7 alimentos para desinflamar el páncreas y el hígado

A la hora de desinflamar el páncreas y el hígado para conseguir una mejor salud general podemos aprovechar los beneficios de determinados alimentos que nos ayudarán también a depurar toxinas

El páncreas y el hígado son dos órganos fundamentales para el correcto funcionamiento del aparto digestivo y tienen un papel muy relevante en la adecuada síntesis de las grasas y de las enzimas digestivas.

El día a día, los múltiples compromisos, las apretadas agendas y la gran oferta de comida preparada que promete ahorrarnos tiempo y esfuerzo, no suelen contribuir a mantener en forma la salud de estos dos órganos.

Una alimentación sana, natural y cuidada, no solo es favorable para mantener el equilibrio natural de estos dos órganos. Además, en momentos puntuales de inflamación pueden ayudar a recuperar su función armónica.

Más allá del beneficio directo sobre el páncreas y el hígado, todo nuestro aparato digestivo agradecerá una alimentación basada en productos naturales, lo menos procesados posible. También con ella estaremos ayudando de manera directa que la sensación de bienestar general aumente.

Evitar el sedentarismo y los malos hábitos, como el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, intentar reducir el consumo de azúcar y de grasas saturadas y aumentar la ingesta de frutas y verduras son los primeros pasos que podemos dar en nuestro propósito de mantener un hígado y páncreas en buen estado.

Además, por sus propiedades y beneficios, detallamos a continuación siete alimentos que recomendamos incorporar en nuestra rutina de alimentación diaria.

¡Comer bien para sentirse bien!

1. Remolacha y zanahoria

La hepatomegalia, o inflamación del hígado, puede tener múltiples y variados orígenes, por tanto lo más aconsejable es consultar a un especialista ante el más mínimo síntoma o sospecha de inflamación.

No obstante, es imprescindible que cuidemos de nuestra dieta. Recomendamos por tanto incluir  este zumo natural a base de remolacha y zanahoria. Gracias al alto contenido en betaína de su ingrediente principal, también puede ayudar al correcto funcionamiento del páncreas y el hígado.

Ingredientes

  • 1 remolacha
  • 1 zanahoria
  • 200 ml. de agua
  • 50 ml. de zumo de limón

Preparación

  • Lavamos bien la remolacha y la zanahoria
  • Cortamos en trozos pequeños para facilitar el licuado
  • Añadimos el agua junto al zumo de limón

Bébelo por la mañana. Te sentará muy bien.

Descubre también 7 hábitos “inocentes” que originan cambios hormonales

2. Té verde

Una buena taza de té verde al día puede resultar muy beneficiosa para nuestra salud

Dentro de las múltiples propiedades y beneficios del té verde encontramos su capacidad para desinflamar tanto el hígado como el páncreas. Además, las catequinas, ayudarán a mejorar su función.

El té verde ayuda a reducir la carga de grasa del hígado y su alto contenido en antioxidantes puede favorecer su regeneración.

Aun así, no es aconsejable tomar más de una taza diaria de esta beneficiosa infusión.

3. Aguacate

Los aguacates son ricos en glutatión, un tripéptido no proteínico que deriva de los aminoácidos y que ayuda a nuestro hígado y páncreas a a reducir toxinas.

Además, tampoco podemos olvidar que el aguacate es rico en grasas monoinsaturadas, las conocidas como “grasas buenas”.

Estas cuidan de la salud de las paredes arteriales y desvían el colesterol malo (LDL) para que sea metabolizado de forma más sencilla por el hígado.

Descubre también cuáles son los 7 peores alimentos para tu digestión

4. Aceite de oliva para el páncreas y el hígado

Cucharada de aceite de oliva y limo´n

Los aceites orgánicos prensados en frío, como pueden ser el de oliva, el de cáñamo y el de semillas de lino, son grandes aliados para el páncreas y el hígado.

Aun así, recuerda, debemos consumirlos con moderación y del modo más natural posible: un chorrito en una ensalada, en una tostada de pan integral…

Nos ayudará a desinflamar estos órganos, a depurar las toxinas dañinas y a optimizar la función de nuestro organismo.

5. Granos alternativos: mijo, quinoa y trigo sarraceno

Llamamos “granos alternativos” a esa fuente de fibra, proteínas y minerales poco usados en nuestra cotidianidad. Como su propio nombre indica, esconden una gran cantidad de propiedades a pesar de su reducido tamaño.

El mijo, la quinoa o el trigo sarraceno son un claro ejemplo de esta propuesta.

Este tipo de granos contienen enzimas que favorecen la digestión, desinflaman y cuidan de que el nivel de colesterol se mantenga bajo control. Y no solo eso, además resultan muy beneficiosos para el funcionamiento del propio corazón.

Estos granos están cada vez más presentes en supermercados, herbolarios y tiendas especializadas.

6. Alcachofa

La alcachofa es conocida por sus propiedades depurativas que pueden ayudar para desinflamar el páncreas y el hígado

Sea cual sea la época del año, la alcachofa permite su elaboración en diferentes y suculentas recetas que hacen que sea una comida o cena sensacional.

Esta verdura crucífera cuida de nuestro páncreas y el hígado. También estimula el funcionamiento de la vesícula biliar.

Favorece la adecuada digestión de las grasas, reduce la inflamación y potencia la función del hígado perezoso o del hígado graso.

Asimismo, ayuda a depurar toxinas y favorecer el movimiento intestinal.

Anímate a tomar por las noches unas alcachofas hervidas, aderezadas con un poco de aceite de oliva, vinagre y limón.

Descubre cómo limpiar el colon de modo natural

7. La papaya

La papaya es algo más que esa fruta tropical de sabor delicioso y que tanto favorece nuestra digestión.

Gracias al rico contenido en flavonoides como la criptoxantina, su consumo ayuda a reducir el nivel del colesterol malo o LDL, puede contribuir a frenar la oxidación celular y además también puede favorecer a reducir la inflamación de estos órganos.

No dudes en aprovechar los beneficios de esta fruta siempre que puedas. Tu organismo lo va a agradecer.

  • Zaveri, N. T. (2006). Green tea and its polyphenolic catechins: Medicinal uses in cancer and noncancer applications. In Life Sciences. http://doi.org/10.1016/j.lfs.2005.12.006
  • Perea, J., & Subirats, J. (2005). La digestión. In Biología. ESO.
  • Posada, A. (2016). Las causas. ATLAS DE DIA.