Cómo fortalecer el sistema inmunológico - Mejor Con Salud

Cómo fortalecer el sistema inmunológico

¿Sabías que el estrés afecta directamente a tu sistema inmunológico? Para evitar que lo debilite y que aparezcan enfermedades indeseadas prueba a realizar técnicas de relajación y meditación

El sistema inmune protege al cuerpo contra los agentes nocivos y su función es la defensa contra infecciones y enfermedades, destruyendo células patógenas; por ello es importante llevar un estilo de vida saludable, para reforzar el sistema inmune, especialmente si sufres de enfermedades que afectan al sistema inmunológico directamente o si padeces enfermedades crónicas.

REDUCIR EL ESTRÉS

El estrés es capaz de alterar los estados de ánimo como la depresión y la ansiedad, que afectan directamente el sistema inmunológico, y son capaces de dañar la resistencia de este sistema y aumentar las probabilidades de enfermedad.

Utiliza métodos de relajación, meditación, ejercicios de respiración, yoga o tai-chi y toma contacto con la naturaleza siempre que te sea posible, para contrarrestar estos estados perjudiciales.

EJERCICIO FÍSICO

Los beneficios del ejercicio regular inciden sobre el sistema inmunológico, por lo que resulta importante caminar al menos 20 minutos, cuatro o cinco días a la semana; además ayuda a reducir el declive de la función inmunitaria, relacionada con la edad.

Cuando se realiza ejercicio sobrepasando los límites personales, se corre el riesgo de adquirir infecciones, especialmente del tracto respiratorio superior; por lo que resulta muy importante ajustar la intesidad, para no dañar el sistema inmunitario.

NUTRIENTES BENEFICIOSOS PARA EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Ciertos nutrientes son específicos para aumentar la función del sistema inmunológico, y los antioxidantes ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo que puede afectar negativamente el sistema inmunológico.

VITAMINA C

Es el nutriente más importante para el sistema inmunológico; aumenta la producción de células que combaten la infección de la sangre y reduce el riesgo de contraer virus que pueden entrar en las células. La vitamina C se encuentra en  cítricos, pimientos, fresas, kiwis, mangos, tomates, batata, coliflor, col rizada, brócoli, y coles de Bruselas entre otros.

VITAMINA E

Estimula la producción de células que matan los gérmenes, las bacterias y el cáncer, y protegen el cuerpo de los contaminantes ambientales; se pueden encontrar fuentes en gran variedad de frutas y verduras, aceites prensados en frío, cereales integrales, legumbres, semillas y frutos secos.

CAROTENOIDES

Son ricos en betacaroteno y se encuentran en alimentos como albaricoques, melocotones, sandía, maíz, nabos, col, batata, calabaza, remolacha, brócoli, espárragos y maíz. Estas frutas y verduras contienen antioxidantes, que ayudan a reparar las células dañadas por los radicales libres. Los alimentos ricos en betacaroteno proporcionan vitamina A y mejoran la función del sistema inmune.

SELENIO Y ZINC

Dado que el selenio se encuentra en atún, carne, cereales integrales, nueces del Brasil, y el zinc se encuentra en los productos lácteos, frutos secos, mariscos, carnes rojas, frijoles y cereales integrales, estos alimentos son ricos en proteínas, tanto vegetales como animales, y a través de los aminoácidos sirven de construcción para muchas células del cuerpo.

La fibra de los cereales integrales ayuda a deshacerse de las toxinas del cuerpo, a través del hígado, fortaleciendo el sistema inmune. En cuanto al zinc, resulta muy importante porque mejora la función de las células T, que resultan vitales en la identificación de antígenos y de esta manera informar de los invasores a otras células inmunes.

Imagen cortesía de rjime31