Beneficios de la cúrcuma en la menopausia y postmenopausia

Las numerosas propiedades curativas de la cúrcuma pueden ser de gran ayuda para hacer frente a los síntomas de la menopausia.

La menopausia es un cambio natural en la vida de las mujeres que marca el final de su capacidad reproductiva. Se produce desde finales de los 40 hasta principios de los 50 años, y puede durar de 4 a 5 años.

Se trata de cambios hormonales y la reducción de la actividad de los ovarios. Los óvulos o células reproductoras femeninas ya no son liberados por los ovarios, entonces se reduce la producción de hormonas que causan el flujo menstrual.

Períodos menstruales irregulares, sofocos, palpitaciones, picazón, disminución de las áreas genitales (atrofia vaginal), urgencia de orinar y fatiga son síntomas comunes de la menopausia.

Cabe destacar que la menopausia no es una enfermedad, y por lo tanto no requiere ningún tratamiento. Sin embargo, se puede buscar maneras de tratar los síntomas.

Mientras que la postmenopausia es el período subsiguiente a la menopausia, es decir, después del ciclo menstrual final y se extiende hasta entrar a la tercera edad. Se caracteriza por la reducción de los clásicos síntomas (los sofocos, la sudoración, falta de concentración, etc) .

Beneficios de la cúrcuma en la menopausia

Menopausia

La cúrcuma se conoce en algunos países como “la Diosa de oro”, no solo por su tono dorado y su sabor aromático sino también por sus propiedades curativas: es antioxidante, antiinflamatoria y antimicrobiana.  A continuación algunos de los beneficios de consumir cúrcuma durante esta fase fisiológica de la mujer.

Lee también: Dieta ideal para adelgazar durante la menopausia

Como fitoestrógeno

Los fitoestrógenos son metabolitos de plantas que imitan o modulan la actividad del estrógeno corporal.

Los suplementos de fitoestrógenos siempre se sugieren como una alternativa a la terapia de reemplazo hormonal. La cúrcuma es un fitoestrógeno probado.

La deficiencia de estrógeno durante la menopausia puede conducir al riesgo de padecer muchos problemas de salud, tales como: trastornos del sueño, sequedad vaginal, dolor en las articulaciones, cambios de humor, reducción de la densidad ósea, enfermedades cardiovasculares, etc.

La cúrcuma es útil en estas dolencias, ya que ayuda a elevar y equilibrar los niveles de estrógeno.

Como analgésico

La cúrcuma tiene una potencia analgésica significativa comparable a los fármacos tradicionales. Es eficaz para mejorar el dolor postoperatorio y la fatiga, demostrando así su actividad antiinflamatoria y analgésica.

Esta propiedad de la cúrcuma puede ayudar a tratar la migraña,  el dolor en las articulaciones o el dolor muscular causado por la menopausia.

La cúrcuma y los calores

curcuma3

Los sofocos son una de las afecciones más comunes que padecen las mujeres en la menopausia. Es una sensación de calor intenso con sudoración y latidos cardíacos rápidos. Se dice que los niveles bajos de estrógeno son los responsables de este síntoma.

Como se cito anteriormente la cúrcuma ha demostrado ser útil para regular los niveles de estrógeno, lo que incide en la disminución de los sofocos.

Como antidepresivo

Los síntomas depresivos son muy comunes durante la menopausia, incluyendo otros como la interrupción del sueño y el estrés.

Se ha comprobado que la curcumina actúa como antidepresivo natural sin los efectos secundarios característicos de las pastillas. También es eficaz para controlar la ansiedad.

Ver también: Bebida de cúrcuma y jengibre para acelerar el metabolismo y adelgazar

Beneficios de la cúrcuma en la postmenopausia

Las mujeres posmenopáusicas tienen mayor riesgo de padecer osteoporosis, enfermedades del corazón, degeneración macular, glaucoma, cáncer de colon, etc. No obstante, los síntomas varían de una mujer a otra.

Contra las infecciones vaginales

La disminución de los niveles de estrógeno y la atrofia vaginal pueden aumentar la susceptibilidad de las mujeres a las infecciones vaginales, la cuales se caracterizan por flujo, dolor y picazón en el área genital.

La cúrcuma es un agente antimicrobiano natural. Esta especia ha demostrado que tiene un efecto sinérgico con los antibióticos cuando se trata de combatir la infección bacteriana resistente a los medicamentos.

Aumenta la inmunidad

Cúrcuma

La inmunidad comprometida es motivo de preocupación en las mujeres postmenopáusicas. La disminución de los niveles de estrógeno conduce a la reducción de la inmunidad y aumenta la vulnerabilidad a las enfermedades autoinmunes.

Esto aumenta la incidencia de enfermedades como la diabetes, la arteriosclerosis y las enfermedades cardiovasculares.

En este sentido, la cúrcuma es un fortalecedor del sistema inmunitario, lo que evidentemente sirve para prevenir enfermedades en tu cuerpo y mejorar tus defensas.

Puede ayudarle a perder los kilos de más

La transición que ocurre durante la menopausia no se limita a las hormonas, el sangrado o la reducción de la inmunidad, también se extiende al peso corporal.

La distribución de la grasa corporal se ve afectada debido a los cambios hormonales, así pues el aumento del tejido graso en la región abdominal es un resultado común.

La terapia de reemplazo hormonal puede reducir el aumento de peso. Pero ¿qué pasa si optamos por una alternativa más saludable, más sabrosa y más segura?

Sí, la curcumina ayuda a combatir los efectos de la obesidad de varias maneras:

  • Regula el metabolismo de las grasas.
  • Inhibe la formación de grasas y el desarrollo de tejido graso.
  • Demuestra cierta actividad antioxidante que suprime la inflamación en el tejido graso.
  • Reduce el riesgo de padecer algún tipo de cáncer relacionado con la obesidad como: cáncer de colon, mama, riñón, etc.

Es buena para tu corazón

La curcumina es uno de los polifenoles dietéticos que se recomienda por sus efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular y su acción protectora contra el envejecimiento.

Los vasos sanguíneos tienden a reducirse con la edad y pierden elasticidad. Esto obstruye el flujo normal de la sangre hacia el corazón.

La ingesta de curcumina combinada con ejercicio puede reducir las afecciones cardíacas.

Puede preservar tu salud ósea

Médula ósea atrofiada

La falta de estrógeno puede reducir la formación ósea, lo que conduce a huesos débiles, haciéndolos susceptibles a fracturas.

Como se mencionó anteriormente la caída de las hormonas femeninas conduce a la disminución de la inmunidad y con esto a la aparición de artritis reumatoide.

La cúrcuma reduce la inflamación y al mismo tiempo activa el sistema de defensa antioxidante, reduciendo así la progresión de la artritis reumatoide.

Dosificación

Lo mejor es hacer de la cúrcuma parte de tu dieta diaria. Tomar una cucharadita de polvo de cúrcuma al día es seguro y no causa problemas.

Los suplementos de cúrcuma también están disponibles, pero lo mejor es tomarla en su forma natural.

Precauciones

No se han reportado efectos adversos por el consumo de cúrcuma en la dieta regular. Sin embargo, los suplementos de cúrcuma deben ser consumidos con precaución para evitar las reacciones alérgicas y los riesgos planteados por dosis inadecuadas.

Las condiciones o afecciones en las que los suplementos de cúrcuma deben ser evitados o bien se deben tomar con cuidado son las siguientes:

  • Diabetes
  • Embarazo y lactancia
  • Trastornos de la vesícula biliar
  • Antes de procedimientos quirúrgicos

Vale la pena reiterar que la menopausia es parte del ciclo natural de la vida de la mujer. No es una enfermedad que necesita ser curada.

La terapia de reemplazo hormonal es una de las soluciones a la que recurren la mayoría de las damas para reducir los síntomas de la menopausia; sin embargo, este tratamiento  puede resultar una espada de doble filo capaz de aumentar los riesgos y las complicaciones de la menopausia.

Las numerosas propiedades curativas de la cúrcuma pueden ser de gran ayuda para hacer frente a esta fase de la vida femenina.

Te puede gustar