Importancia del desayuno - Mejor Con Salud

¡No te saltes el Desayuno!

Un desayuno completo y equilibrado es fundamental para poder afrontar el día con energía, así como para evitar los bajones de azúcar que nos hacen picar entre horas
¡No te saltes el Desayuno!

Un buen desayuno es fundamental para comenzar bien el día y para tener la energía necesaria para afrontar todo. ¿Cuántas veces hemos oído decir esto? Sin embargo, seguimos desayunando poco o nada porque nos levantamos sin apetito o a las apuradas. Es una equivocación tremenda no desayunar; debes recordar que no has comido nada en muchas horas.

¿Qué ocurre? Te levantas corriendo y no desayunas, tienes una mañana de perros porque te falta la energía y cuando llega la hora de la comida… te comerías un camión. Resultado: comes más de lo necesario y toda la tarde estás pesado. Parece contradictorio, pero las personas que desayunan bien tienen menos problemas de peso y los que no lo hacen, acarrean problemas de falta de memoria y concentración y por supuesto están con mal carácter a lo largo del día.

 

El desayuno sienta los cimientos de una buena alimentación y por lo tanto beneficia a nuestra salud. Está comprobado que desayunar bien disminuye las posibilidades de convertirse en diabético.

En el caso de los niños, un buen desayuno es aún más importante, claro. Su cuerpo y cerebro están en pleno crecimiento y dependen en gran medida del consumo regular de alimentos. Al no desayunar y pasar un largo periodo de tiempo sin comer, el niño podría sufrir de diversos problemas físicos, intelectuales y de comportamiento.

Desayuna bien y empieza el día con fuerza

El desayuno representa la comida más importante del día. Son muchos los motivos, pero aquí van los básicos:

  • Incrementa tu actividad, tanto física como intelectual. Si tienes los niveles adecuados de azúcar en la sangre, rindes más y mejor.
  • Proporciona una adecuada nutrición a tu cuerpo. Un desayuno con cereales o pan te llena y da las vitaminas y minerales que necesita tu cuerpo, evitando que a lo largo del día comas en exceso.
  • Ayuda a adelgazar. Si no llegas “muerto de hambre” a la siguiente comida, vas a comer menos y por tanto, perderás peso.

Los fundamentos del desayuno perfecto

Estos son los elementos que debe contener un desayuno equilibrado:

  • Lácteos. Puedes elegir los que más te gusten, pero es mejor que sean desnatados (descremados) o con poco contenido graso. Principalmente leche o yogur son ideales. Aportan vitaminas, proteínas y calcio.
  • Frutas. Es un elemento básico, si además las tomas con piel te dan la fibra que necesitas. También contienen minerales, carbohidratos y vitaminas.
  • Cereales o pan  integral. Tienen no solo carbohidratos de los que extraer energía, sino también fibra.
  • Huevos y algo de queso bajo en grasa.
  • Algo de carne, por ejemplo jamón. Pero cuidado, no conviene excederse en este ingrediente.
  • Café o infusiones.

Es importante tener en mente que el desayuno debe aportar alrededor del 25% de nuestra ingesta calórica diaria. Por supuesto, debemos tratar de combinar los distintos elementos de forma equilibrada, a fin de que nuestro cuerpo pueda absorber las vitaminas, fibra, carbohidratos y minerales necesarios.

 Fotografía cortesía de R. Eko Bintoro