5 remedios naturales para una glándula tiroides lenta

A la hora de hacer frente a una tiroides lenta una alimentación adecuada, que incluya alimentos alcalinos, puede ayudarnos a complementar el tratamiento médico y fortalecer nuestro sistema inmunitario

La glándula tiroides lenta se diagnostica como hipotiroidismo. Esta enfermedad afecta en mayor grado a las mujeres y no suele dar síntomas en las primeras etapas.

En este artículo compartimos 5 remedios naturales para una glándula tiroides lenta. De este modo aceleraremos el metabolismo y mejoraremos nuestra salud y calidad de vida.

Sobre la glándula tiroides

Una glándula tiroides lenta puede empezar a dar síntomas de manera gradual. Es frecuente notar que subimos de peso, aparece el cansancio, el dolor articular, la pérdida de cabello o la fragilidad de las uñas.

La función tiroidea puede regularse a través de los fármacos existentes para ello. Por tanto, es necesario que sean siempre nuestros médicos quienes nos ayuden a encontrar ese tratamiento que más se ajuste a nuestras necesidades.

No obstante, las hormonas de la glándula tiroides regulan funciones imprescindibles para nuestra salud. Por tanto, vale la pena también conocer sencillos remedios naturales para mejorar nuestra función endocrina.

Remedios para la glándula tiroides lenta

1. Reducir los carbohidratos

Para empezar, debemos moderar el consumo de hidratos de carbono. Este remedio es más bien un consejo pero que puede darnos muy buenos resultados.

En realidad, no se trata de eliminarlos por completo. Más bien debemos limitarlos, puesto que los carbohidratos son fuentes de energía importantes para nuestro organismo.

No obstante, y en el caso de las personas con una glándula tiroides lenta, lo que sucede es lo siguiente:

  • Las personas con hipotiroidismo suelen tener mayor antojo de carbohidratos debido a  un déficit de la serotonina. Este neurotransmisor está asociado con la sensación de calma y placer.
  • El consumo excesivo de carbohidratos puede traernos consecuencias para nuestra salud. Por ejemplo, obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

2. El poder de las semillas

Semillas para una glándula tiroides lenta

Es necesario consumir alimentos que nos aporten energía. También que sean saciantes y que, además, nos permitan regular la glándula tiroides lenta. Las siguientes semillas son especialmente adecuadas para ello:

  • Semillas de linaza.
  • Semillas de ajonjolí.
  • Semillas de chía. Estas son uno de los mejores remedios para tratar el hipotiroidismo y ayudarnos a bajar de peso.

Descubre cómo perder peso con sopa de calabaza y jengibre

2. Los grandes beneficios del aceite de coco

La glándula tiroides hipoactiva se beneficia si introducimos el consumo de aceite de coco de forma habitual en nuestra dieta. Además, este alimento medicinal es una grasa muy saludable.

Este aceite ayuda a regular tanto una glándula hiperactiva como hipoactiva. No obstante, también nos va a permitir fortalecer nuestro sistema inmunitario para hacer frente a la sintomatología habitual. Por ejemplo, el aumento de peso.

  • El aceite de coco es muy rico en minerales, vitaminas y enzimas. Es capaz de elevar nuestras defensas para hacer frente a muchas enfermedades.
  • Mejoraremos nuestras digestiones y absorberemos mejor los nutrientes.
  • Regularemos el colesterol.
  • El aceite de coco nos ayuda combatir la tensión oxidativa ocasionada por el déficit hormonal. De ese modo nuestra piel estará más elástica.
  • Consumir una cucharada de aceite de coco al día nos permitirá también fortalecer el cabello y las uñas.

4. Sí a una dieta alcalina

Dieta alcalina para una glándula tiroides lenta

Siempre habrá que complementar la medicación que nos dé el especialista con adecuados hábitos de vida. También, por supuesto, con ejercicio, el control del estrés y la ansiedad y una dieta adecuada. Y si es alcalina mucho mejor.

Una dieta alcalina es sinónimo de salud y bienestar. Gracias a ella regulamos nuestros órganos, se equilibra el pH y con él, nuestra glándula tiroides.

Te ofrecemos un listado para que tengas en cuenta cuáles son los alimentos más alcalinos:

  • Pepino.
  • Perejil.
  • Remolacha.
  • Apio.
  • Ajo.
  • Jengibre.
  • Lechuga.
  • Cebolla.
  • Tomate.
  • Naranja.
  • Limón.
  • Aceite de oliva.

5. Remedio con miel y nueces

nueces y miel para la glándula tiroides lenta

Una de las principales funciones de las tiroides es segregar hormonas como la tiroxina y la triyodotironina. Un adecuado equilibrio entre ellas se refleja en nuestro metabolismo. Y un modo de conseguirlo poco a poco es a través de una alimentación adecuada.

Dos de los mejores alimentos para conseguirlo son las nueces y la miel.

  • Las nueces son ricas en selenio. Este oligoelemento esencial nos permitirá cubrir de forma adecuada nuestra deficiencia en yodo.
  • Las nueces más recomendables para regular la función de la tiroides y equilibrar el nivel de selenio en nuestro organismo son las más verdes.
  • La miel, por su parte, al ser muy rica en ácidos grasos omega 6 nos ayuda a regular los procesos hormonales y a evitar esas bajadas de energía que sufrimos a causa de nuestra glándula tiroides lenta.

Ingredientes

  • 40 nueces verdes (160 g)
  • 3 tazas de miel de abeja orgánica (1 kg)
  • Un tarro grande de cristal con cerradura hermética

Te recomendamos leer cómo las nueces cuidan de nuestro corazón

Preparación

  • Lo primero que haremos cuando compremos nueces verdes (en tiendas naturales especializadas las suelen vender) será abrirlas por la mitad y picarlas un poco con un cuchillo.
  • Poner las nueces verdes en el frasco de cristal. Después, rellenarlo por completo con miel.
  • Dejar que macere durante 10 días.
  • Pasado ese tiempo, ya estará listo para el consumo.
  • Lo ideal es que por la mañana te tomes dos cucharaditas (15 gramos de miel, con 3 nueces enteras).

¿Te animas a probarlo? Seguro que estos remedios te permiten contrarrestar los efectos de una glándula tiroides lenta.

  • Chaker, L., Bianco, A. C., Jonklaas, J., & Peeters, R. P. (2017). Hypothyroidism. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)30703-1
  • DELANGE, F. (1994). The Disorders Induced by Iodine Deficiency. Thyroid. https://doi.org/10.1089/thy.1994.4.107
  • Drutel, A., Archambeaud, F., & Caron, P. (2013). Selenium and the thyroid gland: More good news for clinicians. Clinical Endocrinology. https://doi.org/10.1111/cen.12066