Uso del aloe vera - Mejor Con Salud

Uso del aloe vera

Gracias a sus propiedades el aloe vera nos ayuda a regenerar tejidos, a combatir las arrugas y elimina las bacterias causantes del acné. También funciona como exfoliante e hidratante

El aloe vera es un gran aliado en nuestra vida cotidiana. Si bien su utilización más común es del tipo externo, también se lo puede consumir para sacar provecho de sus beneficios.

Por otra parte, es muy simple conseguir esta planta, que puede crecer en una maceta o en un jardín. Todas las casas deberían contar con su aloe vera, la especie de los “mil usos”.

Beneficios del uso del aloe vera

Se podría hacer una lista con todas las aplicaciones terapéuticas del aloe vera, sin embargo, no nos alcanzaría el tiempo para leerlas y aprenderlas todas. Es por ello que hemos hecho una pequeña selección de los más importantes usos del aloe vera.

*Contrarresta la acción de las bacterias en la piel

*Disuelve los depósitos de grasa que obstruyen los poros

*Destruye y elimina células muertas

*Regula el pH de las tres capas de la piel: epidermis, dermis e hipodermis

*Protege y regenera los tejidos, gracias a su acción humectante, de limpieza y bactericida

*Cicatriza heridas con sus nutrientes naturales

*Es recomendable para pieles sensibles o muy blancas, para quemaduras del sol, picaduras de insectos, irritaciones, erupciones o eccemas.

*Elimina la infección de los poros en el acné juvenil

*Se puede usar como tratamiento para el cabello, aportando suavidad

*Contribuye a reducir las arrugas del rostro

Uso interno del aloe vera

Ahora que ya sabes sólo algunos de los usos del aloe vera, es bueno que aprendas cómo puedes aplicarlo. En muchos casos, se consume su pulpa, la cuál se separa de la corteza con una cuchara o luego de ser pelada con un cuchillo. Se corta en cubos o se puede triturar en la licuadora para añadirla a zumos de fruta o con miel. Otras opciones son: en ensaladas o bien mordiendo la planta recién pelada.

Ten en cuenta que su sabor es especial y puede no gustarte. Para conservarla, puedes guardarla en el frigorífico por hasta dos semanas.

Uso externo del aloe vera

Puedes aplicar directamente el aloe vera en la zona afectada, cortando los bordes de la hoja para eliminarlas espinas y luego de manera longitudinal para aprovechar los nutrientes de su savia. Los efectos son muy veloces y podrás curar o atenuar síntomas en cuestión de minutos. Se recomienda mantener el trozo de aloe vera con una venda o esparadrapo.

Si no se puede dejar la corteza, también se puede hacer una especie de “puré” con la pulpa, luego de machacarla o molerla. No olvides lavar bien la zona antes de aplicar este remedio natural.

Aprovecha todos los beneficios que el aloe vera tiene reservados para ti y para tu piel.