4 errores que hay que evitar usando juguetes sexuales

Descubre cómo ahorrarte todo tipo de problemas al utilizar juguetes sexuales, una práctica que cada vez está más de moda.

Los juguetes sexuales forman parte habitual de la vida de muchas personas. Se trata de una industria que mueve más de 17 000 millones de dólares en todo el mundo, por lo que todo parece indicar que los juguetes diseñados para el placer personal han llegado para quedarse.

Sin embargo, y aunque en la mayoría de los casos utilizar juguetes sexuales no tiene ningún peligro, existen algunos errores que hay que evitar usando juguetes sexuales. En este artículo te contamos cuáles son los más comunes, para que puedas centrarte en disfrutar sin preocupaciones de tus nuevas adquisiciones.

Errores que hay que evitar usando juguetes sexuales

En este artículo conocerás cuáles son los fallos más habituales que cometen las personas a la hora de utilizar juguetes sexuales. La mayoría de estos errores son muy fáciles de evitar, por lo que siguiendo unos sencillos pasos podrás mejorar tu salud sexual de manera significativa.

Juguete sexual.

Sin embargo, antes de comenzar con nuestra lista de peligros de los juguetes sexuales, cabe señalar que en general se trata de artilugios muy seguros y cuyo uso conlleva muy pocos riesgos.

Ahora sí, pasamos a enumerar los errores que hay que evitar usando juguetes sexuales:

  • No usar suficiente lubricante
  • Usar un lubricante incompatible con el juguete
  • Descuidar la higiene
  • Usar juguetes de mala calidad o peligrosos

Veamos cada uno de ellos con más detalle.

1- No usar suficiente lubricante

La mayoría de los problemas con los juguetes sexuales vienen de un uso insuficiente de lubricante. Tanto si estamos hablando de un juguete pensado para sexo anal como para sexo vaginal, es necesario utilizar una cantidad muy abundante de lubricante íntimo para evitar cualquier tipo de daño a nuestro cuerpo.

Cómo adelantar la regla.

¿Cuál es la clave para saber cuánto lubricante hay que utilizar? Una buena forma de saber la cantidad adecuada para cada juguete es solo parar de añadir lubricación cuando no se sienta ningún dolor al utilizarlo. De esta manera, será prácticamente imposible sufrir un microdesgarro o simplemente hacernos daño cuando el lubricante empiece a secarse.

Pero, ¿qué pasa con el sexo vaginal? A pesar de que la vagina posee su propia lubricación natural (especialmente durante el orgasmo), en muchos casos ésta no es suficiente como para utilizar un juguete sexual basándose solo en ella. Por eso, para evitar cualquier problema, lo mejor es utilizar lubricantes desde el principio sea cual sea el juguete que usemos.

2- Usar un lubricante incompatible con el juguete

Siguiendo con el tema de los lubricantes, el segundo de los errores que hay que evitar usando juguetes sexuales también tiene que ver con ellos. No solo es importante tener en cuenta cuánta de esta sustancia vamos a utilizar con nuestros juguetes sexuales: también hay que tener en cuenta si el que vamos a usar es compatible con ellos.

Cómo es el moco cervical.

Básicamente, existen dos tipos de lubricantes: los de base acuosa y los de base de aceite. Cada uno de ellos sirve para unos determinados tipos de prácticas y juguetes sexuales, por lo que tendrás que aprender a utilizarlos correctamente para no tener ningún problema en tus sesiones.

Uno de los errores que hay que evitar usando juguetes sexuales y lubricantes a la vez es usar lubricantes de base de aceite con juguetes de silicona. Esta combinación es muy dañina para los materiales del aparato, lo que puede llegar a provocarte problemas de salud.

Descubre: Cómo hay que usar el lubricante de forma correcta

3- Descuidar la higiene

Todas las prácticas sexuales tienen que venir acompañadas de una correcta higiene; de lo contrario, es posible que cojamos alguna infección desagradable que nos impida disfrutar del sexo. El uso de los juguetes sexuales no es una excepción.

Para asegurar la higiene de tus juguetes sexuales, tan solo tendrás que lavarlos con agua caliente y jabón después de utilizarlos. Si quieres llevar este aspecto todavía un paso más allá, puedes utilizarlos siempre con un preservativo para evitar cualquier tipo de suciedad.

4- Usar juguetes de mala calidad o peligrosos

El último de los errores que hay que evitar usando juguetes sexuales tiene que ver con la elección de los mismos. Para asegurar que no tienes ningún problema con ellos, es fundamental que elijas aquellos que cuenten con la mayor calidad.

Para ello, la única manera de hacerlo es comprando tus juguetes sexuales en una tienda erótica. Aunque puede dar mucha más vergüenza que hacerlo por Internet, al comprar en una tienda especializada te aseguras de conseguir solo objetos de la mayor calidad y sin ningún peligro para tu salud.