Zumo de uvas: por qué es bueno tomarlo

Yamila Papa 19 diciembre, 2015
El zumo de uva nos hidrata tanto por dentro como por fuera y, gracias a sus contenidos de resveratrol, es capaz de ralentizar la aparición de signos de la edad

Ver un racimo de riquísimas uvas púrpura es sinónimo de que se nos haga “agua la boca”. Son realmente deliciosas y las podemos consumir crudas y también en diversas preparaciones entre las que se encuentra el zumo de uvas.

Solemos pensar que las uvas solo sirven para beber en forma de vino, pero esto no es verdad. Si nunca has probado el zumo te recomendamos que leas este artículo para saber las propiedades de una bebida saludable y con un sabor especial.

La uva, un fruto ancestral

Seguro habrás visto  en los libros alguna imagen de un Emperador Romano comiendo un racimo de uvas de la mano de una amante o esclavo. Sin embargo esta deliciosa fruta es consumida desde mucho tiempo antes.

La primera referencia en relación a la uva se encuentra en el Libro de Génesis de la Biblia, donde se indica que Noé, al salir del arca al finalizar el diluvio, plantó una viña e hizo zumo de uvas.

La uva

Los egipcios y fenicios tenían viñedos unos 5 000 años atrás. El cultivo se expandió a Europa gracias al Imperio Romano (de allí nuestra asociación con esta civilización).

A América llegó cuando los navegantes españoles llevaron la fruta en sus barcos, y desde ese momento se plantó en todo el continente. En la actualidad los mejores sitios para cultivarlas son Bolivia, Chile y Argentina. En la mayoría de los casos, para la elaboración de vino.

Lee también: 10 grandes beneficios del vino tinto que no conocías

¿Para qué sirve el zumo de uvas?

Esta fruta es un tónico que restituye la salud, nos aporta vitalidad y permite eliminar los radicales libres del organismo. Se trata de un excelente antioxidante y un alimento repleto de nutrientes.

Algunas de las propiedades y usos del zumo de uva son:

Nos aporta juventud

Podría decirse que es un elixir para la belleza y para evitar los signos del paso del tiempo. Esto se debe a su gran contenido de resveratrol (entre otros componentes). Tiene la capacidad no solo de nutrir la piel sino también los órganos internos.

Hidrata por fuera y por dentro y nos da mucha energía.

Nos da juventud

Combate la anemia y la falta de apetito

Aquellas personas con bajos niveles de hierro en sangre deben consumir zumo de uva para reforzar sus defensas y tratar el problema. Se recomienda en este caso beber una taza antes del desayuno y otra en la cena durante una semana.

Los que no tengan demasiado apetito por alguna enfermedad pueden también aprovechar las bondades de la uva. Con 3 cucharadas de zumo una hora antes de las comidas el estómago “se abrirá” y la comida ingresará sin problemas.

Reduce el colesterol

Si se complementa con una dieta equilibrada que incluya frutas y verduras crudas y ejercicio físico los niveles de triglicéridos bajarán considerablemente. Para ello se han de consumir 6 cucharadas diarias (de una sola vez o repartidas antes de las comidas).

Reduce el colesterol

Ayuda a las embarazadas y madres

Cuando una mujer está gestando necesita una buena cantidad de nutrientes, los cuales no deben reducirse una vez que atravesó el parto. Las embarazadas que beben periódicamente zumo de uvas dan a luz niños fuertes y sanos.

Además evita complicaciones en el parto porque le aporta una mayor elasticidad al cuerpo. Un vaso al día es suficiente.

Por otra parte, una vez que el niño nació los componentes ayudarán a las madres a tener leche en  cantidad y calidad suficientes para alimentar a su hijo.

Es un alimento perfecto para los niños

Las propiedades nutritivas del zumo de uvas son similares a las de la leche (en cuánto a calcio y hierro). Por lo tanto, puede convertirse en un gran aliado para el crecimiento de los peques. Es una excelente alternativa para los niños con intolerancia o alergia a la lactosa.

Cuida el hígado y los riñones

Estos dos órganos suelen ser los más afectados por nuestra alimentación y también de los más relegados u olvidados. Para aquellos que sufren hepatitis o cirrosis, así como también insuficiencia renal o cálculos, se recomienda que el consumo de zumo de uva por las mañanas en ayunas.

Cuida el hígado y los riñones

Mejora la artritis y la gota

Todos aquellos problemas y enfermedades generadas por altos niveles de ácido úrico (reuma, gota y artritis, sobre todo) pueden ser tratados con uvas. Los dolores en estos casos son bastante fuertes y no permiten a los pacientes realizar sus actividades cotidianas.

Se aconseja hacer un tratamiento de al menos un mes bebiendo un vaso de zumo todos los días antes del desayuno.

Visita este artículo: 11 ingredientes para un desayuno sano

Refuerza el sistema cardíaco

Las personas con enfermedades arteriales coronarias pueden revertir el riesgo de volver a padecerlas, ya que la uva aumenta la elasticidad de los vasos sanguíneos. Por otra parte, esta fruta contiene un poderoso flavonoide que disminuye la presión sanguínea.

Repara daños cerebrales y celulares

Según una investigación el tipo de uva concord (Vitis labrusca) revierte el envejecimiento neuronal, por lo que podría evitar algunos problemas como el mal de Alzheimer o la demencia senil.

Por otra parte, tiene la capacidad de prevenir o reparar los daños provocados en las células, lo que evitaría la aparición de ciertos tipos de cáncer.

Repara daños cerebrales y celulares

Aumenta la defensas

El sistema inmunológico se verá reforzado y, por ende ,podrá cumplir con su objetivo de evitar el ingreso de virus y bacterias al organismo si se consume zumo de uva varias veces a la semana.

Otros beneficios

El zumo de uvas también ayuda a:

  • Regular el funcionamiento intestinal.
  • Bajar la fiebre.
  • Curar la gripe.
  • Desintoxicar el cuerpo cuando se consume alcohol.
Jugo de uva

REFERENCIAS:

http://www.maginhonor.com/

http://www.ehowenespanol.com/bueno-jugo-uvas-hechos_38944/

Te puede gustar