8 claves para comer sano si tienes poco presupuesto

María Eugenia Thomas 20 diciembre, 2017
Hay ingredientes que suelen ser costosos, pero tener una dieta equilibrada no siempre depende del precio de los alimentos. Existen varias opciones para comer sano y a la vez ahorrar en tus compras.

Comer sano cuando tienes un presupuesto ajustado, la planificación de comidas y las compras tienen sus desafíos. Desafortunadamente, el aumento en los precios de los alimentos hace que no siempre podamos comer de forma saludable. Es probable que tu cheque de pago no aumente tan rápido como el precio de la comida. En el peor de los casos, eres estudiante y eso lo hace aún más difícil.

Aquí hay 8 claves para comer sano si tienes poco presupuesto.

1. Compra productos cuando estén en temporada

Los productos frescos siempre son excelentes, pero el costo puede afectar un presupuesto corto. Adquiere lo que está en temporada y considera abastecerte cuando encuentres un buen precio.

La comida cultivada en temporada sabe mejor y es más barata. Hortalizas de raíz en el invierno. Manzanas y calabaza en el otoño. Brócoli y bayas en el verano.

2. Ve al mercado de agricultores

mujer comprando verduras

Dependiendo de dónde vivas, los mercados de agricultores pueden o no ahorrarte dinero durante el horario regular. Considera visitar el mercado al final del día, cuando es muy probable que obtengas buenas ofertas.

Ve al mercado público/mercado de agricultores una hora antes de que cierren y podrás obtener algunas gangas muy buenas. Esto se debe a que los vendedores quieren descargar tanto como sea posible antes de cerrar el día.

¿No lo sabías? Estos 6 hábitos te amargan la vida

3. Amplía tus horizontes culinarios

Cocinas como la mexicana, la asiática y la india dependen en gran medida de ingredientes baratos, como los frijoles y fideos. En estas cocinas el arroz también es un alimento básico y barato. Si te gusta la comida mexicana, puedes hacer burritos rellenos con todo lo que quieras. O puedes hacer una versión sin tortilla. Muy abundante, mucha proteína y fibra.

Considera echar un vistazo a los mercados étnicos locales. No solo es probable que encuentres una ganga en ciertos productos, sino que también encontrarás ingredientes realmente interesantes. Puedes comprar fideos variados y baratos en un mercado asiático. Eso se aplica a casi todos los condimentos/salsas para comidas asiáticas. Los supermercados étnicos (chinos, griegos, libaneses, etc.) son una gran fuente de ingredientes interesantes de buena relación calidad-precio.

4. Adquiere cortes de carne menos costosos

Carne de vacuno y la ternera

Aún puedes disfrutar de la carne cuando tienes un bajo presupuesto. Busca cortes de carne menos costosos, como muslos de pollo en lugar de pechugas de pollo. Aprende a valorar los cortes más baratos. Los cortes de órganos y los cortes de carne que vienen con hueso, así como los más duros son todos muy baratos y ¡muy nutritivos y sabrosos! En comparación con, por ejemplo, pechugas de pollo sin piel y sin hueso.

Busca cortes como filetes de cuello de cordero, barriga y mejillas de cerdo, codillos de cerdo y ternera, pollos enteros que rindan lo suficiente para las sobras, hígado de pollo, molleja, etc.

Guarda los filetes y el salmón para ocasiones especiales. Compra huevos, leche, suero de leche, atún, hígado de terneros, requesón.

5. Compra granos enteros y frijoles

Los frijoles y los granos integrales son una forma económica y sabrosa de aumentar las comidas e incluso pueden ser una comida en sí mismos. Los frijoles negros son ideales para rendir tu provisión de carne. Mezcla los frijoles negros cocidos con carne molida y haz hamburguesas usando eso.

Compra un paquete de bayas de trigo, cocínalo y congélalo en porciones individuales para echar en ensaladas o sopas cuando las necesites. Los granos enteros también te mantendrán satisfecho por más tiempo.

6. Compra a granel

Es peligroso comer arroz

Especialmente cuando tienen promociones en ejecución. Los alimentos como la pasta, el arroz y la avena son fáciles de almacenar. Si están a la venta, compra todo lo que puedas y almacena.

A menudo obtienes envío gratuito y descuentos al comprar a granel. Puedes hacer un pedido de 4 meses para ti, tu familia y amigos y dividir los costos. Las tiendas de abarrotes con frecuencia rebajan las carnes hasta en un 70 % a medida que se acercan a la fecha de vencimiento. Compra varias libras y guárdalas en el congelador.

¿Quieres conocer más? 6 exfoliantes corporales con arroz

7. Reutiliza las sobras

Si no te gusta comer la misma comida una y otra vez, considera colocar las sobras en una comida completamente nueva y deliciosa. Los ingredientes de una comida más tarde pueden funcionar en un sándwich (pollo escalfado, albóndigas, pastel de carne, cerdo, etc.). Cuando los pollos enteros estén en oferta, compra dos y cocina ambos. La primera noche prepara pollo asado y luego puedes hacer sopa, pastel de pollo, echar un poco al arroz frito, sándwich… Realmente puedes hacer rendir un par de pollos y preparar un montón de opciones.

8. Mantén la nevera y alacena organizadas

mujer guardando alimentos en la nevera

Las sobras son siempre geniales, pero son totalmente inservibles si se pierden en la parte posterior de la nevera. Etiqueta los restos y mantén el refrigerador organizado para minimizar el desperdicio de alimentos.

Utiliza una tira de cinta adhesiva y un marcador indeleble para identificar los alimentos y la fecha en el recipiente. Empaca alimentos en las cantidades que usarás, como congelar pedazos de pollo de a dos y hamburguesas envueltas por separado. Al congelar alimentos asegúrate de pasar periódicamente por tu congelador y comer todo allí.

Te puede gustar