Cómo es vivir con el síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano es una patología realmente frecuente y trae consigo incapacidades. Las más importantes se relacionan con la imposibilidad de llevar a cabo la pinza manual, que es el movimiento más útil que puede realizarse con las manos.

El síndrome del túnel del carpo se corresponde con una neuropatía del nervio mediano. Como en cualquier neuropatía, quedan afectadas las funciones del nervio afectado. Entonces, ¿qué supone exactamente vivir con el síndrome del túnel carpiano? Para comprenderlo, comenzaremos por explicar dicho síndrome.

Causas de síndrome del túnel carpiano

La neuropatía del nervio mediano se produce por una presión excesiva sobre el nervio mediano. Existen otros síndromes con neuropatía del nervio mediano, como por ejemplo:

  • Síndrome del calambre del escritor
  • Síndrome del pronador redondo

Estos tres síndromes comparten idéntica sintomatología. Pero, en el caso del túnel carpiano, la presión se produce por compresión del nervio entre el hueso del carpo y el ligamento anular del carpo.

La neuropatía puede desarrollarse por diversas causas. Puede desencadenarse por inflamación y herida en la muñeca. También puede producirse por hacer un mismo movimiento de la mano y la muñeca de manera repetida. También se desarrolla con el uso prolongado de máquinas vibratorias.

Ver también: 5 soluciones naturales para reducir el dolor de túnel carpiano

Funciones del nervio mediano

El nervio mediano tiene funciones sensitivas y motoras. Así, vehicula la sensibilidad de:

  • Mitad externa de la palma de la mano
  • Tres primeros dedos (pulgar, índice y corazón)
  • Parte externa del cuarto dedo (anular)

Por otra parte, el nervio mediano es el nervio prensil por excelencia. Posibilita la pronación (giro hacia dentro) del antebrazo y la flexión de la muñeca y los dedos. Además, aporta movilidad a la eminencia tenar, posibilitando los movimientos del pulgar.

Sintomatología de la neuropatía del nervio mediano

Como ya se ha dicho, con la neuropatía del nervio mediano se pierden las funciones de dicho nervio. Así, se perderá la sensibilidad de las zonas dependientes. Además, aparecerá debilidad motora en las zonas antes descritas. Con esto, aparecerá gran dificultad para llevar a cabo la pinza manual (coger objetos entre el índice y el pulgar).

Aparecen también síntomas que nada tienen que ver con la pérdida de las funciones del nervio. Así, la persona con síndrome del túnel carpiano puede experimentar dolor, entumecimiento y hormigueo de la zona.

Por otra parte, se desarrolla un daño muscular. Esto se explica porque los músculos que no se utilizan terminan por atrofiarse. Cuando el síndrome es de larga evolución, en el paciente aparece la denominada “mano simiesca”, que se corresponde con la atrofia de la eminencia tenar.

Debido a la atrofia de distintos músculos, las posturas de la mano se vuelven anormales. Esto daña las articulaciones, originando a largo plazo las llamadas artropatías posturales.

Vivir con el síndrome del túnel carpiano

Desde que nos despertamos hasta que nos dormimos nuestras manos son nuestro instrumento de trabajo. No sólo en el ambiente de trabajo sino en prácticamente cualquier circunstancia. En las neuropatías del nervio mediano queda afectada la función de las manos en diversos aspectos.

El gran problema del síndrome del túnel del carpo es que se dificulta enormemente la pinza manual. Es esta precisamente la función más elevada de la mano, que nos diferencia de los primates.

De hecho, permite la mayoría de movimietos de la vida cotidiana. Pasa a ser complicado desde utilizar un bolígrafo hasta untar una tostada, pasando por abotonarse una camisa.

Manos de mujer preparando el desayuno

Pero también se convierten en realmente difíciles los movimientos finos de la mano. Esto es especialmente incapacitante en personas cuyo oficio requiera movimientos de precisión de cualquier grado. Ejemplos de esto son oficios de costura o de mecanografía.

Todo lo anterior es referente a la imposibilidad de realización de movimientos que antes podían llevarse a cabo sin problema. Pero no debemos olvidar las dificultades cotidianas que traen consigo las sensaciones de dolor, entumecimiento y hormigueo.

Lee también: Síntomas y tratamiento del síndrome del túnel carpiano

Solución al síndrome del túnel del carpo

En suma, podemos concluir que vivir con el síndrome del túnel carpiano es complicado. Es por esto que muchas personas que lo desarrollan recurren a la opción de la cirugía.

La intervención quirúrgica encaminada a tratar el síndrome del túnel del carpo es realmente sencilla. Consiste solamente en la descompresión de la zona, para así aliviar la presión sobre el nervio. Se realiza con anestesia local, dura unos diez minutos y suele tener buenos resultados.

Te puede gustar