5 alimentos que nos ayudarán a evitar los “michelines” según la ciencia

Para acabar con la acumulación de grasas y los michelines debemos adoptar unos hábitos de vida saludables y practicar actividad física. El consumo de ciertos alimentos también nos puede ayudar

Los michelines son esa acumulación antiestética de grasa que, al final, acabamos asumiendo con cierta sensación de desesperanza.

La edad, un metabolismo más lento o la genética determinan, sin duda, esa tendencia de unas personas frente a otras a desarrollar más o menos michelines.

Ahora bien, más allá del problema estético, hablamos nos encontramos ante un asunto de salud.

El abdomen que acumula más grasa de los índices que se consideran normales supone un indicador de riesgo. Podemos desarrollar enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión…

Comer, lo queramos o no, hace que acumulemos calorías. No obstante, nuestro cuerpo las necesita en un nivel adecuado para obtener energía.

Así pues, recuerda: para perder esos kilos lo último que debemos hacer es “dejar de comer”.

Hay que comer bien, y hay que hacerlo con salud. Quien elige, por ejemplo, saltarse una o varias comidas, lo que consigue es alterar su metabolismo y, en consecuencia, perder masa muscular, no grasa.

Por ello, los nutricionistas lo tienen claro. Debemos mantener hábitos de vida saludables y alimentarnos de manera consciente.

Elegir bien los alimentos que vamos a poner en nuestra mesa es clave para perder, poco a poco, esa grasa acumulada.

A continuación, te ofrecemos 5 claves.

1. El café y la oxidación de las grasas

Michelines

Una o dos tazas de café al día es sinónimo de salud. Tu cerebro lo agradecerá, tú hígado combatirá múltiples enfermedades y tu peso también lo va a notar.

Te recomendamos leer también “¿por qué me siento hinchada todo el tiempo?”

Reiteramos una vez más el dato: una o dos tazas de café. No se trata en absoluto de hacernos varios litros de esta bebida para acelerar la pérdida de peso.

  • Si seguimos una dieta adecuada donde no falte el café lograremos perder los michelines.
  • Según un estudio científico publicado en diversas revistas médicas, el café nos ayuda a favorecer la oxidación de las grasas.
  • El consumo equilibrado y regular de cafeína acelera el metabolismo y nos permite quemar las grasas gracias a la liberación de un tipo muy determinado de sustancia: la adrenalina.

2. Las naranjas amargas en el desayuno

Naranja Amarga

Puede que más de uno haya dibujado un gesto de disgusto. ¿Naranjas amargas? Así es.

Lejos de ver esta variedad de fruta (la citrus x aurantium) como algo desagradable al paladar, basta recordar lo idóneo que resulta una buena tostada con mermelada de naranja amarga.

  • Nuestro desayuno sería muy completo si acompañáramos un poco de naranja amarga con una tostada de pan de centeno.
  • Esta variedad de naranja contiene fenilefrina. Se trata de un compuesto muy poderoso a la hora de poner en marcha nuestro metabolismo cuando estamos en reposo.
  • Si nos acostumbramos a consumir naranja amarga en dosis moderadas lograremos un efecto saciante y una cintura con menos volumen de grasa.

No obstante, hay que tener en cuenta un dato: consumirla en exceso puede ocasionarnos hipertensión.

3. El pomelo o toronja para el sobrepeso

Los pomelos o toronjas son esos cítricos fabulosos que no deberían faltar en nuestra dieta.

Busca siempre un pomelo natural a la hora de preparar un jugo antes que consumir el embotellado. Ganarás en salud y aprovecharás todas sus propiedades.

Te recomendamos leer también “perder peso con legumbres es posible”

  • Gracias a un estudio llevado a cabo en la Universidad de Arizona (Estados Unidos), consumir un pomelo o toronja al día sería muy adecuado para las personas con sobrepeso.
  • Lo que consigue esta fruta no es “bajarnos de peso”. No acabará con nuestros michelines. Lo que hace, en realidad, es mejorar nuestra salud cardíaca, reducir el colesterol y la hipertensión.
  • Esa puesta a punto general de nuestra salud mediada por el pomelo crea los condicionantes perfectos para que, poco a poco, nos sea “más fácil” perder peso.

El pomelo, por tanto, no hace milagros… pero los propicia.

4. El vinagre, pero no todos los vinagres

A la hora de perder peso y esos molestos michelines elige vinagre de manzana, nunca vinagre balsámico. Este último, aunque más sabroso al paladar, contiene más calorías.

  • El vinagre de manzana es un ingrediente milenario famoso por sus múltiples y saludables propiedades.
  • La Universidad de Washington o la revista Bioscience publicaron varios estudios donde se demostró que incluir vinagre de manzana en nuestra dieta favorece la pérdida de grasa abdominal.
  • Asimismo, reduce el colesterol malo o LDL,  nos ayuda a destaponar las arterias obstruidas y cuida de los ganglios linfáticos.

5. Las guindillas y los michelines

Paréntesis con guindillas

Insistimos una vez más en que la clave de la pérdida de peso está en una dieta equilibrada y en evitar el sedentarismo.

Solo porque los alimentos aquí referenciados nos ayuden a combatir los michelines no significa que debamos consumirlos en exceso.

Descubre también cómo eliminar la grasa de los brazos con estos ejercicios

Este consejo es esencial a la hora de hablar de la comida picante o de las guindillas. Ahora bien, ¿Es cierto que nos ayudan a bajar de peso?

Parece ser que sí.

  • El secreto de su poder adelgazante está en la capsaicina. Se trata de un compuesto químico presente en los pimientos que le confiere esa sensación indescriptible que tanto agrada a muchas personas.
  • Aumenta nuestro metabolismo, y además, reduce nuestro apetito.
  • Asimismo, según el Journal of Proteome Research, la capsaicina estimula ciertas proteínas capaces de descomponer la grasa e  inhibir incluso su acumulación excesiva.

Si tu estómago te lo permite, no dudes en aderezar –de vez en cuando– tus platos con una pizquita de guindilla. Un poco de “calor” cada cierto tiempo sienta muy bien.

Categorías: Perder peso Etiquetas:
Te puede gustar