Warfarina: mecanismo de acción e interacciones

María José 10 enero, 2018
La warfarina es uno de los anticoagulantes más empleados en países anglosajones. Su mecanismo de acción e indicaciones son casi idénticas a las del Sintrom.

La warfarina es el principio activo del fármaco comercializado bajo el nombre Coumadin. Se trata de un medicamento con propiedades anticoagulantes, recetado para evitar la formación de trombos sanguíneos. Su mecanismo de acción se basa en actuar contra la vitamina K, imprescindible para poner en marcha los mecanismos coagulantes.

Es prácticamente idéntico al acenocumarol (Sintrom), ya que ambos pertenecen al grupo de anticoagulantes cumarínicos. Su uso está más extendido en países anglosajones, mientras que el Sintrom es el anticoagulante más empleado en nuestro medio.

Ver también: Plantas y alimentos que evitan la coagulación sanguínea

¿Cómo se coagula la sangre?

Cómo se coagula la sangre

En condiciones normales, la coagulación se pone en marcha ante una hemorragia, evitado la pérdida de sangre. De este modo, ante una agresión, por ejemplo, una herida, se activan una serie de mecanismos que frenan la hemorragia.

Estos mecanismos pueden dividirse en mecanismos primarios y mecanismos secundarios en función del momento en el que actúan. Así, los primarios actúan prácticamente de manera inmediata tras la agresión, mientras que los secundarios tardan algo más.

Tras la agresión, las paredes del vaso sanguíneo que ha sido lesionado se estrechan. Este proceso recibe el nombre de vasoespasmo, y su objetivo es limitar la cantidad de sangre que atraviesa el vaso dañado, para evitar su pérdida. A continuación, se forma el tapón plaquetario. Las plaquetas se adhieren, por un lado, al colágeno del vaso dañado; y, por otro lado, unas a otras.

Tras esta primera fase, se pone en marcha la cascada de coagulación. El resultado final es la formación de un coágulo de fibrina, firme e insoluble, que impide la hemorragia. Para ello, se producen una serie de reacciones secuenciales en las cuales los principales protagonistas son los factores de coagulación.

¿Qué son los factores de coagulación?

 Se trata de 13 moléculas de naturaleza proteica, que intervienen en la cascada de reacciones de la coagulación activándose unos a otros, hasta que en el paso final el fibrinógeno se convierte en fibrina y se forma el coágulo.

Algunos de ellos necesitan a la vitamina K para activarse, y por tanto, ejercer su función. La activación se realiza en el hígado, mediante un proceso denominado gammacarboxilación. Los factores II, VII, IX y X y las proteínas C y S son los vitamina K dependientes.

Mecanismo de acción de la warfarina

Mecanismo de acción de la warfarina

La warfarina actúa como “antivitamina K”. Así, inhibe un proceso que tiene lugar en el hígado, llamado gammacarboxilación, para el cual esta vitamina es imprescindible. Si éste no se lleva a cabo, los factores de coagulación que dependen de la vitamina K no se activan. Con los factores de coagulación vitamina K dependientes en estado no activo, no puede realizarse la cascada de coagulación, con lo que la sangre permanece en estado líquido.

Te recomendamos leer: ¿Conoces la importancia de la vitamina K para el organismo?

¿Cuándo se receta warfarina?

Es el fármaco de elección para el tratamiento y profilaxis de las enfermedades trombóticas. Así mismo, en muchas ocasiones se pauta de manera preventiva tras intervenciones quirúrgicas, especialmente tras una intervención en traumatología (operaciones de rodilla, de cadera…). Algunos ejemplos de enfermedades tratadas con warfarina son:

  • Prevención de la formación de trombos en los “estados de hipercoagulabilidad”, en personas que ya hayan sufrido un accidente trombótico con anterioridad. Los estados de hipercoagulabilidad son patologías que predisponen a las personas a que su sangre se coagule y forme un trombo.
  • En pacientes jóvenes que sufran trombosis de repetición en los que no existan factores de riesgo conocidos.
  • Prevención de la formación de trombos y una consecuente embolia en enfermedades cardíacas. En este contexto, es de especial importancia la prevención en la fibrilación auricular y en las enfermedades de las válvulas. Además, las personas con prótesis valvulares o que se hayan visto sometidas a cardioversión también deben ser tratadas.

¿Cuándo está contraindicado tomar warfarina?

El tratamiento de la gastritis.

La warfarina está contraindicado, básicamente, en cualquier situación en la que exista un riesgo alto de sufrir una hemorragia:

  • En casos de úlcera gástrica y de diverticulitis activas.
  • En personas con un aneurisma disecante de aorta.
  • Cuando exista historia de hemorragia cerebral reciente o de intervención quirúrgica ocular o cerebral reciente. 
  • En casos de hipertensión o insuficiencia renal o hepática severas.
  • Personas con cáncer urológico, pulmonar o digestivo.

Interacciones de la warfarina con otros medicamentos

De manera muy simple, la toma de otros medicamentos junto con warfarina puede alterar los efectos de este. Hay medicamentos que pueden potenciar sus efectos, mientras que hay otros que pueden disminuirlos.

  • Los antibióticos de amplio espectro potencian sus efectos, ya que destruyen la flora intestinal, fuente natural de vitamina K.
  • La aspirina también potencia los efectos de la warfarina. Una de sus muchas propiedades es inhibir la agregación de las plaquetas, con lo que aumentaría el efecto anticoagulante.
  • Cualquier patología que afecte al hígado aumenta también los efectos del fármaco. Dado que es el lugar de activación de los factores de coagulación, cualquier patología puede afectar a este proceso.

¿Qué ocurre ante una sobredosis de warfarina?

Qué ocurre ante una sobredosis de warfarina

Una sobredosis de este fármaco puede provocar hemorragias de gravedad variable. Para detener una hemorragia con este origen:

  • Se administra vitamina K si la hemorragia es leve.
  • En los casos más graves, se administra vitamina K junto con un concentrado de factores de coagulación. Si no es posible administrar el concentrado, se opta por plasma fresco congelado. De este modo, se “repone” el plasma del paciente por uno en el que no está presente el fármaco.

Bibliografía:

  1. Vademecum (internet). Disponible en: http://www.iqb.es
  1. World Federation of Hemophilia (internet). Disponible en: https://www.wfh.org/
  1. Sanchez Guijo F, Manual básico razonado de Hematología. 4ª Ed. Elsevier Salamanca.
María José

Estudiante de 5º de Medicina y Alumna Interna del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Salamanca. Con la nariz siempre metida en averiguar cómo y por qué ocurren las cosas.

Ver perfil
Te puede gustar