6 hábitos que pueden estar afectando tu salud renal

Aunque nos pueda parecer una práctica inofensiva, el aguantar las ganas de orinar durante mucho tiempo puede provocarnos inflamación y causarnos problemas a nivel renal

Los riñones son los órganos que se encargan de trabajar todo el día para filtrar los desechos que viajan a través del torrente sanguíneo.

Se estima que procesan unos 190 litros de sangre durante la jornada y, de estos, eliminan dos litros de agua y toxinas.

También desempeñan un papel muy importante en la segregación de algunas hormonas y, a su vez, son claves para regular la presión arterial.

No obstante, al igual que otros órganos del cuerpo, sus funciones pueden verse comprometidas debido al desarrollo de algunas enfermedades y la acumulación excesiva de desechos.

El problema es que muchos ignoran los cuidados para conservarlos sanos y, de hecho, practican algunos hábitos que afectan de forma directa su salud.

Lo más preocupante es que día a día sufren un deterioro significativo que, aunque al principio no se percibe, acaba afectando la calidad de vida.

Por esta razón, hoy queremos dedicar este espacio a esas 6 costumbres que, de alguna manera, afectan la salud renal.

¡Descúbrelas!

1. Consumo insuficiente de agua

Te recomendamos leer: 10 señales de enfermedades renales que no debes ignorar

Bebe mucha agua

El consumo insuficiente de agua es uno de los factores que influye en la aparición de problemas renales y de las vías urinarias.

Este líquido vital es esencial para un óptimo proceso de desintoxicación y, junto a los riñones, se encarga de remover las toxinas presentes en la sangre.

La deshidratación puede conducir a la formación de cálculos renales y, a su vez, incrementa el riesgo de infecciones y problemas inflamatorios.

Sugerencias

  • Bebe entre 6 y 8 vasos de agua al día.
  • Incrementa el consumo de frutas y vegetales ricos en agua.
  • Ingiere bebidas saludables como el té o las aguas frutales.

2. Ingesta excesiva de sal

Aunque para muchos es un hábito inofensivo, lo cierto es que la acumulación de sodio en el organismo puede provocar graves desbalances en la salud renal y cardiovascular.

Ingerir alimentos con altos contenidos de sal es una causa directa de presión arterial alta y retención de líquidos.

Estas condiciones están asociadas con un mal funcionamiento de los riñones que, al tener dificultades por el exceso de sodio, disminuye su capacidad para remover el exceso de minerales a través de la orina.

Sugerencias

  • Remplaza la sal refinada de mesa por sal del Himalaya o sal marina.
  • Evita consumir más de 3 gramos de sal al día (media cucharada).
  • Busca alternativas para sazonar tus platos con otros condimentos saludables como las especias.

3. Consumo excesivo de bebidas alcohólicas

Ingerir bebidas alcohólicas en exceso

Si bien los principales efectos de las bebidas alcohólicas se experimentan en la salud hepática, los riñones también suelen verse afectados por las toxinas que contienen.

Su consumo habitual y desmedido puede provocar insuficiencia renal y daños graves en los tejidos.

Sugerencias

  • Modera o evita el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, incluyendo el vino tinto.

4. Ingesta de carnes rojas

Aunque las carnes rojas contienen algunos nutrientes que son buenos para el organismo, su consumo en grandes cantidades puede conducir al desarrollo de problemas metabólicos y renales.

El exceso de proteínas y grasas aumenta el trabajo de los órganos excretores y, debido a esto, reduce su capacidad para remover las toxinas.

Por otro lado, son alimentos con altos niveles de purinas que, al ser asimilados en el cuerpo, se convierten en ácido úrico.

Esta sustancia se acumula poco a poco en los tejidos y puede provocar condiciones crónicas como los cálculos renales y la gota.

Sugerencias

  • Consume máximo dos porciones de carne a la semana.
  • Remplaza las carnes rojas por opciones más saludables como el pollo, el pescado o el pavo.

5. Aguantar las ganas de orinar

aguantar

Aguantar las ganas de orinar es un hábito muy peligroso que, aunque al principio parece no tener efectos, produce inflamación y problemas renales.

Si bien en algunas ocasiones no es posible ir al baño de inmediato, lo ideal es hacerlo cuanto antes para evitar consecuencias en el sistema.

Retener la orina por mucho tiempo y de forma recurrente aumenta la presión en los conductos urinarios y afecta los riñones y la vejiga.

Sugerencias

  • Acude al baño tan pronto como el cuerpo te lo pida.
  • Evita el consumo excesivo de líquidos cuando no tengas un baño cerca.

Lee: 7 alimentos que te permitirán regular el nivel de sodio para cuidar de tu salud renal

6. Abuso de analgésicos

Los medicamentos analgésicos calman muchos dolores comunes pero, por desgracia, traen consigo algunos efectos secundarios cuando se toman de forma exagerada.

Sus compuestos químicos deben ser metabolizados en el cuerpo y, muchas veces, ocasionan dificultades a nivel renal y hepático.

Sugerencias

  • Disminuye al máximo el consumo de fármacos analgésicos.
  • Siempre que te sea posible, remplaza estos medicamentos por remedios naturales como las infusiones.

¿Identificas alguna de estas prácticas? Si es así, trata de corregirlas cuanto antes para prevenir problemas en tus riñones.

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar