6 consejos para tener sexo en el agua

Poner a prueba la mente con pensamientos eróticos es parte de la sensibilidad sexual, la línea delgada entre la realidad y la simulación, que tiene como objetivo lograr la plenitud en el placer

Son pocos los que se atreven a experimentar en el sexo. Ya sea por miedo, prejuicios o simplemente porque desconocen el tema.

¿Tener relaciones en el agua? Sin duda es una de las fantasías que invaden la mente de hombres y mujeres.

El solo hecho de imaginar el escenario, la iluminación del sol y sumergirse en el agua son elementos que invitan a la seducción.

No obstante, antes de dejarnos llevar por el toque romántico es importante seguir algunas indicaciones para prevenir riesgos.

1. Cuidado con los sitios públicos

Está claro que las piscinas tienen cloro pero eso no signifca que se encuentren libres de gérmenes.

El problema no son las sustancias que utilizan para limpiar el agua. Lo que causa daño son las bacterias que llevan las mismas personas.

Es decir, compuestos que contienen los productos para el cabello, los protectores solares, el maquillaje y, por supuesto, los que se encuentran en la orina.

Lo recomendable es poner en práctica el sentido del olfato y al detectar un olor fétido desistir de la idea. Aunque la probabilidad de contraer una infección por partículas que se encuentran en el agua es baja, lo mejor es evitar los lugares aglomerados.

Leer también: Objetos cotidianos que contienen más virus y bacterias: ¡cuidado! 

2. El agua no es un lubricante

El agua no es un lubricante

De manera automática asociamos el agua con humedad. Sin embargo, en realidad no favorece en la lubricación vaginal.

¿La razón? Al momento de sumergirte, el agua entra hasta el fondo de la vagina, es decir, funciona como un lavado de secreciones y, por ende, se produce la sequedad.

Por lo tanto, la zona se irrita fácilmente con el cloro o el agua salada. Particularmente el cloro es un cáustico que altera el pH, así que es muy probable que se presente una infección por hongos o vaginosis.

De ahí la importancia de utilizar un lubricante.

3. ¿Se puede usar preservativo?

En realidad no hay muchos estudios que expliquen el uso del preservativo bajo el agua. Sin embargo, siempre y cuando los niveles de sal marina no sean muy altos, es posible utilizarlo.

Es decir, no tiene efectos adversos en los materiales, pero el cloro sí puede dañarlo. Además es posible que en el agua haya residuos de aceite u otras sustancias.

Por otra parte, la ausencia de lubricante provoca sequedad y fricción que hacen que se rompa. Se recomienda un lubricante a base de silicona.

Como ya se mencionaba, el aceite daña y los de agua no durarán.

Cabe resaltar que el preservativo debe ponerse antes de entrar al agua y cuando el miembro esté en completa erección. De lo contrario podría romperse.

De igual manera hay que retirarlo antes de que baje la erección para que no se quedé dentro.

4. ¿Es posible un embarazo?

Es posible un embarazo

En definitiva la posibilidad de quedar embarazada al tener relaciones sexuales sin protección bajo el agua es la misma que al hacerlo en una cama.

La idea errónea de que al entrar un poco de agua en la vagina se lavará el semen es falsa.

Sin embargo, la idea de que puedes quedar embarazada con solo entrar en la piscina donde alguien eyaculó es simplemente un mito.

Se requiere el contacto físico y una eyaculación directa para lograr el embarazo. Esto significa que es prácticamente imposible, pues la manipulación es necesaria para insertar el semen.

Eso sin tomar en cuenta que los espermatozoides solo sobreviven en el cuerpo humano. No hay manera de que sobrevivan al aire libre, ya sea a temperaturas altas o bajas.

¿No lo sabías? 4 consejos para potencializar tu fertilidad

5. ¿Enfermedades de transmisión sexual?

Esta es otra de las razones por las que es importante el uso del condón aunque sea más difícil.

La posibilidad de contraer una ETS es igual en mar y en tierra. A pesar de que ciertos desinfectantes eliminan bacterias, no disminuirá el riesgo de la contraerla.  

6. ¿Fracturas?

Fracturas

Tal vez parezca algo exagerado, pero al poner en práctica distintas posturas sexuales bajo el agua es mejor hacerlo de manera meticulosa.

La densidad hace que se pierda el equilibrio fácilmente. Así pues, controla la pasión o de lo contrario terminarás con lesiones y, en casos graves, fracturas.

Y bien, ¿crees que podrías hacerlo bajo el agua?

Categorías: Sexo y relaciones Etiquetas:
Te puede gustar