3 ejercicios para eliminar nervios y tensiones

Valeria Sabater 24 junio, 2014
Gracias a su fácil ejecución podemos realizar estos ejercicios en cualquier momento en el que nos sintamos desbordados y sin necesidad de un entorno particular

La vida diaria nos somete en ocasiones a demasiadas obligaciones, a situaciones que nos llenan de preocupaciones y que a su vez, acaban manifestándose en nuestro cuerpo. Tensiones en nuestro cuello, nervios en el estómago, cefaleas, tensión en la mandíbula… seguro que te ha pasado alguna vez. ¿Qué tal si aprendemos entonces unos sencillos ejercicios para encontrar alivio?

1. Aliviar los nervios mientras estamos en el trabajo

respiración

En ocasiones, no tenemos oportunidad de tomar un poco el aire, de salir a estirar las piernas y a desconectar mentalmente de nuestras obligaciones. Estamos en un espacio del cual no podemos escapar, no importa que sea el trabajo. Podemos estar por ejemplo en una reunión con familiares, o viajando en tren… instantes en que, por las razones que sean nos sentimos cargados de nervios y tensiones. ¿Qué podemos hacer?

  • Mantente sentado en la silla, con la espalda recta, con los dos pies planos sobre el suelo.
  • Ahora coloca tus manos en el vientre, justo un poco por encima del ombligo.
  • Ahora llega el momento más importante, empezaremos a coger aire muy lentamente por la nariz, relajando el vientre, notando cómo se va hinchando muy poco a poco ante cada respiración. Nótalo como si fuera un pequeño globo bajo tus manos. Algo frágil pero que te ofrece alivio a la vez.
  • Seguidamente, iremos soltando el aire poco poco, al mismo tiempo que contraemos un poco nuestro vientre. Lo importante de este proceso es que te concentres en tu propia respiración, en inspirar y expirar.
  • Lo repetiremos unas 20 veces, de este modo todo nuestro cuerpo queda bien relajado, obligando a nuestro corazón a bombear de modo regular, liberando así cualquier tensión. Pruébalo,

2. Aliviar nervios anudados en el estómago

Dolor de estomago

Es muy común que acumulemos nervios y tensiones en el estómago. A menudo suele decirse que es ahí donde se centra nuestro “segundo cerebro”. De hecho ambos sistemas están íntimamente conectados, de ahí que sea tan común ante situaciones de estrés o nervios muy agudos el sentir náuseas o perder las ganas de comer. Te enseñamos pues cómo encontrar alivio.

  • Nos pondremos de pie, y lo primero que haremos es coger aire para notar cómo se hincha nuestro vientre. (al igual que en el ejercicio anterior). Pero una vez hayas cogido esa primera inspiración, retenla. Mantén la respiración 5 segundos. Esto lo haremos para inmovilizar el bazo, ahí donde se concentran también gran parte de nuestros nervios.
  • Ahora suelta el aire poco a poco, al mismo tiempo que levantas poco a poco los hombros. De este modo estiramos también las costillas obligando a mover parte de nuestro sistema respiratorio.
  • Repite este sencillo proceso 10 veces. No se trata más que de coger aire, retenerlo y levantar tus hombros unos pocos segundos. Pero te garantizamos que es muy efectivo para cualquier momento.

Cómo liberar tensiones en cabeza y mandíbula

Dolor de muelas

Suele ocurrir muy a menudo. Las preocupaciones, la ansiedad, el estrés en un momento dado, pueden tensar los nervios de nuestro rostro. Son esos días en que sentimos dolor en nuestras sienes y las mandíbulas ligeramente tensadas. Una sensación muy común y que de seguro habrás sufrido alguna vez. ¿Cómo podemos aliviarla? Te lo explicamos.

  • Este ejercicio deberemos hacerlo en casa, una vez hayas llegado y te hayas tomado un baño relajante.
  • Túmbate en el sofá, con las piernas ligeramente más elevadas del cuerpo, de este modo favoreceremos la correcta circulación.
  • Ahora vamos a concentrarnos en la zona de la frente y las sienes, vamos a intentar destensar los nervios en esta zona. Para ello lo que haremos es elevar las cejas, manteniendo este gesto 10 segundos. Después relaja.
  • Ahora llévate la mano hasta la zona de tu tabique nasal, justo donde suelen sujetarse las gafas. Con el dedo indice y pulgar empieza a masajearte esta zona poniendo los dedos en el lacrimal de los ojos. Masajes circulares. Esta zona es muy sensible, puesto que irradia gran parte de nuestra circulación hacia el rostro.
  • Vamos ahora a la zona de las mandíbulas, vamos a liberar tensiones de esta zona. Lo que haremos es cerrar la boca y hacer fuerza con nuestra lengua contra los dientes, como si los estuvieras empujando. Muy bien, hazlo durante 15 segundos.
  • Ahora, vamos a sonreír, de modo muy exagerado. Este sencillo ejercicio nos obliga a mover gran cantidad de músculos del rostro. Después de mantener esta sonrisa durante 10 segundos, cierra la boca y contrae los labios, con fuerza, durante unos 5 segundos.
  • Este sencillo ciclo lo repetiremos 8 veces: cerrar la boca- empujar la lengua contra los dientes – sonreír- fruncir los labios.

Verás como vas encontrando alivio, eliminando tensiones y nervios. No pierdas la oportunidad de probar estos sencillos ejercicios.

Te puede gustar