Ya existe el helado que no se derrite

Francisco María García · 7 enero, 2018
Los que consumen helado deben hacerlo rápidamente, ya que comienzan a derretirse momentos después de salir del congelador. Científicos japoneses desarrollaron un tipo de helado que no se derrite a partir de un descubrimiento hecho accidentalmente por un chef.

La intención de prolongar los efectos de muchos productos ha llevado a las empresas del mundo a crear efectos duraderos. Es el caso del maquillaje permanente, de los químicos para conservar el esmalte de uñas por más tiempo, los cosméticos para prolongar la juventud, etc. La razón es simple: todos queremos que lo que nos gusta sea duradero, incluyendo a los helados.

Los adictos al helado enloquecen

Para esas personas que aman prolongar el placer, ha llegado desde Oriente el helado que no se derrite. No importa la temperatura del ambiente ni la exposición a la luz solar, el helado que no se derrite mantiene su forma y su sabor. Y, más sorprendente aún, se conserva frío por dentro.

Después de salir del congelador los helados convencionales comienzan a gotear y pierden su forma. En verano es común ver ropas manchadas y dedos pegados por el azúcar. Esas son imágenes comunes hasta hoy.

Te recomendamos leer: Cómo hacer helados saludables

¿De dónde salió un helado que no se derrite?

De dónde salió un helado que no se derrite

Este maravilloso invento se origina en Japón gracias al error de un cocinero. Mientras intentaba darle uso a las fresas que fueron cultivadas durante el terremoto y tsunami de 2011, surgió la casualidad. Estas frutas probablemente serían desechadas a causa de no haber tenido un crecimiento normal.

Tras experimentar con varias fórmulas, el chef japonés logró preparar una crema repostera que solidificaba las fresas. Un grupo de estudiantes del Centro de Investigación de Desarrollo Bioterapéutico de la Universidad de Kanazawa se enteró de este hallazgo. A partir de ahí decidieron dar seguimiento a los experimentos del chef e iniciar una investigación.

Uno de los principios de la Universidad de Kanazawa es estar abierta a la comunidad local. Gracias a esa perspectiva y al enfoque en la innovación surgió el interés hacia este tema poco convencional.

¿Por qué no se derrite?

Por qué no se derrite

Tomihisa Ota, científico investigador, profesor de farmacia encargado de la investigación realizada lo explica. Asegura que el hallazgo gracias al cual se creó el helado que no se derrite es el poli fenol. Se trata de una sustancia líquida extraída de las fresas.

El poli fenol hace más difícil la separación del agua y de la grasa que componen el helado. Por ello conserva su forma por una cantidad de tiempo mucho mayor a la habitual, incluso al estar expuesto al sol.

El poli fenol es una sustancia natural, sin aditivos químicos. Es la razón por la que el producto ha salido a la venta sin necesidad de pasar por controles sanitarios. Esto podría facilitar también su comercialización en el resto del mundo. Por el momento solo está a la venta en Japón.

Lee también: Cremas caseras a base de fresas

¿Dónde conseguir un helado que no se derrite?

Dónde conseguir un helado que no se derrite

El producto ha sido bautizado con el nombre “Kanazawa Ice”. Es comercializado por la compañía Biotherapy Development Research Center, en una tienda con el mismo nombre del helado, situada en el Distrito de Higashi-Chaya. Tiene un costo aproximado de 500 yenes, que equivalen a 4,5 dólares.

Este sector turístico de la ciudad tiene un estilo tradicional japonés sumamente atractivo para sus visitantes. Aún existe la posibilidad de ver geishas caminando naturalmente por la calle. En la oferta gastronómica se encuentran platos y productos tradicionales japoneses, además de lugares especiales donde tomar café. Ahora, con la llegada del helado que no se derrite, cada vez recibirá más visitantes atraídos por la curiosidad y fascinación de probar algo que parecía imposible. ¿Puede ser un helado casero?

El helado que no se derrite ha sido noticia tanto en los medios de comunicación locales como en distintos portales de noticias digitales. Entre las publicaciones se encuentran los relatos de las experiencias de clientes que ponen el helado al sol, otros que aguantan las ganas de probarlo esperando algunos minutos a ver si se derrite y otros, más extremos, que lo acercan a un secador de cabello encendido. Todos coinciden en que verdaderamente conserva su consistencia y al comerlo sigue frío.

En el resto del mundo, especialmente en las ciudades donde las temperaturas sobrepasan los 25º, comienzan a preguntarse cuánto tiempo tardará en llegar el helado que no se derrite, de qué forma será, etc.

Si la comercialización del helado es exitosa en otros países ya no tendrá sentido aquella triste imagen del cono derretido sobre el asfalto caliente. Tampoco se escuchará la frase típica de los padres a los hijos aconsejando que se tomen el helado antes de que se derrita.