  • Administración de oxígeno
  • Aspiración de las secreciones nasales

Por otra parte, existe un antiviral de amplio espectro, la ribavirina que en ocasiones se utiliza en infecciones de VRS. No obstante, su efectividad en estos casos está en controversia, esto, unido a su alto coste y a sus efectos secundarios asociados ha hecho que muchos profesionales desaconsejen su utilización.

Recientemente se ha desarrollado un fármaco (Palivizumab) basado en anticuerpos específicos contra el VRS e indicado únicamente para pacientes de alto riesgo, como bebes menores de un año.

Prevención

Dado que se trata de un virus muy contagioso, algunos consejos que pueden ayudar a su prevención son:

  • Lavarse las manos frecuentemente
  • Evitar tocarse la cara
  • Evitar el contacto con personas afectadas
  • Cubrirse la nariz y boca al toser o estornudar
  • Limpiar y desinfectar las superficies
  • Quedarse en casa si se está enfermo

Bibliografía

Te puede gustar