Beneficios de escuchar música para la salud - Mejor con Salud

Beneficios de escuchar música para la salud

La música es un complemento cada vez más recurrente en los hospitales, ya que ayuda a disminuir el dolor y favorece la producción de endorfinas

La música enciende nuestras emociones a través de recuerdos variados. Escuchar música es una de las pocas actividades que implican el uso de todo el cerebro. Es intrínseca a todas las culturas y puede tener beneficios sorprendentes al escucharla. Descubre  a continuación cuáles son los beneficios de escuchar música para la salud.

Eficaz para el dolor

Algunos de los beneficios para escuchar música son que puede reducir el dolor crónico de una variedad de enfermedades dolorosas, como la artrosis y la artritis reumatoide, hasta en un 21% y depresión hasta un 25%, según estudios.

La terapia musical se utiliza cada vez más en los hospitales para reducir la necesidad de medicación durante el parto, disminuir el dolor post operatorio y complementar el uso de la anestesia durante la cirugía. Todo esto ocurre ya que la música sirve como un distractor, da sensación de control y hace que el cuerpo libere endorfinas para contrarrestar el dolor. Además, La música lenta ayuda a disminuir la respiración y el ritmo cardíaco, evitando la sensación de angustia.

 

Reduce la presión arterial

Al escuchar música relajante en la mañana y tarde, las personas con presión arterial alta pueden entrenarse para reducir su presión arterial y mantenerla baja. Según una investigación de la Sociedad Estadounidense de Hipertensión, en Nueva Orleans, con escuchar tan sólo 30 minutos de música clásica, celta o raga todos los días se puede reducir significativamente la presión arterial alta.

Acelera la recuperación después de tener un accidente cerebrovascular

Una dosis diaria de una de tus melodías favoritas sea música pop, clásica o jazz puede acelerar la recuperación de las hemorragias o parálisis debilitantes, según las últimas investigaciones. Cuando los pacientes con accidente cerebrovascular escuchan música durante un par de horas cada día, la memoria verbal y la capacidad de atención mejora significativamente.

Dolores de cabeza crónico y  migraña

Otro de los beneficios de escuchar música es que esta  puede ayudar a aquellos que padecen de migraña!  Además también ayuda a combatir la cefalea crónica y reducir la intensidad, frecuencia y duración de los dolores de cabeza.

Aumenta tu inmunidad

Los científicos explican que la música puede crear una experiencia emocional positiva y profunda, que conduce a la secreción de las hormonas de estimulación inmunológica. Esto contribuye a una reducción de los factores responsables de la enfermedad. Escuchar música o canto también puede disminuir los niveles de cortisol, la hormona relacionada con el estrés. Los niveles más altos de cortisol pueden conducir a una disminución de la respuesta inmune.

Aumenta el rendimiento de la memoria, el aprendizaje y el coeficiente intelectual

Estudios han confirmado que escuchar música o tocar un instrumento puede realmente hacer que aprendas mejor. La música de Mozart y la barroca, activan el cerebro izquierdo y derecho. La acción simultánea cerebro izquierdo y derecho maximiza el aprendizaje y la retención de información.  La información que se está estudiando activa el hemisferio izquierdo, mientras que la música activa el hemisferio derecho del cerebro. Además, las actividades que se acoplan a ambos lados del cerebro, al mismo tiempo, tales como tocar un instrumento y cantar, hacen que el cerebro sea más capaz de procesar información.

Mejora la concentración y la atención

La música relajante mejora la duración y la intensidad de la concentración en todas las edades y niveles de habilidad.

Mejora el movimiento y la coordinación del cuerpo

La música reduce la tensión muscular y el movimiento del cuerpo y mejora la coordinación. Además, desempeña un papel importante en el desarrollo, mantenimiento y restablecimiento de la función física en la rehabilitación de personas con trastornos del movimiento.

4354560520_0bafbf8f0a

Imágenes cortesía de William Brawley y Síndrome feliz