Lo que debes saber sobre VPH y embarazo

Thady Carabaño·
03 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
12 Diciembre, 2018
El VPH es una enfermedad de transmisión sexual muchas veces silente, a pesar de que hay muchos serotipos relacionados con la producción de cáncer. A continuación, hablamos sobre el virus y el embarazo.

Antes de hablar del virus del papiloma humano (VPH) y el embarazo, es importante definir esta afección. El VPH es una de las enfermedades de trasmisión sexual más frecuentes. Afecta a hombres y mujeres por igual y no presenta mayores síntomas. Muchas veces, la persona infectada no sabe que lo tiene.

En la actualidad, se sabe que es la ETS (enfermedad de transmisión sexual) más común de hombres y mujeres sexualmente activos en España. Lo más característico, si es que la enfermedad se manifiesta, es la aparición de verrugas de diversas formas.

En ocasiones, estas lesiones desaparecen por sí solas, pero, a veces, precisan un tratamiento específico, por lo que lo recomendable es acudir al médico.

Hay que destacar que no hay ningún tratamiento efectivo que erradique el virus; este permanecerá en el cuerpo. Muchas veces, esto no supone un problema porque los síntomas desaparecen o no llegan a manifestarse.

Sin embargo, el VPH tiene numerosos serotipos que, potencialmente, pueden evolucionar a diversos tipos de cáncer, como señala esta información de MedlinePlus. Así que, siempre que notes la aparición de verrugas nuevas, hay que consultar con un médico.

Este hará las pruebas pertinentes para averiguar el tipo de virus. Si es uno de lo productores de cáncer, la persona afectada tendrá que someterse a revisiones periódicas desarrolle o no el cáncer.

De cualquier forma, y sobre todo en mujeres, es aconsejable hacerse chequeos ginecológicos cada dos años en cuanto empiecen a ser sexualmente activas. Es importante porque, como hemos dicho, el virus, a veces, pasa desapercibido y es importante controlarlo.

¿El VPH es inofensivo?

El VPH y embarazo

El sistema inmunitario suele mantener a raya al VPH. La mayoría de cepas del virus causa verrugas genitales que, más que peligrosas, son molestas para quienes las han padecido debido a que provocan comezón y, en ocasiones, pueden sangrar.

Lo mejor es acudir al médico para que las examine, ya que hay otras ETS que también causan verrugas genitales. No se deben usar remedios caseros ni fórmulas de libre venta en farmacias sin supervisión médica, ya que muchas son para las verrugas comunes y no para las verrugas genitales.

Así pues, los tipos de cáncer que más comúnmente están causados por VPH, tal y como señala este estudio publicado en Index de Enfermería, son

  • Cuello uterino.
  • Vulva y vagina.
  • Ano.
  • Pene.
  • Laringe.

La incidencia más alta de VPH en el desarrollo de células cancerígenas se presenta en el cuello uterino, pues se estima que produce el 89 % de los casos.

Te interesa: Tipos de virus del papiloma humano (VPH)

VPH y embarazo: ¿cómo puede afectar?

Estas son las 5 verdades que debes conocer sobre la relación VPH y embarazo:

  • No hay evidencia de que el VPH disminuya las posibilidades de quedarse embarazada.
  • No tiene ninguna incidencia en el desarrollo del embarazo ni en el estado del bebé durante el mismo.
  • Una mujer embarazada puede adquirir el VPH en una relación sexual con una pareja contagiada.
  • La madre gestante no puede trasmitir el VPH por vía placentaria a su bebé.
  • Sin embargo, una madre con virus del papiloma humano podría trasmitir el virus a su bebé durante el paso por el canal de parto, tenga o no verrugas en ese momento.
  • El riesgo de contagio es bajo, pero si en el embarazo avanzado se detectan lesiones, puede recomendarse que el parto sea por cesárea.

En este sentido, según un estudio publicado en la revista Papillomavirus Research en 2016, el 11 % de los recién nacidos cuyas madres eran positivas en VPH, también tenían el virus, pero, por el momento, son necesarias más investigaciones al respecto.

¿Y si el bebé se contagia de VPH?

Y si el bebé se contagia de VHP en el embarazo.

Un buen control prenatal de la madre con VPH minimiza las posibilidades de que el bebé se contagie durante el parto. No es una condición para que el parto sea por cesárea obligatoriamente, pero la opinión del ginecólogo siempre debe ser la definitiva.

En el caso de que el pequeño se contagie a través del canal del parto, puede que aparezca condilomatosis o papilomatosis laríngea. El virus se aloja en la garganta y desarrolla verrugas que pueden llegar a dificultar la respiración, como evidencia este trabajo llevado a cabo por investigadores de la Universidad Carabobo, Venezuela.

Lee también: Tratamiento del papiloma humano

¿Es recomendable la vacunación en la relación VPH y embarazo?

En la actualidad, existen 3 vacunas aprobadas para la prevención del VPH con demostrada eficacia para evitar la producción de verrugas y, lo más importante, para la prevención del cáncer. La indicación mayoritaria es para niñas entre 9 y 14 años, pero también puede aplicarse en varones.

Si estás embarazada y has padecido VPH o lo sospechas, es importante que acudas al médico para decidir si es necesario administrar algún tratamiento, incluida la vacuna, aunque, como hemos comentado, es un método preventivo, no curativo.

¿Qué más se puede hacer?

Qué más se puede hacer

Si estás embarazada y tienes VPH, además de informar a tu médico desde el inicio de tu control, debes tener una alimentación que fortalezca tu sistema inmunitario. En este sentido, tu dieta debería incluir

  • Huevos y carne.
  • Alimentos fermentados, como kéfir, yogur (que no tenga mucho azúcar), pepinillos y aceitunas.
  • Coco y agua de coco.
  • Hongos (reishi, shiitake y maitake).
  • Moras azules y frambuesas.
  • Propóleo.
  • Ajo.

Por supuesto, es importante que informes a tu pareja o parejas sexuales, ya que el VPH es muy contagioso, sobre todo en presencia de verrugas genitales.

En definitiva, en cuanto al VPH y el embarazo, la mejor manera de prevenirlo es evitar la primoinfección con el uso del preservativo en las relaciones sexuales. Si aun así te contagias y estás en proceso de gestación o deseas quedarte embarazada, es imprescindible que informes a tu médico cuanto antes.