7 soluciones caseras para disminuir los espasmos musculares

Además de ser un gran aliado en aromaterapia para favorecer la relajación, los masajes con aceite de lavanda son muy efectivos para aliviar las molestias producidas por los espasmos musculares.

Los dolores musculares se pueden deber a múltiples causas. Aunque en muchas ocasiones sabemos las razones por las que padecemos esos molestos dolores, en otras ocasiones desconocemos los motivos.

En gran parte de los casos, el estrés, la tensión muscular, las caídas, el ejercicio, un mal movimiento o incluso la gripe nos pueden provocar daños en los músculos, malestar y flojera.

Es muy importante saber aliviar el dolor muscular porque afecta directamente a nuestra calidad de vida: nos incapacita a realizar nuestro día de forma normal y siempre pensamos en el dolor. A su vez, el dolor muscular está relacionado directamente con los espasmos, que son movimientos involuntarios que aparecen de repente en nuestro cuerpo y son desde molestos hasta dolorosos.

Remedios caseros para tratar los espasmos musculares

Músculos tensos.

Los productos naturales son ideales para cuidar algunos malestares que aparecen en nuestro organismo. Si quieres conocer cuáles son los mejores tratamientos o soluciones para evitar tanto el dolor muscular como los espasmos musculares, sigue leyendo estas líneas.

Lee este artículo: 7 recomendaciones que te ayudarán a aliviar el dolor muscular

1. Agua caliente

El agua caliente o templada es perfecta para relajar el músculo. Se trata de uno de los remedios caseros más expandido gracias a su sencillez y eficacia.

  • Lo ideal es contar con una bolsa de agua caliente o compresas de tela mojadas en agua caliente. Aplicada en la zona afectada, ayudará a estimular la circulación sanguínea, por lo que ayudará a que desaparezcan la tensión muscular y la inflamación.
  • También puedes aprovechar el momento de la ducha para aplicar calor de forma local.

2. Ramas de romero

Se trata de una hierba muy beneficiosa para tratar y curar varias acepciones del organismo. En este caso su infusión puede ayudar a que la inflamación desaparezca: humedece un paño en la misma y aplica sobre la zona que desees tratar.

  • Si consigues aceite de romero puedes aplicarlo mediante masajes suaves y firmes para mejorar la afección.

3. Aumentar la ingesta de potasio

La falta de potasio puede provocar espasmos musculares severos. Es un nutriente valioso que evitará que suframos, además, calambres en las extremidades.

Para evitarlos, aumenta la ingesta de alimentos ricos en potasio. El plátano es uno de los adecuados. Si no te gusta su sabor, puedes camuflarlo en un zumo o batido con otras frutas. Busca siempre las de temporada y haz la mejor combinación para ti.

4. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana tiene magníficas propiedades medicinales, además de otros muchos usos domésticos. En este caso, es muy efectivo para evitar el dolor y los espasmos musculares en el cuerpo. Es un remedio ideal para combatir la tensión del músculo.

  • Para aprovechar sus beneficios podemos sumergir la zona afectada en un recipiente con una mezcla de agua y dos tazas de vinagre (500 ml).
  • Otra opción es la de aplicar gasas o compresas impregnadas en la mezcla y deja actuar durante 30 minutos.

5. Hielo

Siempre que pensamos en malestar muscular pensamos enseguida en los cubitos de hielo. Son uno de los grandes antiinflamatorios naturales que siempre tenemos a mano en casa.

  • Puedes aplicar frío de manera sencilla envolviendo unos cubitos de hielo en una toalla. Evita aplicar el hielo directamente, ya que pude provocar quemaduras en la piel.
  • Después deja que actúe el hielo durante 15 minutos en la zona. Puedes hacer este tratamiento de 2 a 3 veces al día, siempre que lo necesites.

6. Infusión de valeriana

Descubre: Hierbas medicinales para aliviar el estrés

Una de las plantas más relajantes que encontramos es la valeriana. Puedes preparar  una infusión de valeriana para relajar el cuerpo tanto física como mentalmente.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de valeriana (15 g)

Preparación

  • Añade una cucharada de valeriana en una taza de agua hirviendo y deja infusionar durante 5 o 10 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, cuela y bebe.

Lo ideal es tomarla por la noche antes de acostarse para que el cuerpo se recupere durante todas las horas nocturnas.

7. Aceite de lavanda

Del aceite de lavanda puede ser desde ahora tu mejor aliado para combatir los espasmos musculares. Al igual que la valeriana, la lavanda tiene propiedades muy relajantes, por lo que también se utiliza en muchísimos ambientadores.

  • Para utilizarlo, consigue aceite de lavanda en una herboristería (si lo deseas, puedes prepararlo tú mismo).
  • Aplícalo en la zona afectada y masajea hasta que se reabsorba.

Como has podido comprobar, estas recomendaciones son muy básicas pero al mismo tiempo muy efectivas para tratar y eliminar los espasmos musculares. Sin lugar a dudas, una forma muy sencilla de evitar el dolor y mejorar tu calidad de vida.