Voltaren (diclofenaco): usos y efectos

13 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Al igual que todos los medicamentos, el diclofenaco no está exento de efectos adversos. El más conocido y frecuente son las úlceras gástricas que produce su uso continuado por la inhibición de la síntesis de prostaglandinas.

El Voltaren es la marca comercial de un principio activo conocido como diclofenaco. Un principio activo es una sustancia química que desencadena un efecto en el organismo. En este sentido, el diclofenaco es un fármaco que pertenece a la familia de los AINEs o antiinflamatorios no esteroideos.

De esta forma, este fármaco está indicado para reducir inflamaciones y tratar el dolor, es decir, las mismas patologías que el resto de los fármacos de su categoría química. Un ejemplo de su uso es reducir los cólicos menstruales.

No obstante, otras indicaciones del diclofenaco son diferentes enfermedades reumáticas, que veremos más adelante, los ataques de gota y los cálculos renales.

A continuación, explicaremos algunas de las indicaciones del Voltaren con el fin de comprender mejor sus efectos en el organismo.

¿Cómo ejerce el Voltaren su efecto en el organismo?

AINEs

El Voltaren o diclofenaco es un derivado fenilacético que presenta un mecanismo de acción como el de los demás AINES. Al igual que ocurre con ellos, este mecanismo no se conoce por completo.

Parece implicar la inhibición de unas enzimas conocidas como ciclooxigenasas. La ciclooxigenasa o COX es una enzima que permite al organismo sintetizar unas sustancias llamadas prostaglandinas a partir de otra sustancia química, el ácido araquidónico.

Sin embargo, el mecanismo de acción del diclofenaco también puede estar relacionado con la inhibición de la síntesis de las prostaglandinas, que son unas sustancias que participan en las respuestas inflamatorias y estimulan las terminales nerviosas del dolor.

De esta forma, el diclofenaco actúa inhibiendo la ciclooxigenasa y, así, la producción de prostaglandinas para finalmente, reducir el dolor y la inflamación.

Por otra parte, estas sustancias también presentan otra serie de funciones como la de mantener la integridad y la proliferación de la mucosa gástrica, ya que le aseguran un adecuado riego sanguíneo.

Esta mucosa es la responsable de proteger al estómago de sustancias irritativas o microorganismos. Por lo que, al estar inhibida esta síntesis de prostaglandinas, la mucosa gástrica queda desprotegida y es la razón por la que estos fármacos pueden desencadenar una úlcera péptida.

Artritis reumatoide y Voltaren

Además de combatir los cólicos menstruales, este fármaco es ampliamente utilizado para las enfermedades artríticas. La artritis reumatoide es un trastorno de carácter inflamatorio crónico que afecta sobre todo a las articulaciones.

En algunas personas, el trastorno puede dañar distintas partes del cuerpo además de las articulaciones como la piel, los ojos o los pulmones. La artritis reumatoide es un trastorno autoinmunitario que aparece cuando el sistema inmune ataca por error a los tejidos del cuerpo desencadenado episodios de dolor e inflamación.

Por ello, gracias a la capacidad antiinflamtoria y analgésica del voltaren, este es capaz de reducir los síntomas de esta enfermedad.

Lee también: Artritis séptica: síntomas y causas

¿Qué es la osteoartritis?

Osteoartritis

Se trata de otra enfermedad reumática para la cual se usa el Voltaren. A diferencia de la artritis reumatoide, la osteoartritis solamente afecta a las articulaciones y no a otras partes del organismo. Es el tipo de artritis más común.

Esta enfermedad daña el cartílago de las articulaciones. De esta forma, el hueso deje de tener protección frente al rozamiento con otros huesos y estos empiezan a chocar directamente. Esta fricción cursa con dolor, inflamación y pérdida de movimiento en la articulación.

Con el tiempo, la articulación suele perder su aspecto normal. Pueden aparecer espolones óseos o crecimiento adicionales de hueso en los bordes de la articulación. Además, algunas estructuras de la articulación pueden desprenderse originando más dolor.

¿Y la espondilitis anquilosante?

Se trata de otra indicación del Votaren. Es una enfermedad reumática que cursa con inflamación de las articulaciones de la columna vertebral y de las sacroilíacas. Se suele manifestar con cuadros de dolor en la zona lumbar de la espalda que pueden llegar a afectar a toda la columna y a las articulaciones periféricas.

La espondilitis anquilosante puede acompañarse de síntomas extrarticulares como inflamación en los ojos o en las válvulas del corazón.

Hoy en día no se conoce la causa de esta enfermedad, pero se ha relacionado con los factores genéticos. Además, afecta más a los hombres que a las mujeres y suele manifestarse en la adolescencia o en la juventud.

Descubre: Espondiloartritis anquilosante: diagnóstico y tratamiento

Reacciones adversas del diclofenaco

Artritis reumatoide

Al igual que todos los medicamentos, el diclofenaco no está exento de efectos adversos. Como ya hemos mencionado, el más conocido y frecuente son las úlceras gástricas que produce su uso continuado por la inhibición de la síntesis de prostaglandinas.

Sin embargo, también hay otros efectos no deseados relacionados con la administración de este AINE. Entre ellos podemos mencionar:

  • Alteración en el tracto intestinal: náuseas y vómitos, diarrea o flatulencias.
  • Sistema nervioso central: cefaleas, mareos y vértigo.
  • Órganos sensoriales: visión borrosa o alteraciones del gusto.
  • Piel: erupciones cutáneas o urticaria.
  • Problemas en los riñones.
  • Alteraciones hemodinámicas.
  • Reacciones alérgicas.

Conclusión

El Voltaren es un fármaco sujeto a prescripción médica indicado para reducir cuadros inflamatorios y dolores fuertes. Se puede administrar por vía oral o de forma tópica como crema.

Se deben seguir siempre las indicaciones del médico ya que un mal uso de este medicamento puede provocar lesiones graves en la mucosa gástrica y otros efectos indeseados.

  • RxList. (2016). Voltaren.
  • Scholer, D. W., Boettcher, I., Ku, E. C., & Schweizer, A. (1985). Pharmacology of diclofenac sodium (Voltaren®). Seminars in Arthritis and Rheumatism. https://doi.org/10.1016/S0049-0172(85)80012-3
  • Turrión Nieves, A., Martín Holguera, R., Pérez Gómez, A., & Álvarez de Mon-Soto, M. (2017). Artritis reumatoide. Medicine (Spain). https://doi.org/10.1016/j.med.2017.02.010