7 alimentos maravillosos para prevenir las infecciones bacterianas

Más allá de recurrir a suplementos o a medicamentos es conveniente que incluyamos en nuestra dieta determinados alimentos que nos ayuden a combatir las infecciones de forma natural

Las bacterias forman parte de nuestro día a día. Al pensar en ellas visualizamos, casi al instante, las clásicas infecciones bacterianas intestinales, o esas enfermedades asociadas que todos hemos experimentado alguna vez.

Ahora bien, las bacterias son parte indispensable de la vida. Muchas de ellas son necesarias y beneficiosas para propiciar una salud fuerte y un sistema inmunitario capaz de protegernos de esos otras bacterias que sí originan las infecciones.

Estos microorganismos unicelulares mutan, varían e incluso se hacen resistentes a los antibióticos. Por ello, actualmente es imposible evitar con 100% de seguridad las infecciones bacterianas.

Sin embargo, lo que sí está en nuestra mano es hacer lo posible por elevar nuestras defensas. Además, también por cuidar de nuestra alimentación para conseguir un sistema inmunitario más resistente.

A continuación, te revelamos cuáles son los mejores alimentos que puedes incluir en tu dieta para protegernos de las infecciones bacterianas.

1. Probióticos para evitar las infecciones bacterianas

En nuestra alimentación descuidamos a menudo los probióticos de origen natural.

  • Es común, por ejemplo, recurrir a las clásicas bebidas lácteas ya enriquecidas con Lactobacillus casei. Sin embargo, es posible consumir productos que los contienen de forma natural.
  • El chocolate negro, el chucrut, el kéfir o el té de kombucha también son alimentos recomendables para prevenir infecciones bacterianas y fortalecer el sistema inmunitario.

Lee también los beneficios de consumi chucrut casero

2. El aloe vera

El aloe vera puede ayudar a combatir las infecciones bacterianas

Tomar cada día un vaso de agua tibia con una cucharada de gel de aloe vera pudese ser un modo de protegernos de ciertas infecciones.

  • La planta de aloe vera es antiinflamatoria y antibacteriana. Asimismo, ofrece numerosas vitaminas (A,C,E,B1, B2, B3, B6, B12 y acido fólico).
  • Su aporte de minerales también es elevado: calcio, cinc, cromo, selenio, hierro, cobre, magnesio

Todos estos elementos pueden ayudar a hacer frente a algunas enfermedades de modo natural, sin necesidad de tomar complementos vitamínicos.

3. La cúrcuma

Esta especia de color amarillo brillante y que da al curry su color intenso, actúa como un agente antibacteriano. Además combinar una cucharadita pequeña de cúrcuma con un poco de miel puede aumentar su eficacia.

Descubre también este remedio con cúrcuma y miel para tratar el dolor articular

4. Vinagre de sidra de manzana

Vinagre de sidra de manzana

Después de tu comida principal del día, tómate un vaso de agua (200 ml) junto con un cucharada de vinagre de sidra de manzana (10 ml).

  • Gracias a esta sencilla propuesta puedes mejorar  la digestión. Además, ayuda a equilibrar el pH del organismo para hacer frente a las infecciones bacterianas de una forma óptima.
  • No dudes en beneficiarte del vinagre de sidra de manzana, y si es de cultivo orgánico, mejor.

5. El té de ajo para combatir infecciones

Antiguamente, los soldados griegos tomaban este té de ajo después de las batallas para curar sus infecciones. El té de ajo es fácil de preparar y ofrece una gran cantidad de vitaminas (A, B1, B2 y C) y antioxidantes.

  • Además, el ajo es un antibiótico natural.
  • Se recomienda consumirlo entre dos o tres veces por semana, para ayudar a prevenir resfriados o gripes.

Descubre también cómo preparar este saludable té de ajo

6. Jugo de arándano

Jugo de arandanos beneficios al tomarlo para evitar infecciones

Los arándanos son apetecibles, un fruto muy atractivo y, lo más importante: pueden ayudar a combatir enfermedades.

La acidez de esta fruta se debe a su alto contenido en proantocianidinas, un tipo de flavanoles. Éstos, por ejemplo, pueden resultar beneficiosos para tratar la cistitis.

7. El limón

Su jugo natural parece ser adecuado para tratar las infecciones, ya que es un bactericida potente debido a su acidez. En algunas ocasiones se utiliza frente a infecciones pulmonares.

Para concluir, con el fin de prevenir o de hacer frente a las infecciones bacterianas del mejor modo, es necesario que cuidemos al máximo nuestros hábitos de vida.

Es recomendable alimentarse con frutas y verduras frescas, beber abundante agua y dormir bien. Del mismo modo, es necesario evitar también la automedicación o el abuso de los antibióticos sin prescripción médica.