3 claves para cuidar de tu salud tiroidea e inmunitaria

Valeria Sabater·
03 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
09 Mayo, 2019
¿Sabías que la práctica de ejercicio podría influir en la producción de ciertas hormonas de la glándula tiroides? Sigue leyendo y descubre qué hábitos pueden influir tanto en el sistema inmune como en las enfermedades tiroideas.

La salud tiroidea se relaciona con el sistema inmunitario de una forma mucho más relevante de la que se cree. Es esencial mantener unas defensas fuertes, porque estas pueden ayudar a prevenir diversas patologías, inclusive, las relacionadas con la glándula tiroides.

Si se sospecha que se puede padecer algún tipo de anomalía de estas características, es muy importante acudir al médico. Es probable que este derive al endocrino, especialista en este tipo de problemas. Pero, ¿realmente existe alguna enfermedad que pueda enlazar ambos sistemas?

La respuesta es sí. Se trata de un trastorno que relaciona la tiroides con el sistema inmune, conocido como “tiroiditis autoinmune” o enfermedad de Hashimoto.

Esta patología se caracteriza por una reacción del sistema inmune contra la glándula tiroides, lo que causa hipotiroidismo. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, suele afectar, sobre todo, a mujeres de mediana edad y su apareciendo es lenta y progresiva.

Así, no hay que olvidar la importancia de establecer revisiones periódicas con el médico para estar alerta ante cualquier síntoma. Aquí tienes 5 claves importantes para tener en cuenta.

Cómo cuidar de la salud tiroidea e inmunitaria

Los buenos hábitos de vida influyen en la salud de todo el organismo, por ello, es esencial mantenerlos en el tiempo.

1. Cuida tu nutrición y mantén una dieta sana y equilibrada

Jugo verde para mejorar la salud tiroidea

Una forma muy adecuada de fortalecer las defensas es a través de una alimentación correcta y equilibrada. Es recomendable, además, incluir ingentes cantidades de frutas y verduras, dado su contenido en vitaminas y minerales.

No obstante, este estudio realizado por el Dr. Pedreros de la Universidad Nacional de Colombia recomienda cautela con el consumo de crucíferas, puesto que considera que su consumo podría resultar nocivo en personas que padezcan ciertos trastornos de tiroides.

Hay que tener en cuenta, según afirma la Clínica Mayo, que no existen alimentos o dietas para tratar los problemas de tiroides. Lo más recomendable en estos casos es hablar con un endocrino, quien establecerá las pautas alimentarias a seguir.

Si quieres que tu cuerpo se nutra con ingredientes saludables, toma nota de la siguiente receta:

Ingredientes

  • El jugo de  ½ limón
  • 1 manzana verde
  • 1 rama de apio
  • 3 hojas de espinacas
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 vaso de agua de coco (200 ml)

Preparación

  • Procura que todos los alimentos estén bien limpios. Lo primero que debes hacer será obtener el zumo de limón y, después, cortar a trocitos la manzana y el apio para facilitar el licuado.
  • Ya en la batidora, añade el resto de ingredientes e intenta conseguir un jugo bien homogéneo.

Puedes probar a incluirla como snack de media mañana, o entre la comida y la cena. Eso sí, como ya se ha comentado, primero ha de consultarse con un especialista sanitario.

Te puede interesar: Consejos para una dieta equilibrada

2. Practica ejercicio moderado

Mujer corriendo para mejorar su salud tiroidea

Para cuidar de las defensas y la salud tiroidea, es recomendable practicar un ejercicio moderado, que no canse demasiado pero que se convierta en hábito diario. Algo tan sencillo como caminar a buen paso media hora al día puede hacer mucho por la salud general.

Si se necesita, puede consultarse con un médico o incluso recurrir a un entrenador personal. La práctica de cierto tipo de ejercicios, tal y como afirma este estudio realizado un equipo de la Universidad Central del Ecuador, podría alterar la producción de las hormonas tiroxina y triyodotironina, algo problemático, especialmente si se padece de hipertiroidismo.

Esto se debe a que esta condición aumenta la fragilidad en los huesos, lo que podría causar esguinces, luxaciones o roturas con mayor facilidad. De la misma forma, se recomienda la ingesta de zinc para aumentar el rendimiento deportivo, puesto que inhibe los efectos de disminución de la hormona tiroidea.

Te recomendamos leer: Cómo fortalecer el sistema inmunológico

3. Protégete de los agentes tóxicos cotidianos

Mujer lavando verdura

Sabemos que no es fácil protegerse de la contaminación y de los agentes externos perjudiciales. No obstante, existen pautas muy sencillas que pueden ayudarte en el día a día. Son las siguientes:

  • Si vas a hacer ejercicio o a andar, evita hacerlo por zonas cerca de carreteras o núcleos urbanos. Elige un parque o la playa, por ejemplo. Un escenario natural que te permita respirar aire fresco.
  • Lava siempre con agua limpia cada alimento que vayas a consumir.
  • Cuida de que los alimentos que consumas sean lo más naturales posible. Evita comestibles industriales o ultraprocesados y las bebidas azucaradas.
  • Toma conciencia de esos objetos cotidianos donde se acumulan bacterias, como barandillas, carritos de la compra, baños… Cuando los toques, procura no llevarte las manos a la boca o la nariz.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura.

¿Influyen las emociones en el sistema inmunitario?

Mujer sonriendo feliz

Además de las pautas anteriormente mencionadas, es importante saber que el sistema inmunitario es muy sensible al estrés. De hecho, esta investigación de un equipo de la Universidad de Kentucky (Estados Unidos) ha llegado a la conclusión de que, si bien el estrés eventual puede ser beneficioso para el ser humano y su supervivencia, ocurre lo contrario cuando este se vuelve crónico.

En el momento en el que el estrés se alarga en el tiempo y se convierte en algo habitual, el sistema inmunitario empieza a resentirse. 

Por esto, algunas pautas recomendables para sobrellevar los momentos de estrés son estas:

  • Mantén una escala de prioridades en tu día a día. Es necesario que tengas un par de horas para ti mismo, para tus aficiones, para pensar y descansar.
  • Aprende a disfrutar del momento. El ayer ya no se puede cambiar y el futuro no existe, así que valora lo que de verdad importa: el presente.

Priorizar significa también saber qué no es importante en tu vida y qué es lo que te hace daño. No tengas miedo a decir no, a dejar a un lado lo que no te gusta o a rechazar lo que no quieres. Ganarás en salud.

  • Rayman, M. P. (2012). Selenium and human health. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(11)61452-9
  • Nestle, F. O., Di Meglio, P., Qin, J. Z., & Nickoloff, B. J. (2009). Skin immune sentinels in health and disease. Nature Reviews Immunology. https://doi.org/10.1038/nri2622
  • Krassas, G. E., Poppe, K., & Glinoer, D. (2010). Thyroid function and human reproductive health. Endocrine Reviews. https://doi.org/10.1210/er.2009-0041
  • Brown, K., & Arthur, J. (2008). Selenium, selenoproteins and human health: a review. Public Health Nutrition. https://doi.org/10.1079/phn2001143
  • Pedreros, Nicolás. (2016).Beneficios del consumo de crucíferas en la salud humana. https://www.researchgate.net/publication/316273005_Beneficios_del_consumo_de_cruciferas_en_la_salud_humana_-_Benefits_of_Cruciferous_vegetables_consumption_on_human_health
  • Clínica Mayo. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hypothyroidism/expert-answers/hypothyroidism-diet/faq-20058554
  • VV.AA. (2017). Efectos del deporte sobre la glándula tiroides. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03002017000300013
  • Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000371.htm
  • Segerstrom, Suzanne., Miller, Gregory. (2004).Psychological Stress and the Human Immune System: A Meta-Analytic Study of 30 Years of Inquiry. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1361287/