Los 4 mejores antiácidos naturales que debes conocer

Valeria Sabater 14 marzo, 2016
Al igual que el limón con bicarbonato, el jugo de patata es un remedio alcalinizante que favorece la digestión, con la ventaja de que es totalmente seguro para nuestro organismo

Los antiácidos naturales pueden servirnos de ayuda en caso de que presentemos problemas con el reflujo gástrico de forma ocasional o moderada.

Algo que ocurre con frecuencia es que el consumo de medicamentos para tratar este problema suele traernos diversos efectos secundarios, como estreñimiento, náuseas u otras sintomatologías.

En caso de que sufras acidez de forma continuada no dudes en acudir a tu médico para conocer el origen y obtener el tratamiento más adecuado. Debemos evitar siempre la  automedicación.

Por ello, y en caso de que padezcas reflujo gástrico de forma esporádica, estos antiácidos naturales te serán de gran ayuda. Favorecen la digestión y no tienen efectos secundarios.

Te invitamos a tenerlos en cuenta.

Los antiácidos naturales más efectivos

Todos podemos padecer acidez en cualquier momento.

El consumo de determinados alimentos como salsas, alcohol, comidas muy especiadas o picantes trae como consecuencia, en muchos casos, una indigestión y el sentir cómo el propio ácido del estómago asciende hasta el esófago.

Otro problema muy común asociado a esta dolencia es el consumo de medicamentos. En ocasiones, nos vemos obligados a seguir determinados tratamientos farmacológicos, ahí donde nuestro aparato digestivo siempre queda un poco afectado.

Conoce la mejor dieta para el reflujo gástrico

En muchos casos es necesario el uso de los protectores.

No obstante, sus resultados no siempre son del todo satisfactorios, de ahí que también nos resulte muy útil recurrir a los antiácidos naturales.

En esencia, son esos remedios caseros que nos permiten neutralizar la acidez y que no tienen ningún componente químico que pueda dañarnos.

Te explicamos a continuación cuáles suelen ser los más efectivos.

1. Agua tibia con limón y bicarbonato

Limón y bicarbonato de sodio antiácidos naturales

Beber un vaso de agua tibia con un poco de jugo de limón y una cucharadita de bicarbonato de sodio es uno de los remedios más efectivos para reducir la acidez estomacal.

Estamos ante uno de los mejores tratamientos alcalinos que, además de favorecer nuestra digestión y de cuidar de nuestra salud hepática y renal, protege la mucosa estomacal y nos permite absorber mucho mejor los nutrientes.

Algo que debemos tener en cuenta es que no se recomienda usar el bicarbonato de forma continua como antiácido (puede elevar la tensión). Por ello, siempre será mejor combinarlos con otros remedios naturales.

Conoce los mejores remedios naturales para tratar la gastritis

Ingredientes

  • 1 vaso de agua tibia (nunca caliente) (200 ml)
  • 1 cucharada de zumo de limón (10 ml)
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)

Preparación 

Te vendrá muy bien tomar este remedio natural después de tu comida principal del día. Para ello, solo tendrás que calentar un poco ese vaso de agua y añadir el jugo de limón y el bicarbonato.

Remueve bien y bebe 10 minutos después de comer.

2. Jugo de patata

Zumo de patatas

El jugo de patata es un tratamiento antiinflamatorio y alcalinizante muy eficaz.

En este caso, nos va a ser muy útil tomarlo a lo largo de nueve o diez días seguidos. De ese modo, curamos la mucosa gástrica, favorecemos las digestiones y se equilibra el pH de nuestro organismo.

Ingredientes

  • 1 patata mediana
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

  • Lo primero que vamos a hacer es lavar bien la patata y pelarla. Cuida de que esté sana y de que no tenga puntos negros. Una vez pelada, la pasaremos por un rallador para conseguir trazos muy finitos del tubérculo.
  • A continuación, en un recipiente y con ayuda de una cuchara, ve prensando la patata rallada para ir obteniendo su jugo.
  • El siguiente paso es sencillo: vierte un vaso de agua en ese mismo recipiente y deja que esté en maceración unos 10 minutos.
  • Para terminar, solo tienes que colar el contenido y beber después de tus comidas. Aunque el sabor te parezca un poco extraño sienta muy bien.

3. Una cucharada de vinagre de manzana

manzanas y vinagre

El vinagre de sidra de manzana es uno de los antiácidos naturales más utilizados para aliviar el ardor, la presión y la acidez asociados al reflujo gástrico.

En nuestro caso, y para que sus efectos sean mayores, se recomienda hacer uso del vinagre de manzana orgánico. Es más puro, más turbio, pero más medicinal, y rico en vitaminas y minerales capaces de favorecer nuestra salud.

Conoce también los 8 mejores remedios para el estreñimiento

Ingredientes

Preparación

  • Es muy sencillo, solo tendrás que combinar ese vaso de agua con la cucharada de vinagre de manzana.
  • Remueve bien y bebe unos 10 minutos después de tu comida principal del día.

4. Los beneficios de un caldo alcalino

Caldo depurativo

Seguro que te sorprende, pero en esos días en que sufrimos de indigestión, ardor estomacal o de reflujo, nos será muy terapéutico beber cada pocas horas algún vasito de un caldo alcalino.

Ingredientes

  • 1 zanahoria
  • 5 hojas de espinaca
  • 1 rama de apio
  • 1 patata
  • 1 ramita de perejil
  • 1 litro de agua

Preparación

  • Solo tendrás que lavar bien todos los vegetales y permitir que se haga una adecuada cocción de todos sus ingredientes.
  • El caldo resultante calmará tu acidez y sentirás un gran bienestar.
  • Ideal si vas bebiendo medio vasito cada 2 o 3 horas.

No dudes en probarlo.

Te puede gustar