Agua con sabor: todo lo que debes saber

13 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Anna Vilarrasa
Con el auge del estilo de vida healthy y la cada vez peor propaganda de los refrescos, el agua con sabor llega con fuerza en el mercado. Descubre todo lo que se esconde detrás de ellas.

Hoy en día nadie duda de la importancia que tiene para nuestro organismo mantenerse bien hidratado. Tampoco la industria alimentaria. Es por eso que en los últimos años se han proliferando gran variedad de bebidas nuevas. Entre ellas, el agua con sabor.

¿Con qué nos hidratamos?

Con unos veranos cada vez más cálidos, las alertas de los expertos frente a las altas temperaturas se nos van haciendo cada vez más familiares. Protegernos del sol, no realizar ejercicio en las horas centrales del día, mantenernos frescos e hidratarnos.

Todos sabemos que deberíamos beber alrededor de  unos dos litros de agua al día, ya que así lo establecen las principales autoridades en materia de salud. Un estado de deshidratación podría comportar trastornos metabólicos y funcionales graves.

Sin duda alguna, la mejor  opción para hacerlo es el agua. Pero para muchas personas no siempre es fácil beber estas cantidades, pues la encuentran insípida o no les apetece. 

Es por esto que existe en España un gran consumo de otro tipo de bebidas como los refrescos, los zumos o las bebidas energéticas. Como se refleja en el Informe de Consumo de Alimentación en España, en el año 2017 se consumieron un total 2.109,58 millones de litros de bebidas refrescantes, con una media de 49,43 litros por persona al año. 

El problema es la gran cantidad de azúcar añadido que suelen tener la mayoría de ellas. Y cada vez son más las voces que alertan de la elevada presencia de azúcares libres en nuestra dieta y los peligros que comportan para la salud. Es por eso que debemos poner especial atención en reducir el consumo de este tipo de bebidas. 

Lee más 8 alimentos que ayudan a la hidratación

Llega el agua con sabor: sus puntos fuertes

Aguas con sabor de fresa
Las aguas con sabor que se hacen con ingredientes naturales como las frutas son ideales para hidratarse. Además, son idóneas para evitar el consumo de refrescos. 

Cuando hablamos de agua con sabor nos referimos a agua infusionada o aromatizada con frutas, verduras,  o especias. Nada más. En este caso estaríamos hablando de una bebida tan sana y recomendable como el agua.

El agua con sabor puede ser una muy buena opción para hacer de la hidratación algo más sabroso, variado y divertido. Y no sólo eso. Puede ser una manera de ir rebajando el consumo de refrescos, optando por otras bebidas que nos hidraten sin ser dañinas para la salud. Y que incluso nos puedan llegar a proporcionar placer.

Cuidado con los puntos débiles

El agua con sabor ha encontrado un hueco en el mercado entre las personas concienciadas del elevado consumo de azúcar y de la importancia de alimentarse bien para cuidar la salud.

La pareja que forman el agua y la fruta parece una opción muy saludable. Pero no todas las aguas con sabor del mercado son lo que parecen a priori, y cuentan con algunos puntos débiles.

Las cantidades de azúcar 

Analizando las etiquetas de algunas de las aguas con sabores que podemos encontrar en el mercado, nos damos cuenta que la mayoría contienen azúcar u otros edulcorantes entre sus ingredientes. 

Así, algunas de ellas  se parecen  más a un refresco que al agua mineral. Pueden llegar a contener el equivalente a dos o tres cucharaditas de azúcar por vaso. Incluso algunas llegarían a cubrir el límite marcado por la OMS en una sola lata de bebida.

Por esto, y aún creyendo que optamos por una bebida más saludable,  estaríamos añadiendo una gran cantidad de azúcar a nuestra dieta. 

Lee más: Qué son las calorías vacías y en qué alimentos se encuentran

Una larga lista de ingredientes

Ya hemos visto que los ingredientes ideales deberían ser agua y fruta o verdura. Pero en algunas de ellas, la lista de ingredientes puede llegar a ser muy larga. A parte del azúcar o edulcorantes antes comentados, podemos encontrar: zumos concentrados de frutas, aromas, acidulantes, conservadores y colorantes. 

Muy lejos , por tanto, de lo que consideramos aceptable para una bebidas que quiera parecerse al agua mineral.

Plantas, vitaminas y minerales

Lo que buscamos en el agua es una bebida que nos hidrate y reponga los minerales perdidos. Salvo en condiciones muy especiales, el agua no debe aportarnos otros nutrientes que ya obtenemos con los alimentos. 

Así que debemos tener cuidado cuando encontramos mensajes de salud en las etiquetas. No nos dejemos seducir por los mensajes de  energizante, detox o equilibrante, ya que la función de una bebida debe ser la hidratación.  

Para disfrutar de las propiedades medicinales de las plantas es mejor acudir a centros especializados donde nos ofrezcan un consejo personalizado. 

La mejor agua con sabor: la casera

Aguas con sabor y fruta
Las aguas con sabor que se hacen en casa son saludables e ideales para refrescarse en verano. Sin embargo, debes asegurarte de hacerla solo con ingredientes sanos como frutas, vegetales y especias.

Si elaboramos nuestras propias aguas con sabores en casa, sabemos exactamente los ingredientes que estamos  utilizando. 

Además podemos innovar y experimentar con distintos ingredientes, probar especias nuevas y aprovechar algunas frutas o verduras que tengamos en casa a punto de estropearse.

Si seguimos estas 3 normas básicas tendremos bebidas sanas y refrescantes para el resto del verano. ¡Y unos refrescos geniales para sorprender nuestros amigos e invitados!

1. El agua debe ser la base

El ingrediente principal debe ser el agua o, si lo preferimos, agua con gas. Lo añadiremos al final del proceso. Una vez preparado, lo dejamos un mínimo de 12 horas antes de tomarlas para que adquieran más sabor. Antes de servir podemos añadir cubitos de hielo para mantener el frescor.

2. Cualquier fruta que nos guste es válida

Limón, naranja, lima, piña, mango, fresas o la fruta que prefieras. La cortamos en pedazos y los introducimos en una jarra ancha. Cuanto más pequeños sean los trozos mejor. Y las frutas más jugosas como las fresas, frambuesas o arándanos podemos triturarlas un poco y así soltaran más jugos y aromas. Con pepino, zanahoria o apio también nos saldrán unas buenas combinaciones.

3. Agregar especias y hierbas frescas

Las especias y hierbas frescas combinan muy bien con las frutas y nos dan un plus de frescor y de sabor. En el caso de las hierbas frescas (menta, albahaca, salvia, perejil, etcétera), cortamos unas hojas y las mezclamos directamente con las frutas. En el caso de las especias como la canela, el cardamomo, el clavo de olor o el jengibre, haremos una infusión previa y la añadiremos cuando esté templada.

¿Te animas a preparar tus propias aguas con sabor? Como lo puedes notar, estas bebidas son una buena opción para hidratarte cuando las haces con frutas e ingredientes naturales. En lo posible, evita las presentaciones que contienen azúcares y añadidos.

  • European Food Safety Authority . Panel sobre productos dietéticos y alergias (NDA). Opinión Científica sobre los valores dietéticos de referencia para el agua. Revista EFSA 2010; 8(3):1459.
  • España. Real Decreto Ley 15/1992. Reglamento Técnico Sanitario de Elaboración, Circulación y Venta de Bebidas Refrescantes. BOE (27-1-1992).
  • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Informe del Consumo de Alimentación en España 2017. Madrid 2018.
  • Popkin, B. M., D’Anci, K. E., & Rosenberg, I. H. (2010). Water, hydration, and health. Nutrition Reviews. Blackwell Publishing Inc. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2010.00304.x