Sanar el hígado de forma natural: 10 formas fáciles

Valeria Sabater · 22 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 30 noviembre, 2018
Para gozar de salud y bienestar es crucial mantener buenos hábitos de vida y, a la hora de cuidar un órgano en concreto (como el hígado) es más que indispensable seguir las indicaciones del médico.

El hígado es un órgano que tiene varias funciones y que, cuando mantenemos un estilo de vida saludable, puede cumplirlas correctamente. Ahora bien, cuando consumimos alcohol en exceso, llevamos una dieta rica en grasas y no prestamos atención a otras cuestiones, es posible que, en algún momento nos demos cuenta de que es necesario suspender los malos hábitos y empezar a buscar la forma de sanar el hígado de forma natural.

Algunas de las funciones del hígado son: destruir tóxicos y células viejas, metabolizar lípidos, glúcidos y proteínas, depurar la sangre y almacenar vitaminas esenciales para nuestro equilibrio interno. Cuando ocurre una alteración y el órgano no puede llevar a cabo sus funciones con normalidad, la salud se resiente.

¿Podríamos entonces sanar el hígado de forma natural y conseguir que vuelva a funcionar correctamente?

Mejorando los hábitos de vida, siguiendo las instrucciones del médico y procurando mantenernos lejos de los excesos, podremos gozar de salud y bienestar. 

10 trucos para sanar el hígado de forma natural

A continuación repasaremos los trucos que podrían ayudarnos a sanar el hígado de forma natural. Algunos de ellos son bebidas y alimentos para complementar la dieta.

Hay que recordar que en caso de que tengamos dudas acerca de cómo mejorar nuestra salud hepática a través de la alimentación o simplemente queramos comenzar a llevar una dieta equilibrada, podemos consultar con el nutricionista.

Descubre: ¿Por qué la hidratación es tan importante?

1. Infusión de raíz de achicoria

La infusión de raíz de achicoria (Cichorium intybus) tiene propiedades diuréticas que estimulan la micción y ayudan a expulsar los líquidos retenidos en el cuerpo, así como a barrer (a través de la orina) los posibles microorganismo patógenos y sustancias de desecho acumuladas.

Según la sabiduría popular, esta bebida también estimula las funciones hepáticas, con lo cual, contribuye con la salud del hígado.

2. Alcachofas

Si hay un vegetal adecuado para sanar el hígado de forma natural es la alcachofa. Según los datos de la Fundación Española de la Nutrición, es un alimento que contiene inulina, fibra y, en menor medida, potasio y fósforo (que son minerales esenciales para el equilibrio del organismo).

Podemos consumir alcachofas cocidas con un poco de aceite, o bien podemos, por ejemplo, beber el agua que hemos utilizado para cocerlas, mezclada con un poco de jugo de limón. Según la sabiduría popular, esta es una bebida recomendable.

Descubre: Equilibrio sodio-potasio

3. Infusión de diente de león

Otra de las bebidas hidratantes, que además cuenta con propiedades diuréticas, es la infusión de diente de león. Según creencias populares, esta planta es una aliada de la salud hepática, por lo que resultaría conveniente consumirla a modo de infusión como complemento de la dieta.

4. Jugo de remolacha

La remolacha o betabel (ese tubérculo de color carmesí y sabor a tierra fresca) podría brindarnos los nutrientes que necesitamos para sanar el hígado de forma natural. Hay quienes consideran que, además de propiciar la renovación de sus células, lo depura y fortalece.

A pesar de que la remolacha es un alimento recomendable para complementar la dieta, no está demostrado científicamente que su jugo cumpla lo que indican las creencias populares.

La remolacha es una fuente de fibra, potasio, proteínas y folatos. Y de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición es «buena fuente de fibra (una ración cubre el 17 % de las recomendaciones para hombres y el 25 % para mujeres)».

5. Ajo

Ajo en ayunas para sanar el hígado de forma natural

Comer un diente de ajo en ayunas y después beber un vaso de agua se considera un remedio popular para sanar el hígado naturalmente.

Sin embargo, está demostrado científicamente que el ajo no es capaz de brindar tal beneficio (consumido de esa manera). Por ello, lo más recomendable es incorporarlo a la dieta y procurar mantener el equilibrio y la variedad en esta. 

Descubre: El plato de Harvard: descubre cómo puede mejorar tu alimentación

6. Limón

Dado que el limón es una fruta rica en vitamina C, que es esencial para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo, se considera que el consumo regular de zumo de limón podría ayudar a sanar el hígado de forma natural.

Debemos tener presente que no es recomendable consumir esta bebida en grandes cantidades, puesto que puede ocasionar molestias gastrointestinales. Lo mejor es beberla con moderación.

7. Té blanco

Té blanco ayuda a sanar el hígado de forma natural

Se cree que esta bebida ancestral no solo apoya los buenos hábitos de vida y promueve el bienestar, sino que, por su contenido de antioxidantes, también podría ayudar a sanar el hígado de forma natural.

8. Cardo mariano

La infusión de cardo mariano (Silybum marianum) también influye positivamente en las funciones hepáticas. Esta planta es muy conocida por ser el ingrediente principal de diversos remedios para tratar problemas del hígado y el conducto biliar. 

9. Vegetales verdes

En nuestra dieta no pueden faltar las crucíferas como, por ejemplo, el brócoli y la col rizada. Además, es muy adecuado que nos preparemos unas ricas ensaladas con esas verduras de sabor amargo que tanto cuidan de nuestro hígado como:

  • El berro.
  • La rúcula.
  • El rábano.
  • El perejil.
  • La endivia.
  • La escarola.
  • Las espinacas.

Según creencias populares, su sabor amargo indica que son un alimento rico en fitonutrientes y bueno para sanar el hígado de forma natural.

10. Caminar todos los días

Además de todo lo que hemos comentado, está claro que el ejercicio físico diario también es recomendable para gozar de salud y bienestar.

Salir a andar cada día unos 30 minutos va a optimizar todo nuestro organismo. Sí, algo tan sencillo como sudar un poco, mover los músculos y acelerar nuestras pulsaciones pone en funcionamiento muchos más engranajes de los que pensamos, lo cual ayuda incluso a sanar el hígado de forma natural.

La clave para tener un hígado sano, que cumpla todas sus funciones como es debido, es llevar un estilo de vida saludable. ¿Qué tal si empezamos hoy mismo a poner en práctica todos estos consejos?

  • Castaing, D., & Veilhan, L. (2006). Anatomía del hígado y de las vías biliares. EMC – Técnicas Quirúrgicas – Aparato Digestivo. https://doi.org/10.1016/S1282-9129(06)47846-6
  • Gomes-da-Silveira, V., & Ribeiro-Filho, J. (2006). Anatomia y Fisiologia Hepatica. El Transplante Hepático En El Comienzo Del Milenio. https://doi.org/10.1002/bjs.5652
  • Mikaili P, et al. Therapeutic Uses and Pharmacological Properties of Garlic, Shallot, and Their Biologically Active Compounds. Iran J Basic Med Sci. 2013 Oct; 16(10): 1031–1048. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3874089/