Vulvodinia: causas y complicaciones

28 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
El síntoma principal de la vulvodinia es dolor en la zona genital. Este puede ser constante o esporádico y puede aparecer únicamente cuando se toca la zona sensible.

La vulvodinia es una molestia o un dolor crónico en la vulva, zona que rodea la abertura de la vagina. La vulvodinia no tiene una causa concreta y conocida. Esta afección puede durar de meses a años.

El dolor, el ardor o la irritación relacionados con la vulvodinia pueden causar mucha molestia. Por lo que sentarte durante períodos largos o tener sexo se vuelve algo impensable.

Si padeces vulvodinia, no dejes que la ausencia de signos visibles o la vergüenza de hablar sobre los síntomas eviten que busques ayuda. El médico puede determinar la causa causante y existen opciones de tratamiento disponibles para reducir las molestias.

Síntomas

Vulvodinia

El síntoma principal de la vulvodinia es dolor en la zona genital. Además, pueden aparecer otros síntomas como:

El dolor puede ser constante o esporádico. Podría aparecer únicamente cuando se toca la zona sensible o sentir el dolor generalizado en toda la zona vulvar. También puede localizarse el dolor en la abertura de la vagina.

El tejido vulvar puede verse ligeramente inflamado o hinchado, aunque la mayoría de las veces, la vulva parece normal. No hay que confundirla con una enfermedad similar, la vestibulodinia, que provoca dolor solo cuando se aplica presión en la zona que rodea la entrada de la vagina.

Lee también: ¿Por qué siento incomodidad vaginal al hacer ejercicio?

Diagnóstico

Antes de diagnosticar la vulvodinia, el médico te hará preguntas sobre tus antecedentes y también puede recomendarte exámenes como:

Examen pélvico

El médico realiza una inspección visual del exterior de los genitales y de la vagina para ver si hay signos de infección u otras causas de los síntomas.

Incluso si no hay evidencia visual de infección, es posible que el médico tome una muestra de células de la vagina para determinar la existencia de infección, como una candidosis vaginal o una vaginosis bacteriana.

Prueba del hisopo

El médico usa un hisopo humedecido para revisar las áreas de dolor específicas que están localizadas en la región vulvar.

También te puede interesar: 4 remedios caseros para equilibrar el pH vaginal

Tratamiento para la vulvodinia

Las pacientes pueden tener diferentes opciones de tratamiento como:

  • Medicamentos de uso tópico: como anestésico locales o cremas hormonales.
  • Tratamientos farmacológicos: como analgésicos, antidepresivos o anticonvulsivos.
  • Terapia de biorretroalimentación: para ayudar a disminuir la sensación de dolor.
  • Fisioterapia: para fortalecer los músculos del suelo pélvico.
  • Inyecciones de corticoides o anestésicos.
  • Cirugía: para extirpar la piel y los tejidos afectados en la vulvodinia localizada.
  • Cambios en la dieta: algunos médicos sugieren una dieta con bajo contenido de oxalatos, que pueden formar cristales en el organismo si los riñones no los filtran.
  • Terapias complementarias o alternativas: como la relajación, masajes, terapias homeopáticas y acupuntura.

Tratamiento quirúrgico

tratamiento quirúrgico de la vulvodinia

La cirugía podría ser una opción de tratamiento para mujeres con dolor vulvar intenso debido a vestibulitis vulvar que no logran aliviarse con otras opciones.

La vestibulectomía extirpa el tejido doloroso de la zona vestibular. A su vez, podría ayudar a aliviar el dolor y a que la mujer se sienta más cómoda durante las relaciones sexuales.

Sin embargo, la cirugía se suele considerar como último recurso y no se recomienda a mujeres con vulvodinia generalizada.

Cambios en el estilo de vida

Tratar con cuidado la vulva puede ayudar a aliviar el dolor. Además, te puede ayudar seguir pautas como:

  • Viste ropa interior 100% de algodón. También debes evitar las medias ajustadas.
  • Evita las duchas vaginales.
  • Utiliza jabones suaves para el baño. Para la vulva emplea solamente agua.
  • No utilices toallitas o desodorantes vaginales.
  • Utiliza lubricantes durante las relaciones sexuales.
  • Ponte bolsas de gel frío en la vulva para reducir el dolor y la picazón.
  • Evita hacer ejercicios que ejerzan presión directamente sobre la vulva, como andar en bicicleta.

El dolor vulvar puede tener un componente emocional o psicológico, por lo que algunas mujeres se benefician al recibir apoyo psicológico, terapia sexual o ambos.

Los tratamientos alternativos o complementarios como el yoga y la acupuntura pueden ser útiles para manejar el dolor de la vulvodinia, pero hay escasa evidencia sobre la efectividad de estos enfoques.

Posibles complicaciones de la vulvodinia

Padecer esta afección puede tener un impacto devastador físico y emocional. Lo cual puede acabar generando problemas de distinta índole como:

  • Problemas en las relaciones personales.
  • Depresión y ansiedad.
  • Trastornos del sueño.
  • Problemas sexuales.
  • Ricci A, P. (2010). VULVODINIA: UN DIAGNÓSTICO OLVIDADO FRENTE AL DOLOR VULVAR. Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología. https://doi.org/10.4067/S0717-75262010000100011

  • Gallo, J. L. (2011). Vulvodinia, un problema olvidado y difícil de resolver. Clinica e Investigacion En Ginecologia y Obstetricia. https://doi.org/10.1016/j.gine.2011.03.007

  • Itza, F., Zarza, D., Gómez-Sancha, F., Salinas, J., & Bautrant, E. (2012). Puesta al día en el diagnóstico y tratamiento de la vulvodinia. Actas Urologicas Espanolas. https://doi.org/10.1016/j.acuro.2011.11.004