Vitaminas que te ayudarán a tratar el reflujo ácido

Aunque es fundamental consultar con el especialista si tenemos reflujo ácido, seguir una dieta equilibrada que nos aporte suficientes vitaminas y reducir el estrés puede ayudarnos a paliarlo

Existen una gran variedad de vitaminas que pueden ayudarte a prevenir y tratar el reflujo ácido.

De acuerdo a resultados encontrados en estudios, las personas que comen más frutas y verduras experimentan menos síntomas del reflujo ácido que las que no.

Es importante que tengas en cuenta que tomar dosis mayores a las recomendadas de cualquier vitamina puede ser contraproducente y ocasionar efectos secundarios dañinos. Conoce a continuación qué vitaminas pueden ayudarte a tratar el reflujo ácido.

La vitamina BBeneficios de la vitamina E

De acuerdo a estudios realizados en el año 2006, la vitamina B puede ayudarte a tratar el reflujo ácido. Los investigadores dividieron a los participantes en dos grupos y uno de ellos tomó un suplemento que contenía lo siguiente:

  • Vitamina B6.
  • Vitamina B12.
  • Vitamina B9 (ácido fólico).
  • L-Triptófano.
  • Metionina.
  • Betaína.
  • Melatonina.

Las personas del grupo opuesto tomaron un tratamiento con omeprazol, que es uno de los más populares para tratar el reflujo ácido.

El primero grupo informó de que muchos de sus síntomas se desvanecieron luego de unos 40 días.

Esto significa que el 100% de las personas que tomaron el suplemento de vitamina B experimentaron alivio sin ningún efecto secundario adverso.

Por otro lado solo el 65% de las personas con omeprazol mejoraron durante el mismo período.

Para este estudio se utilizó un suplemento que incluía vitaminas del grupo B, mas no se demostró si estas vitaminas a solas serían igual de efectiva que la combinación.

Vitaminas A, C y E

Un estudio realizado en el año 2012 evaluó los efectos de las vitaminas antioxidantes en las enfermedades por reflujo gastroesofágico (ERGE) (una forma avanzada del reflujo ácido), esófago de Barrett y los tumores de esófago.

Los resultados demostraron que aquellos que consumieron las vitaminas A, C y E a través de frutas, verduras y suplementos vitamínicos, consiguieron reducir los efectos producidos por las complicaciones del reflujo gastroesofágico.

Por este motivo, si consumes más frutas y verduras que contengan vitaminas A, C y E experimentarás un alivio considerable  al tratar el reflujo ácido y, por supuesto, también mejorará tu calidad de vida.

Riesgos que debemos tener en cuenta

Existe poca probabilidad de que obtengas un exceso de vitaminas cuando las consumes a través de los alimentos.

Este no es el caso cuando tomas suplementos vitamínicos: con ellos puedes terminar estar consumiendo una cantidad diaria mucho mayor a la recomendada.

Tomar grandes dosis de vitaminas puede producir efectos indeseados.

Por ejemplo, si consumes una gran dosis de vitamina A puede que te provoque náuseas, cefalea o dolor en las articulaciones. Tu cuerpo puede almacenar cantidades excesivas de esta vitamina, por lo que estos efectos secundarios pueden aparecer de forma inesperada.

Cuando se consumen más vitaminas de las necesarias también puede aumentar el riesgo de padecer de otras condiciones.

Por ejemplo, un consumo de más de 400 unidades internacionales de vitamina E al día durante períodos prolongados pueden aumentar tu riesgo de mortalidad.

Habla con tu médico sobre cuál es la dosis adecuada para ti. Él puede explicarte cómo incorporar las vitaminas adicionales necesarias en tu rutina diaria y te dirá cómo ajustar las cantidades que consumes hasta el momento.

¿Existen otras opciones?

  • Debes tener en cuenta que el sobrepeso o comer con frecuencia alimentos poco saludables puede causar efectos adversos cuando intentas tratar el reflujo ácido.
  • El exceso de peso puede perjudicar y dañar el esfínter esofágico.
  • Los alimentos fritos o grasosos y los alimentos picantes, por su parte, tienden a relajar el esfínter esofágico inferior y a aumentar el ácido de tu estómago.

Lleva una dieta saludable, que incluya muchas frutas y verduras frescas.

Esto puede ayudarte a tratar el reflujo ácido, además de conducir a la pérdida de peso, disminución de la acidez estomacal y proporcionar antioxidantes, vitaminas y otros nutrientes que son indispensables para mantenerte saludable.

Puedes realizar cambios en tus hábitos de vida para ayudar a aliviar los síntomas:

  • Eleva la cabecera de tu cama.
  • Evita las comidas abundantes antes de acostarte.
  • Reduce tus niveles de estrés.
  • Ejercítate suavemente varias veces por semana.
  • Evita utilizar ropa muy ajustada.

Recuerda que, si experimentas reflujo ácido de manera periódica, con estos cambios puedes aliviar la condición. No obstante, si los síntomas persisten, consulta con tu médico de confianza.dieta mediterranea

Si bien las vitaminas no son un tratamiento aprobado médicamente para el reflujo ácido, las mencionadas en este artículo pueden ayudarte a tratarlo.

Sigue una dieta saludable y equilibrada para obtener todas las vitaminas que necesitas.

Si deseas consumir un suplemento vitamínico es mejor que lo hables con tu médico para que pueda darte instrucciones de cómo puedes hacerlo y cuál sería tu mejor opción.

Es posible que tengas una mejor calidad de vida y más probabilidad de éxito si combinas las indicaciones de tu médico con una dieta y hábitos de vida correctos.

Bajo ninguna circunstancia realices cambios drásticos en tu alimentación o tomes suplementos sin antes consultarlo con tu médico: él es el único que podrá indicarte cuál es la cantidad de vitaminas que tu cuerpo necesita.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar