4 remedios naturales para una glándula tiroides lenta

Valeria Sabater·
24 Julio, 2020
Los suplementos de selenio y las dietas controladas en carbohidratos pueden ser útiles para controlar los problemas que se derivan de la tiroides lenta. ¿Qué más debes saber?

La glándula tiroides lenta se diagnostica como hipotiroidismo. Esta enfermedad afecta en mayor grado a las mujeres y no suele dar síntomas en las primeras etapas. Sin embargo, conforme avanza, puede conducir a otros problemas de salud que requieren intervención médica.

Por lo tanto, es importante consultar al endocrinólogo y conocer las opciones terapéuticas que pueden ayudar a controlarlo. Además, podemos considerar algunos remedios de origen natural que pueden servir como complemento para mejorar la salud ante esta condición. ¡Descúbrelos!

Sobre la glándula tiroides lenta

Como lo señala una publicación en The National Center for Biotechnology Information, la glándula tiroides desempeña un papel muy importante en el organismo: producir hormonas que regulan el metabolismo. Dichas hormonas, además, son reguladoras de muchos procesos del cuerpo.

Hablamos de una glándula tiroides lenta cuando no hay suficiente producción de hormonas. En términos médicos, es un problema llamado hipotiroidismo. Puede empezar a dar síntomas de manera gradual. Es frecuente notar que subimos de peso, aparece el cansancio, el dolor articular, la pérdida de cabello o la fragilidad de las uñas.

La función tiroidea puede regularse a través de los fármacos existentes para ello. Por tanto, es necesario que sean siempre los médicos quienes nos ayuden a encontrar ese tratamiento que más se ajuste a nuestras necesidades.

Asimismo, debemos ser conscientes de la importancia de adoptar hábitos de vida saludables, sobre todo en lo relacionado con la alimentación. A menudo, el médico sugiere una consulta con el nutricionista para hacer algunos ajustes.

Remedios naturales para la glándula tiroides lenta

Los remedios naturales para la glándula tiroides lenta son solo un complemento para el tratamiento médico. Por ninguna razón deben remplazar lo aconsejado por el profesional. De hecho, lo ideal es comentar al profesional nuestro deseo de incorporarlos al tratamiento de la enfermedad.

1. Reducir los carbohidratos

Para empezar, debemos moderar el consumo de hidratos de carbono. Este remedio es más bien un consejo pero que puede darnos muy buenos resultados. En realidad, no se trata de eliminarlos por completo. Más bien debemos limitarlos, puesto que los carbohidratos son fuentes de energía importantes para el organismo.

No obstante, y en el caso de las personas con una glándula tiroides lenta, lo que sucede es lo siguiente:

Carbohidratos

Descubre: ¿Carbohidratos simples o carbohidratos complejos?

2. Suplementos de selenio

De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el selenio es un oligoelemento que interviene en el metabolismo de la hormona tiroidea. Por eso, ante problemas de tiroides lenta debería revisarse si se está obteniendo de forma adecuada. De forma natural puede encontrarse en:

  • Pavo
  • Atún
  • Nueces de Brasil
  • Carne de res alimentada con pasta

Sin embargo, también está disponible en forma de suplemento. Es importante averiguar con el médico cuál es la dosis adecuada, pues puede variar en cada persona.

3. Semillas de lino

Por su contenido de omega 3 o ácido alfa-linolénico, las semillas de lino pueden ayudar a estimular la producción de hormonas tiroideas en caso de hipotiroidismo. Además, también contienen magnesio y vitamina B12, nutrientes esenciales contra los problemas que se derivan de esta enfermedad.

  • Asegúrate de incluir algunas semillas de lino en tus batidos, ensaladas, sopas, etcétera.
agua de linaza para la glándula tiroides lenta

Descubre: Todo acerca de los ácidos grasos omega 3

4. Aceite de coco

De acuerdo con información en la Clínica Mayo, hay pocas evidencias que respaldan el uso de aceite de coco como coadyuvante de la tiroides hipoactiva. Sin embargo, sus propiedades podrían contribuir al control de varios síntomas que se relacionan con la baja producción de hormonas tiroideas.

Por ejemplo, se dice que este aceite tiene un efecto “termogénico” que puede contribuir a un peso saludable. Su consumo aumenta más el gasto de energía en comparación con la misma cantidad de calorías de otras grasas. Además, también se le atribuye un efecto saciante gracias a sus ácidos grasos de cadena media.

¿Cuándo acudir al médico?

Hay que ser conscientes de la importancia del buen funcionamiento de la glándula tiroides. Por eso, si se dan síntomas que alerten problemas como el hipotiroidismo, es necesario consultar al médico o endocrinólogo. Aunque algunos remedios naturales pueden ser beneficiosos, no son el tratamiento indicado para este problema, solo son complementos.

  • Kostoglou-Athanassiou I, Ntalles K. Hypothyroidism - new aspects of an old disease. Hippokratia. 2010;14(2):82–87.
  • InformedHealth.org [Internet]. Cologne, Germany: Institute for Quality and Efficiency in Health Care (IQWiG); 2006-. Underactive thyroid: Overview. 2014 Oct 8 [Updated 2017 Aug 10]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK279601/
  • Chakera AJ, Pearce SH, Vaidya B. Treatment for primary hypothyroidism: current approaches and future possibilities. Drug Des Devel Ther. 2012;6:1–11. doi:10.2147/DDDT.S12894
  • Corsica JA, Spring BJ. Carbohydrate craving: a double-blind, placebo-controlled test of the self-medication hypothesis. Eat Behav. 2008;9(4):447–454. doi:10.1016/j.eatbeh.2008.07.004
  • Ludwig DS, Hu FB, Tappy L, Brand-Miller J. Dietary carbohydrates: role of quality and quantity in chronic disease. BMJ. 2018;361:k2340. Published 2018 Jun 13. doi:10.1136/bmj.k2340
  • St-Onge, M. P., & Jones, P. J. H. (2003). Greater rise in fat oxidation with medium-chain triglyceride consumption relative to long-chain triglyceride is associated with lower initial body weight and greater loss of subcutaneous adipose tissue. International Journal of Obesity, 27(12), 1565–1571. https://doi.org/10.1038/sj.ijo.0802467
  • Chaker, L., Bianco, A. C., Jonklaas, J., & Peeters, R. P. (2017). Hypothyroidism. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)30703-1
  • Drutel, A., Archambeaud, F., & Caron, P. (2013). Selenium and the thyroid gland: More good news for clinicians. Clinical Endocrinology. https://doi.org/10.1111/cen.12066