Beneficios de la leche de almendras - Mejor con Salud

Beneficios de la leche de almendras

La leche de almendras tiene la misma consistencia que la leche de vaca, pero no tiene gluten, ni lactosa ni colesterol, y es rica en vitaminas y minerales

La leche de almendras es uno de los mejores alimentos para perder peso. Además, no tiene lactosa y es rica en antioxidantes y minerales esenciales como el potasio y el calcio. Por su bajo contenido de colesterol, su delicioso sabor a frutos secos y alto contenido de vitaminas, es el sustituto ideal de la leche de vaca e, incluso, posee menos calorías que la leche de soya.

Las propiedades de la leche de almendras

Una de las características principales de la leche de almendras es que no posee gluten, lactosa, ni colesterol. Sin embargo, tiene la misma consistencia que la leche de vaca, por lo que se puede utilizar de la misma forma.

Junto a esto, tiene un alto contenido de vitamina E, el cual es un antioxidante natural que ayuda a prevenir el cáncer y a retrasar los procesos de envejecimiento. También, provee de vitaminas D y A, proteínas, omega 6, zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio.

Leche de almendras

Comparte algunas propiedades con la leche de soya, pero tiene un contenido calórico aún más bajo. En comparación: una taza de leche de vaca entera tiene 140 calorías, una de leche de arroz 120 calorías, la leche de soya 80 calorías y la leche de almendras 40 calorías. Si no se le agrega azúcar a la leche de almendras el contenido calórico es de 30 por taza.

Finalmente, tiene un alto nivel de fibra natural soluble e insoluble. De esta manera, protege la pared del intestino favoreciendo al colon, ayuda a regular la absorción de los azúcares y controla los niveles de colesterol.

Por otra parte, es recomendable revisar la etiqueta, ya que entre marcas de esta bebida el contenido nutritivo puede variar dependiendo de cada una. No obstante, la leche de almendras es el sustituto de la leche de vaca más nutritivo y completo que hay en la actualidad.

Las 8 formas en la que mejora tu salud

Almendras

Muchas personas pueden beneficiarse de las propiedades de la leche de almendras. Quienes desean perder peso, regular su colesterol o las personas que padecen gastritis, pueden incluirla en su dieta diaria. A continuación, están las ocho formas en las que la ingesta de leche de almendras puede beneficiar la salud:

    • Su bajo contenido calórico la hace ideal para todas las personas que deseen perder peso. Simplemente sustituir la leche de vaca por la leche de almendras en la dieta diaria puede tener resultados muy eficaces en la reducción de peso. Además, es fácil de incluir en la dieta por su similitud en aspecto y propiedades organolépticas con la leche de vaca.
    • Consumir leche de almendras ayuda a las personas con niveles altos de colesterol y triglicéridos. Mejora los niveles del colesterol bueno (HDL) y reduce los niveles de colesterol malo (LDL). En comparación, reduce los niveles de colesterol el doble que el consumo de aceite de oliva. Además, fortalece el corazón.
    • Favorece la absorción de azúcares y grasas de los intestinos.
    • La leche de almendras es fácil de digerir y es recomendable para todos los intolerables a la lactosa debido a que ayuda a hacer la digestión lo menos pesada posible.
    • Es recomendable para tratar las diarreas y los vómitos, ya que éstos reducen los niveles de potasio. La leche de almendras, al tener un alto nivel de potasio, ayuda a recuperar el mineral perdido por enfermedades.
    • La fibra de la leche de almendras protege la pared de los intestinos.
    • En numerosos casos, las personas que padecen de gastritis o problemas gastrointestinales cambian su dieta y agregan leche de almendras porque regula sus funciones.
    • La vitamina B2 presente en la leche de almendras ayuda a que las uñas y el pelo se fortalezcan y que la piel tenga una mejor hidratación.

Las contradicciones de la leche de almendras

No existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contradicciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de iniciar con su consumo regular.

Efectos negativos en la tiroides

Tiroides

Las almendras son un alimento bociógeno, lo que significa que contienen sustancias químicas naturales que pueden inhibir la correcta absorción y aprovechamiento orgánico del yodo. Esto puede dañar la tiroides.

Los alimentos de este tipo como la soya, la col, la col rizada, el lino, el brócoli y las almendras, causan que la tiroides se expanda. Cuando se consume en gran nivel, causa la formación de tumores porque uno de los productos químicos prevalentes encontrados en este tipo de vegetales bloquean el yodo.

Mientras que los bociógenicos pueden ser perjudiciales cuando se consumen en grandes cantidades, son al mismo tiempo sanos y beneficiosos para el sistema inmunológico humano. Sin embargo, para aquellos con baja función tiroidea, la restricción de consumir grandes cantidades de este tipo de alimentos es crítica. La leche de almendras debe ser evitada por las personas con riesgo de baja función tiroidea.

Ahora bien, para las personas que tienen una función saludable de la tiroides, el consumo de una cantidad moderada de leche de almendras todos los días, no tendrá efectos negativos en la glándula.

Prohibida para los bebés

Al igual que la tendencia a sustituir la leche de vaca con leche de soya en el biberón del bebé, el reemplazo con leche de almendras es igualmente peligroso. La leche de almendras no es una fuente adecuada de nutrición para un bebé. Si la leche materna o la fórmula se sustituye por leche de almendras, el bebé sufrirá de desnutrición y probablemente desarrollará complicaciones de salud para toda la vida.

Incluso, la alimentación ocasional de leche de almendras (alterando con leche materna o de fórmula) es peligrosa y no es recomendable. Estudios del Colegio Estadounidense de Nutrición han demostrado que los bebés que toman leche de almendras desarrollan la enfermedad tiroidea autoinmune. La concentración de los productos químicos generadores de bocio en relación al cuerpo de un bebé es mucho mayor que cuando son consumidos por un adulto. Por lo tanto, incluso con moderación, los alimentos como la leche de almendras se deben evitar durante la infancia.

Demasiada dulzura

Una de las desventajas más evidentes de la leche de almendra es que posee un porcentaje alto de azúcares. Aunque la leche de almendras no contiene azúcar naturalmente, la mayoría de fabricantes la añaden para mejorar el sabor.

La mayoría de las opciones que hay actualmente en el mercado tienen alrededor de 20 gramos de azúcar por porción. Afortunadamente, ahora hay marcas de leche de almendras sin azúcar en el mercado que contienen menos de 1 gramo de carbohidratos por porción. Por esta razón, se recomienda nuevamente revisar la etiqueta para salir de dudas.

Receta para hacer tu propia leche de almendras

Almendras

Es ampliamente es recomendable que prepares tu propia leche de almendras.

La leche de almendras es sumamente sencilla de preparar. Sólo necesitas una taza de almendras crudas, tres tazas de agua, sal y azúcar. Para prepararla sigue los pasos a continuación:

  • Pon la taza de almendras crudas en remojo toda la noche o, como mínimo, ocho horas.
  • Luego, escurre las almendras y límpialas con agua fresca.
  • Coloca las almendras y las tres tazas de agua en la licuadora.
  • Licua todo por unos 10 minutos. Es importante que se alterne la velocidad de la licuadora en el proceso. Por ejemplo: 3 minutos en la velocidad más suave, luego 3 minutos con la velocidad más alta y de esta manera sucesivamente.
  • Finalmente, cuando la mezcla se convierta en un líquido blanco puedes colocar, si prefieres, azúcar o miel para endulzar y una pizca de sal.
  • Luego, cuelas el contenido de la licuadora con una manta de cielo para asegurarte de obtener la leche sin ningún residuo.
  • Y listo, ¡ya está la leche de almendras!

La clave para una buena leche de almendras es su color blanco y su textura muy similar al de la leche de vaca. Se le puede agregar al cereal y el café, tomar sola o, incluso, puedes utilizarla como ingrediente para algunas recetas muy nutritivas y deliciosas.

Algunas ideas

Algunas recetas sumamente prácticas y vegetarianas que puedes hacer con la leche de almendras:

Salsa de cebolla para cuatro personas

Ingredientes:

  • 250 gramos de cebollas
  • 2 cucharadas de nata
  • 1 vaso de leche de almendras
  • Sal
  • Aceite de oliva

Para preparar la receta, se necesita cortar las cebollas finamente y cocerlas al vapor con un poco de aceite de oliva. Luego de 5 minutos, se añade la leche de almendras, la sal y la nata. De último se mezclan todos los ingredientes.

Paté vegetal para cuatro personas

Ingredientes:

  • 100 a 150 gramos de pan duro
  • ¼ de litro de leche de almendras
  • 30 gramos de aceitunas negras sin hueso
  • 2 cebollas grandes cortadas finamente
  • 2 zanahorias ralladas
  • 2 dientes de ajo
  • Hiervas variadas
  • Salsa de tomate
  • Aceite de girasol
  • Sal

Para preparar esta receta, se deja el pan en remojo con la leche de almendras por varias horas. Luego se cocinan las cebollas y los ajos al vapor. Luego de batir estos ingredientes, se coloca la mezcla en un molde con aceite. Luego, hay que hornearlo durante 30 min. Después de dejarlo enfriar, ya está listo para servir. Además, se le puede añadir salsa de tomate.