Lo que debes saber sobre VPH y embarazo

El VHP es una enfermedad de transmisión sexual silente que a pesar de que puede desaparecer, en algunos casos puede causar cáncer. Hay varios mitos sobre el VPH y el embarazo. Conoce cuáles son.

Antes de hablar de VPH y embarazo, es importante definir esta afección. El virus de papiloma humano (VPH) es una de las enfermedades de trasmisión sexual más frecuentes. Afecta a hombres y mujeres por igual y no presenta mayores síntomas. Por lo general, la persona infectada no se entera de que lo tiene.

Según estimaciones del servicio de salud pública de Reino Unido (NHS) y de la Asociación Estadounidense de Salud Sexual, 80% de hombres y mujeres sexualmente activos lo han padecido en algún momento de su vida. La mayoría de las infecciones de VPH no causan ningún daño grave y desaparecen por sí solas al cabo de unos dos años.

Estudios de la Organización Mundial de la Salud plantean que más de 290 millones de mujeres están infectadas con VPH de las cuales la mayoría son mujeres menores de 35 años, es decir, mujeres que están en pleno disfrute de sus capacidades reproductivas.

¿El VPH es inofensivo?

El VPH es inofensivo

El sistema inmunitario se encarga de mantener a raya al VPH. En muy pocos casos, la infección se puede complicar. Algunas cepas del virus causan verrugas genitales, las cuales más que peligrosas son molestas para quienes las han padecido debido a que provocan comezón y en ocasiones pueden sangrar.

Las verrugas genitales son un síntoma de la infección perfectamente tratable por el médico. Lo ideal es dejar que el sistema inmunitario haga su trabajo. Pero si no se quiere lidiar con las molestias que generan, hay que acudir al médico, mucho más si estás embarazada.

No se deben usar remedios caseros ni fórmulas de libre venta en farmacias, pues estas soluciones son para las verrugas comunes y no para las verrugas genitales. Sin embargo, se ha comprobado que de las 100 cepas existentes del VPH, 15 están asociadas a 6 tipos de cáncer ubicados en:

  • Cuello uterino.
  • Vulva y vagina.
  • Ano.
  • Pene.
  • Laringe.
  • Amígdalas.

La incidencia más alta de VPH en el desarrollo de células cancerígenas se presenta en el cuello uterino, ya que se estima que produce el 99% de los casos.

Ver también: Tratamiento del papiloma humano

VPH y embarazo: ¿Cómo puede afectarlo?

Estas son las 5 verdades que debes conocer sobre la relación VPH y embarazo:

  • No hay evidencia de que el VPH disminuya las posibilidades de que una mujer portadora del virus salga en estado.
  • No tiene ninguna incidencia en el desarrollo normal del embarazo y en la gestación del bebé.
  • Una mujer embarazada puede adquirir el VPH en una relación sexual con una pareja contagiada.
  • La madre gestante no puede trasmitir el VPH por vía intrauterina a su bebé.
  • Existe un bajo riesgo de que una madre con verrugas genitales trasmita el virus a su bebé durante el paso por el canal de parto.

¿Y si el bebé se contagia de VHP?

Y si el bebé se contagia de VHP

Un buen control prenatal de la madre con VPH minimiza las posibilidades de que el bebé se contagie durante el parto. El bebé tiene los anticuerpos para pasar por el canal de parto, incluso si se expone a las cepas asociadas al cáncer de cuello uterino.

De hecho, especialistas en VPH no recomiendan la cesárea cuando la madre tiene VPH. Por supuesto, cada ginecoobstetra tendrá una opinión al respecto. Lo que sí es importante es que los hijos de madres con VPH tengan un seguimiento médico hasta los 3 años, ya que el período de latencia del virus puede variar entre 24 meses y 3 años.

En los escasos casos en que el recién nacido se haya contagiado de VPH, se generan condiciones como la Condilomatosis Laríngea o la Papilomatosis Laríngea. El virus se aloja en la garganta y desarrolla verrugas que pueden cerrar la zona dificultando la respiración. La solución para estas condiciones suele ser la intervención quirúrgica.

No obstante, insistimos: es tan poco común que el bebé se contagie, que una madre con VPH no tiene porqué privarse de tener un parto natural. Informar a tiempo a tu médico es la mejor manera de garantizar el adecuado control de la situación. Juntos tomarán la decisión más conveniente para tu salud y la de tu bebé.

Visita este artículo: Alimentos comunes que puede tomar el bebé

¿Es recomendable la vacunación?

A pesar de que la OMS avala el uso de las dos vacunas existentes contra el VPH y varios países las han incluido en su esquema de inmunización, su efectividad está en entredicho.

Ello se debe a que estas vacunas actúan solamente sobre 4 de las 13 cepas del virus que causan cáncer del cuello uterino. Asimismo, algunas mujeres embarazadas que han recibido estas vacunas han registrado abortos y anormalidades fetales.

Lo recomendable en estos casos es informarse bien antes de someterse a una vacunación, más aún si estás embarazada o decides inmunizar a tus hijos.

¿Qué más se puede hacer?

Qué más se puede hacer

Si estás embarazada y tienes VPH, además de informar a tu médico desde el inicio de tu control, debes tener una alimentación que fortalezca tu sistema inmunitario. En este sentido, tu dieta debe incluir alimentos ricos en zinc, tales como:

  • Leche orgánica no pasteurizada.
  • Huevos y carne orgánica.
  • Alimentos fermentados como kefir, yogurt (que no tenga mucha azúcar), pepinillos y aceitunas.
  • Coco y agua de coco.
  • Hongos (reishi, shiitake y maitake).
  • Moras azules y frambuesas.
  • Propóleo.
  • Ajo.

 

Te puede gustar