¿Yoga o meditación? ¿Cuál es la actividad que más tranquiliza?

A la hora de elegir entre yoga o meditación deberemos tener en cuenta nuestras características personales, así como los beneficios que esperamos obtener de la práctica en cuestión

A menudo estamos estresados de la cotidianidad, el trabajo y las responsabilidades del hogar.

Hemos decidido darle un giro a nuestra vida realizando una actividad extra que nos permita encontrar la tan anhelada sensación de relajación. En ello, se nos atraviesa un dilema bastante común: yoga o meditación.

Ciertamente, esta decisión no es sencilla y se torna mucho más compleja cuando no tenemos la información adecuada.

Los medios de comunicación y la cultura popular en general ubica a ambas disciplinas como la crema y nata de la lucha antiestrés.

No obstante, ambas tienen sus diferencias y están destinadas a públicos totalmente diferentes… ¿Cuál es la actividad que genera mayor tranquilidad? Veamos.

La meditación: medio para la relajación y el crecimiento espiritual

La meditación medio para la relajación y el crecimiento espiritual

La meditación comprende un grupo bastante nutrido de prácticas orientadas al crecimiento personal, mental y espiritual de las personas.

Los expertos de diferentes culturas la entienden como un autoadiestramiento para alcanzar estados de entendimiento y conducta elevados.

La reflexión, el pensamiento contemplativo y el dominio de las emociones son sus principales objetivos en casi todas las culturas. Para ello existen muchas escuelas, disciplinas y técnicas.

Desde esta perspectiva, debemos entenderla como una disciplina más dentro de las tendencias meditativas del hinduismo.

Hablamos de una sola forma de encontrar la satisfacción, paz mental y, a fin de cuentas, la relajación del practicante.

Ver también: ¿Por qué es importante meditar antes de acostarnos?

El yoga: relajación mediante el dominio del cuerpo y las posturas

El yoga es una disciplina o escuela hinduista en donde la meditación y, por supuesto, la sensación de relax están implícitas.

Esta práctica milenaria tiene su origen en la India y comprende el control de la mente a través del dominio del cuerpo.

Por eso, sus practicantes recurren a posturas, figuras y niveles de intensidad que van incrementando con el aprendizaje.

La idea es dominar el movimiento y tener control corporal total mientras se alcanzan estados reflexivos y de tranquilidad.

Quizás una de sus ventajas con respecto las técnicas tradicionales de meditación está en que se trabaja directamente con el cuerpo. Este hecho puede garantizar un poco de ejercicio e involucrar más a sus practicantes.

¿Yoga o meditación? Cada persona es simplemente distinta

Yoga o meditación

Elegir entre yoga o meditación no tiene que ver únicamente con conocer las características de cada disciplina. Más bien, lo importante es verificar las aptitudes mentales y corporales, así como las circunstancias de cada individuo.

Las personas un poco más desocupadas, como la población de la tercera edad, tendrán más tiempo para practicar las posturas e ir superándose.

Quizás lo mismo ocurra con los amantes del fitness y otro tipo de perfiles similares. Además, los gustos y motivaciones propias serán definitorias en nuestra elección.

Lee también: 5 poses de yoga que te ayudarán a mejorar tu sistema digestivo

¿Qué tiene mejores efectos para bajar la presión arterial y el estrés?

La presión arterial y los estados de tensión puede controlarse cuando experimentamos sensaciones que evocan paz, tranquilidad y placer.

Según esto, tanto el yoga como otros ejercicios de meditación pueden lograr este tipo de efectos positivos en el organismo.

Las investigaciones científicas sugieren que ambas actividades tienen la capacidad de tranquilizarnos. Y eso se puede notar en algunos indicadores que se utilizan para medir nuestro estado de salud.

Y a nivel psicológico… ¿Yoga o meditación?

Y a nivel psicológico

Según una perspectiva psicológica esto también puede ser bastante relativo.

De hecho, todo dependerá del tipo de paciente y el trastorno que se quiera trabajar. Por ejemplo, una persona que es hiperactiva encontrará en cada práctica una estimulación diferente.

No obstante, si se trata de trabajar la mentalidad y los estados de ánimo de un paciente que enfrenta algún tipo de discapacidad, evidentemente el yoga no será una alternativa adecuada.

El hecho de no poder completar las posturas puede actuar de forma negativa en la autoestima del practicante. La musicoterapia o respiración podrían funcionar.

Así pues, una vez más, el criterio más importante parece ser el personal y no las diferencias entre cada una. Ambas trabajan con respiración, reflexión, distensión muscular y, sobre todo, forman parte de la meditación en un sentido amplio.

¿Yoga o meditación? …Como diría un buen maestro hindú, todos los caminos llevan a un mismo destino.

Todo dependerá del problema que deseemos tratar, del enfoque para trabajarlo y, por supuesto, de nuestra realidad y preferencias personales.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar