Actividad física en los niños

Marilu Caldera · 11 octubre, 2018
Aunque nos parezca un simple pasatiempo para que se diviertan, la actividad física en los niños les ayuda a desarrollar mejor sus diferentes sistemas y a lograr una mejor salud general.

La actividad física en los niños contribuye al desarrollo social, fomenta la autoconfianza, la interacción e integración social. También puede reforzar el comportamiento saludable para evitar que de adolescente caigan en el consumo de tabaco, drogas y alcohol. Así, a su vez, podrá obtener un mejor rendimiento escolar.

Es conveniente que los niños que no están acostumbrados a realizar actividades físicas comiencen con ejercicios ligeros y aumentarlos gradualmente. A medida que se van adaptando se incrementará la duración, la frecuencia y la intensidad.

También, se recomienda que los niños y jóvenes con discapacidad hagan actividades físicas. Sin embargo, antes de iniciar deben solicitar a su médico tratante un informe donde indique el tipo y la cantidad de ejercicios pueden hacer, de acuerdo a sus limitaciones.

Actividades para los niños de acuerdo a la edad

Para que el ejercicio físico sea saludable, debe estar adaptado a la condición física, a la edad y a las preferencias del niño. Además, lo más importante es disfrutar, no la competencia.

  • Lactantes: Para los lactantes son ideales los juegos en el suelo o en el agua. Podemos implementar aquellos en los que sean necesarios movimientos de brazos y piernas, como buscar y agarrar objetos. También pueden girar la cabeza con movimientos suaves, empujar y jugar con otras personas.
  • Preescolares (hasta 5 años): Andar, ir en bicicleta, columpiarse, correr, juegos, saltar y actividades en el agua.
  • Escolares y adolescentes:Para estas edades se recomienda las actividades físicas con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias, musculares y sistema óseo. Estas actividades consisten en juegos, deportes, desplazamientos recreativos o ejercicios programados.

Para obtener mayores beneficios en la salud se deben invertir 60 minutos en las actividades moderadas. Esta rutina se puede realizar en tiempos más cortos (por ejemplo, dos sesiones de 30 minutos, por lo menos, tres veces a la semana).

Beneficios de las actividades físicas en los niños

 

La práctica de actividades físicas es muy importante para la correcta evolución física del menor. Así:

  • Desarrolla el aparato locomotor (huesos, músculos y articulaciones)
  • Desarrolla el sistema cardiovascular (corazón y pulmones).
  • Favorece el control del sistema neuromuscular (coordinación y control de los movimientos).
  • Controla el peso y mejora la postura corporal.
  • Mantiene la flexibilidad.
  • Desarrolla la fuerza y la postura corporal.

¿Lo sabías? ¿Por qué es tan importante el deporte para los niños?

Algunas recomendaciones de actividad física en los niños

 

Durante el día se pueden aprovechar las actividades cotidianas para realizar ejercicios, a fin de evitar el sedentarismo.

  • Utilizar escaleras en lugar de ascensores o escaleras eléctricas.
  • Trasladarse caminando o en bicicleta hasta la escuela.
  • Disminuir las horas que dedican al televisor y los videojuegos.
  • Acompañar a los adultos a pasear al perro.
  • Incorporar al niño en las tareas domésticas.

Tipos de actividades

Actividades físicas dirigidas

  • Educación física escolar para mejorar la condición física y la expresión corporal.
  • Práctica de juegos y deportes para el desarrollo de las cualidades físicas.
  • Actividades en la naturaleza.

Actividades físicas dirigidas o espontáneas en el tiempo libre

  • Asistir a clases de danzas, gimnasia, natación
  • Entrenar en un equipo deportivo.
  • Juegos infantiles: el rescate, el pilla-pilla, el juego del pañuelo, el escondite, etcétera.
  • Bailes y danzas.
  • Juegos y actividades deportivas y recreativas

Descubre: Los niños y el deporte: ¿Cómo sacar el deportista que llevan dentro?

Sugerencia antes de iniciar actividades física

Muchos padres creen que sus niños son perezosos, por desconocimiento de enfermedades como la hipotonía. Esta patología consiste en la disminución del tono muscular. Como consecuencia, el menor presenta flojera y rechazo a las actividades físicas.

Por lo anterior descrito, se sugiere que antes de iniciar alguna actividad física, los padres consulten a un especialista para que realicen un chequeo médico al niño. Así, podrá certificar que goza de buena salud y puede comenzar con una rutina adecuada.

Para finalizar, es importante que la actividad física forme parte de la actividad diaria. Si se practica de forma esporádica no obtendrá los mismos beneficios que cuando se realiza regularmente. Debes tener en cuenta que, con un mínimo de ejercicios que realice el niño, ya estará combatiendo el sedentarismo.

Asimismo, no olvides la importancia de iniciar todas estas actividades en la niñez y, preferiblemente, en compañía del grupo familiar. De esta manera será más fácil que adopte el hábito y pueda mantenerlo en la edad adulta.

 

Cómo inculcar una vida de deporte a los niños