Volver a confiar en el amor cuando nos han hecho daño - Mejor con Salud

Volver a confiar en el amor cuando nos han hecho daño

El amor, en ocasiones, duele. Esta emoción intensa, sincera y universal, a veces no toma el rumbo que debería y acaba causándonos un gran dolor. No hablamos solo del amor a nivel de pareja. Las traiciones emocionales también aparecen a menudo con nuestra familia, con los amigos…

A lo largo de nuestro ciclo vital vamos a tener que asumir algún que otro desengaño. Es algo habitual en el ser humano. Aunque no por ello vamos a escondernos en una burbuja desde la cual aislarnos del mundo, protegernos y cerrar las puertas al amor o a la amistad.

¿Es posible volver a confiar cuando nos han hecho daño? Desde luego, es posible. Y somos nosotros mismos quienes debemos darnos permiso. Querer, ofrecer cariño y amor es algo que siempre vale la pena. Te explicamos cómo volver a confiar.

1. Cuando el amor nos decepciona

Desanimo-y-tristeza

Son muchas las personas que viven con sus cicatrices invisibles. Con esas heridas en el alma que, en ocasiones, tienen su origen en una infancia traumática. O en una relación de pareja que no salió bien. El amor a veces decepciona, no cabe duda. Vacíos emocionales que llenamos no solo con tristeza, sino también con rabia. Y no hay sentimiento más destructivo que la ira. Debemos ir con cuidado.

Debemos entender que la vida no es perfecta, y aún menos las personas. Somos seres imperfectos que aparentamos saberlo todo, que creemos ser inmunes a los errores o los fracasos. Lo primero será, sin duda, entender que nadie posee esa armadura perfecta con la cual evitar la decepción o el dolor. El dolor es parte de la vida pero, como tal, no debemos ponernos unas cadenas en los pies y un cerrojo en el alma. Tienes derecho a llorar, a gritar… Y también a levantarte. A ser fuerte.

2.  Pero ¿Cómo volver a confiar?

Personalidades-amor

Las personas somos mucho más fuertes de lo que puedas creer. Disponemos de una capacidad maravillosa llamada resiliencia, la cual nos permite afrontar  la adversidad, aprender de ella y avanzar con menos carga negativa en nuestra alma, en nuestro corazón. Toma en cuenta las siguientes dimensiones para poder volver a confiar.

  • El primer paso para volver a confiar en los demás es confiar en nosotros mismos. Tras un fracaso sentimental, por ejemplo, es frecuente que nuestra autoestima se vea muy tocada, muy herida. Así que será esencial que te vayas “recomponiendo” por dentro. Confía en ti misma, en tus capacidades, en tu fortaleza, en tu derecho a ser feliz.
  • Deja a un lado tus miedos, tu inseguridad y tu negativismo. Sabemos que, cuando alguien nos traiciona, queda cierto “sustrato” de ira y resentimiento. Estas emociones nos enferman por dentro y hacen muy difícil nuestra recuperación. Hay quien elige quedarse en casa y no relacionarse. Puede que hasta tú misma seas una de esas personas que se ha puesto como propósito no volverse a enamorar. “No sentir para no sufrir”. Esto no es bueno, no es saludable. Olvida tus miedos, abre la puerta a tu confianza y verás que, tras ella, te esperan nuevas oportunidades.
  • Todos merecemos ser felices. ¿Por qué tú no? Para conseguirlo, deberás cerrar tus heridas y perdonar. El perdón es el primer paso hacia tu liberación. El pasado es pasado y ya no va a volver para hacerte daño. Acepta y deja ir esas sombras. Con calma, todos sabemos que es un proceso de recuperación que requiere tiempo, que buscarás sin duda instantes de soledad y el alivio de las lágrimas. No obstante, no debes olvidar que día a día tu pesar será menor y que, con esa liberación, volverá la confianza.

Para vivir hay que arriesgarse, no cabe duda, así que sé consciente de que las decepciones siempre pueden estar presentes; aún así, elige siempre amar de nuevo.