10 razones para tomar alcachofa

Valeria Sabater 13 enero, 2014
Al absorber el agua del estómago, las fibras vegetales de la alcahofa nos ayudan a controlar el apetito; además, brindan una sensación de saciedad y favorecen la pérdida de peso.

La alcachofa es una hortaliza tan sabrosa como polivalente. Entre sus hojas se esconde todo un tesoro de vitaminas, minerales y antioxidantes. Un regalo para nuestra salud, considerado desde siempre como un aliado para el organismo.

Por sus notables virtudes, durante la Edad Media, por ejemplo, la alcachofa fue uno de los alimentos más caros que existían. Se trataba de uno de los ingredientes más sabrosos en esa época.

La alcachofa ha sido siempre un alimento muy apreciado. Se sabe que los griegos y los romanos ya la consumían; luego, durante la Edad Media, se introdujo en Inglaterra de la mano del rey Enrique VII. Más adelante en el tiempo, cruzó el Canal y logró que Catalina de Médici se convirtiera en una de sus más fervientes consumidoras.

Las alcachofas, también conocidas como Cynaras, tienen varias tipologías. De ellas se aprovechan todas las partes para disfrutar de sus maravillosas propiedades. Esa es la razón por la que, por ejemplo, podemos encontrarlas en forma de cápsulas.

Si la prefieres consumir en su forma natural, recuerda elegir aquella que tenga más peso y que tenga las yemas gruesas y un tono verde claro; estas son las más saludables. A continuación, veremos todos los beneficios de esta estupenda hortaliza.

Beneficios de la alcachofa

Guia para perder peso

Por sus maravillosas propiedades digestivas, es ideal para tratar enfermedades como el ácido úrico, el reuma y los problemas de cálculos en la vesícula biliar. También reduce los triglicéridos en sangre, por lo cual se hace realmente valiosa para combatir el colesterol.

Otra de sus ventajas es que nos ayuda a regular el estreñimiento y las diarreas. Asimismo, la alcachofa alivia la acidez de estómago y elimina dolores, distensiones y molestias.

Gracias a sus beneficios para reducir el colesterol, las alcachofas son unas aliadas magníficas para mejorar los problemas de arteriosclerosis y la tensión alta. Su capacidad para cuidar de nuestro estómago y ayudar en la digestión permite que la alcachofa sea también perfecta para eliminar el flujo de la bilis.

Te puede interesar: Aprende a preparar infusión de salvia y conoce sus beneficios

Otras ventajas de la alcachofa

  • La alcachofa se utiliza en las dietas; gracias a sus fibras vegetales, es más que perfecta para controlar el apetito. Al absorber el agua del estómago, da una sensación de saciedad muy provechosa.
  • La alcachofa nos aporta un sinfín de vitaminas y minerales: magnesio, potasio, sodio, hierro, vitamina A, vitaminas B, transforma el azúcar en energía… Es, sin duda, una hortaliza más que básica para nuestra dieta diaria.
  • Tiene propiedades diuréticas, elimina la retención de líquidos del cuerpo y elimina toxinas. Es, por ende, ideal para problemas de gota, artritis, enfermedades hepáticas, problemas circulatorios y para reducir grasas.
  • Los ácidos cafeico, pantoteico y los flavonoides de la alcachofa son muy adecuados para prevenir y mejorar ante algunos tipos de cáncer.

¿Cómo tomar la alcachofa?

alcachofa

La mejor manera para disfrutar de las alcachofas es al vapor y cocidas. Una vez hechas, puedes acompañarlas con un poco de aceite de oliva y vinagre de manzana. Son tan sanas como sabrosas.

Recuerda que, para cocinarlas, debes limpiarlas y recortarlas un poco, tanto el tallo como la piel del exterior. El tallo, por su parte, es muy adecuado sopas y en ensaladas.

Si quieres disfrutar de ellas hervidas, ponlas en una olla con agua y añade luego el jugo de 1 o 2 limones. Acto seguido, tapa la olla y, cuando el agua comience a hervir, déjalas cocer unos 30 o 40 minutos a fuego lento. Finalmente, sácalas y escúrrelas; será entonces cuando las tengas listas para consumir.

Lee también: Infusión de semillas de apio: un remedio natural para la hipertensión

Cómo preparar té de alcachofa adelgazante

Como apuntamos anteriormente, la alcachofa suele utilizarse a menudo para realizar dietas adelgazantes. Gracias a sus propiedades para saciar el apetito y para eliminar líquidos, se alza por sí sola como una de las hortalizas más adecuadas para estos casos.

Un modo de hacerlo es mediante el té de alcachofa. Te explicamos cómo hacerlo y de qué manera tomarlo:

Ingredientes

  • 20 gramos de hojas de alcachofa.
  • 1 taza de agua hirviendo (250 ml).

Preparación

  • Lleva las hoja de la alcachofa ya limpia a un cazo con agua hirviendo.
  • Dejar hervir durante unos diez minutos.
  • Pasado este tiempo, quítalas del fuego, escúrrelas y déjalas reposar otros cinco minutos.

Puedes consumir hasta 3 tazas diarias de esta infusión. Para que el efecto saciante de la alcachofa sea más efectivo, se recomienda tomar 1 taza de té de alcachofa 30 minutos antes de cada comida.

En definitiva, estamos en presencia de una sobresaliente herramienta natural para mejorar nuestra salud. Según tu caso particular, puedes aprovechar cualquiera de sus indiscutibles beneficios con solo consumir un poco de manera regular.

Te puede gustar