Las 5 mejores frutas para tu salud hepática y renal: ¡Descúbrelas!

Valeria Sabater 16 abril, 2015

¿De qué modo podemos cuidar mejor de nuestra salud hepática y renal? En primer lugar, es esencial que mejoremos nuestros hábitos de vida. El seguir una dieta adecuada donde no incluyamos sal y donde restrinjamos el consumo de grasas es, sin duda, algo vital.

Hacer algo de ejercicio, no fumar y gestionar adecuadamente nuestras emociones son factores que también hemos de tener en cuenta. No obstante, la naturaleza nos ofrece pequeños aliados de los que no puedes prescindir: las frutas.

Hoy en nuestro espacio queremos descubrirte qué frutas son las más adecuadas para cuidar de tu salud hepática y renal. ¿Te las vas a perder?

1. La sandía

sandia
¡Nos encanta la sandía! Es esa fruta deliciosa que nos refresca en verano y que tan bien combina con jugos naturales e incluso con originales platos en nuestros almuerzos o cenas. ¿Has probado alguna vez a hacerte una ensalada de espinacas, queso fresco, nueces, sandía y menta? Está exquisita.

Te explicamos ahora por qué la sandía es ideal para cuidar tu salud hepática y renal:

  • La sandía es una de las mejores frutas para limpiar los riñones y estimular la salud de nuestro hígado, gracias a sus increíbles propiedades depurativas y diuréticas.
  • Una de las formas más saludables de consumir sandía es a través de su jugo, puesto que es de este modo como consigue limpiar mejor nuestros tejidos y el flujo sanguíneo, estimulando a su vez las funciones renales.
  • Recuerda siempre consumir sandía fresca. Si está demasiado madura o pasada, puede causarnos más problemas que beneficios.

2. Los arándanos

jugo de arándanos

El mejor modo de consumir arándanos es también mediante su jugo natural. Además de estar delicioso es uno de los mejores tratamientos para limpiar nuestra vejiga, los riñones y para optimizar las funciones del hígado. Toma nota de todas las virtudes de los arándanos:

  • Los arándanos son unos de los mejores antioxidantes naturales y desintoxicantes que tenemos en la naturaleza.
  • Son perfectos para eliminar toxinas, depurar el organismo y para protegernos de los radicales libres.
  • Una de las propiedades más conocidas de los arándanos es la de evitar que se adhieran a la vejiga las bacterias. De este modo, cuidan muy eficazmente de todo nuestro sistema gastrointestinal.

3. El limón

Limon-y-miel

El limón es, posiblemente, la mejor medicina natural que podemos tomar cada día. En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de los beneficios de tomar en ayunas agua tibia con un poco de jugo de limón, pero debes saber también que es muy adecuado para cuidar de tu salud hepática y renal.

  • El limón es un depurante natural, un agente desintoxicante que te será muy útil para tratar, por ejemplo, el hígado graso.
  • Rico en vitaminas y minerales, se alza como todo un tesoro para optimizar y fortalecer el hígado y los riñones.
  • Otro beneficio que tienen los limones es que nos ayudan a descomponer la comida cuando esta llega al estómago. De este modo, facilita aún más nuestras digestiones.

4. Las manzanas

Beneficios-de-la-manzana

Manzanas verdes, manzanas rojas… Las que quieras. Elige las que más te gusten o las que más atractivas te resulten, porque siempre serán estupendas no solo para cuidar de tu salud hepática y renal, sino también para proteger tu corazón. ¿Qué tal si incluimos una manzana desde hoy mismo en nuestro desayuno? Perfecto, pero recuerda siempre comerla con piel.¡Es más beneficioso!

  • Las manzanas, además de eliminar el colesterol malo y de regular el nivel de triglicéridos, son muy adecuadas para estimular la función renal y para depurar el hígado.
  • Lo ideal es tomar una sola manzana al día, pero recuerda siempre lavarla bien antes y consumirla con piel.

5. Las uvas moradas

Uvas

Elige siempre las uvas más oscuras, las moradas. ¿La razón? Porque son más ricas en antioxidantes y sus propiedades medicinales son más elevadas que en las uvas blancas.

  • Las uvas son diuréticas y, además, nos ayudan a limpiar los riñones y a potenciar la función hepática.
  • Como ya sabes, son todo un tributo natural lleno de antioxidantes, vitaminas y minerales, sin olvidar tampoco que son muy adecuadas para eliminar todas esas sustancias nocivas para nuestro cuerpo.
  • Son muy ricas en agua, casi el 80%. Por lo tanto, sería muy recomendable consumirlas cada día y, a ser posible, siempre con piel, puesto que al igual que ocurre con las manzanas o las peras, gran parte de sus beneficios se encuentran en esta parte de la fruta.
  • Puedes consumir uvas de muy diversas formas: en tu desayuno con un tazón de avena, con un yogur griego natural o incluso mezcladas con una rica ensalada a base de espinacas, nueces y, si lo deseas, también un poco de sandía.
  • Si te preguntas ahora si beber, por ejemplo, un vaso de vino tinto al día puede ser bueno para tu salud hepática y renal, te diremos que sí. Los beneficios están sobre todo en el resveratrol, un potente antioxidante presente en las uvas que, según numerosos estudios, es muy adecuado para tratar el hígado graso. Ahora bien, recuerda no beber nunca más de un vasito al día.
Te puede gustar