El amor necesita cuidarse de raíz para que florezca cada día

El amor es un sentimiento que debe demostrarse día a día a través de pequeños gestos. No basta con decir a nuestro ser querido lo que sentimos, hay que ponerlo en práctica

El cuidado del amor no se aplaza ni se posterga para cuando nos venga bien.

El querer bonito y enriquecedor merece ser atendido a través de las pequeñas cosas, esas que nutren nuestras raíces en el día a día y nos permiten florecer.

Cuando hablamos de “nutrir” el amor, no nos referimos solo a ese vínculo establecido entre una pareja.

Hablamos también de ese pilar esencial con el que educar a un niño, demostrándole apoyo cotidiano, seguridad en cada momento y ese afecto con el cual crecer en autoestima y fortaleza interior para descubrir el mundo.

Parece, sin duda, una obviedad. Todos sabemos lo que significa la palabra amar y, sin embargo, en ocasiones se nos escapa que esta emoción debe traducirse en intencionalidad para que se note.

Para que nos las creamos y para que una persona se sienta, a su vez, unida a alguien que le es significativo.

El amor debe cuidarse de raíz a diario y a través de las pequeñas cosas.

Te proponemos reflexionar sobre ello.

Para ser auténtico el amor  debe saber demostrarse

Estamos seguros de que la siguiente situación te será conocida: tienes a un familiar, a alguien cercano que a menudo te dice aquello de “cuánto te quiere”.

Sin embargo, cuando necesitas de verdad a esa persona, no está. De hecho, nunca está presente de forma real para dar forma y sentido a ese supuesto cariño.

El amor, por tanto, debe demostrarse con autenticidad en las cosas grandes pero también en las más pequeñas, en las más cotidianas.

Descubre 5 consejos para mantener tu relación de pareja

El cariño no se pospone para un mejor momento

pareja-abrazada

Las personas que están siempre ocupadas y que no saben priorizar o establecer límites entre lo que es esencial y lo secundario generan infelicidad a su alrededor.

  • Pensemos, por ejemplo, en esos padres que no ofrecen a sus hijos una atención adecuada porque, según ellos, siempre tienen responsabilidades.
  • Ahora bien, queda claro que, en la actualidad, todos somos conscientes de que las jornadas laborales no armonizan demasiado con la vida familiar.
  • Sin embargo, hay un aspecto que no debemos olvidar: en realidad, no importa que el tiempo compartido con nuestros hijos sea menor al que deseamos, lo esencial es que esas horas tengan CALIDAD.
  • A veces, el cariño y el amor más sincero solo necesita una muestra muy pequeña para quedar validado. Mientras esa muestra sea auténtica no importa que sea breve.

Descubre también para dar al mundo niños respetuosos, educa niños respetados

El amor está en las pequeñas cosas, no solo en los grandes actos

pareja-sentada-abrazada

Hay quien comete el error de dar por sentado el amor.

Para ellos, tener una pareja es empezar a creer que todo puede perdonarse, que los esfuerzos ya no son necesarios, que la atención hacia el otro no es una prioridad cuando ya se hace vida en común y todo está dicho.

  • Pensar esto es un ERROR. Las relaciones son como una planta preciosa, a la vez que delicada.
  • Una relación debe nutrirse de raíz día a día. Necesita agua, nutrientes, luz… Si no recibe atención, la planta se va secando hasta que se caen sus hojas y muere.
  • Con las relaciones afectivas sucede lo mismo: lo que se descuida y se da por sentado se pierde.

Lee también “nuestras relaciones son el espejo de cómo nos vemos a nosotros mismos”

Debemos recordar el valor de las pequeñas cosas, cuidar la relación en ese día a día donde todas estos aspectos que ahora te enumeramos cuentan:

  • Las palabras y el tono en que comunicamos.
  • El lenguaje que utilizamos: comprensivo, nunca dominante, empático, jamás punitivo.
  • También cuentan los gestos y las miradas.
  • Es esencial el hecho de percibir que seguimos siendo una prioridad para la persona amada, que su necesidad por cuidarnos y por saber que estamos bien sigue siendo importante.

No dejes para mañana el amor que puedas dar hoy

personas interesantes amor

El mejor momento para demostrar cariño a alguien siempre es AHORA.

No es cuestión de ser fatalistas al pensar en lo que pueda pasar mañana, sino de invertir en reciprocidad para crear relaciones plenas, auténticas y significativas.

  • Es importante que seamos conscientes en el día a día de cómo nos dirigimos a los demás y qué hacemos por ellos para que se sientan bien, para que se sientan felices, amados…
  • En ocasiones, basta muy poco para arrancar una sonrisa a nuestros hijos, para dar ese toque de magia que necesita nuestra pareja para que nos quiera mucho más…

Para concluir, puesto que pocas cosas son más importantes en este mundo como el sentirse amados y, a su vez, saber ofrecer amor, hagámoslo de forma inteligente, valiosa y respetuosa.

Invierte en reciprocidad, en cariño cotidiano, atiende las cosas pequeñas y ten como principal objetivo hacer felices a quienes más quieres.

 

 

Te puede gustar