La autoexploración de mama salva vidas

Artur Cougil · 9 febrero, 2013
Para conseguir un diagnóstico precoz y detectar cualquier anomalía a tiempo es fundamental que aprendamos a autoexplorarnos las mamas. De esta forma podremos acudir al médico ante el más mínimo cambio

La única estrategia para enfrentarse a un cáncer y ganar la batalla es el diagnóstico precoz.

Aprender a explorar los senos con destreza, puede conseguir que llegado el caso en que un nódulo de carácter maligno sea detectado a tiempo, tengamos muchas posibilidades de localizarlo “in situ” es decir: ubicado perfectamente, y sin traspasar su propia capsula.

Días óptimos para realizar la exploración de mama

En multitud de ocasiones, días previos a la menstruación, las hormonas (estrógenos) actúan sobre las mamas, produciendo en ocasiones nódulos  que desaparecen al finalizar la misma y que no guardan relación con ninguna patología.

La exploración de la mama, debería ser mensual. Dos o tres días después de finalizada la menstruación, cuando el pecho ya no está  bajo los efectos hormonales, se considera el mejor periodo para su palpación.

Si estamos en un periodo pre o menopáusico, deberíamos elegir un día concreto al mes para realizarla y no olvidarnos.

¿Cómo realizar una correcta exploración de mama?

Nos situamos con el pecho desnudo y de pie frente a un espejo.

[divider]Paso 1[/divider]

1
Con los brazos pegados al cuerpo, observaremos si la piel del pecho es rugosa, con surcos, o si el pezón esta invertido o hundido.

[divider]Paso 2[/divider]
2
Con las manos detrás de la cabeza, comprobaremos la zona inferior de las mamas, buscando bultos o anomalías que sugieran un cambio visible.

[divider]Paso 3 [/divider]
3De pie, situamos la mano del mismo lado que la mama que vamos a explorar detrás de la nuca, y con los dedos de la otra mano comenzaremos a realizar movimientos circulares desde afuera hasta el pezón. Emplearemos una palpación suave, pero firme para detectar cualquier alteración.

[divider] Paso 4[/divider]
4Presionaremos ambos pezones para comprobar que no existen secreciones.

[divider]Paso 5[/divider]
5Después, presionaremos la zona axilar, para detectar algún ganglio inflamado que pudiera aparecer igualmente.

[divider]Paso 6[/divider]
6Por último, en posición tumbada, realizaremos la misma exploración que en el apartado 3, ya que en esta posición el pecho cae sobre la parrilla costal, haciéndose mas efectiva si cabe la palpación.

Recuerda…

«LA EXPLORACIÓN MAMARIA PUEDE AYUDAR A DETERMINAR UN DIAGNOSTICO PRECOZ DEL CANCER DE MAMA.»

Imagen cortesía de Usp hospitales & ProFamilia