Beneficios del chocolate negro

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la fisioterapeuta y nutricionista Sofía Quintana Alonso el 19 diciembre, 2018
Ekhiñe Graell · 19 septiembre, 2013
Podemos aprovechar las propiedades del chocolate tanto si lo consumimos como si lo aplicamos de forma tópica en algunos casos

Comer chocolate con moderación tiene beneficios muy interesantes que seguramente no conocías. En este artículo te contamos cuáles son algunos de los beneficios del chocolate negro para que lo incluyas en tu dieta.

El chocolate negro es el tipo de chocolate con el porcentaje más alto de cacao, y por lo tanto con la menor cantidad de azúcar.

Es un alimento rico en antioxidantes, fibra y minerales esenciales, como el hierro, el magnesio o el cobre. De hecho, 100 gramos de chocolate negro te aportan más de la mitad de la cantidad diaria recomendada de magnesio y casi el 90 % de la cantidad diaria recomendada de cobre. Y, por si fuera poco, es una delicia. Estos son algunos de los beneficios del chocolate negro:

Hidrata la piel

El chocolate negro es perfecto para humectar la piel, principalmente la de aquellas personas que sufren de sequedad excesiva. El chocolate contiene, entre otros nutrientes, hierro, calcio, vitaminas A, B1, C, D y E y otros antioxidantes esenciales para una buena salud de la piel.

Protege contra los rayos UV

Los componentes del chocolate, especialmente los antioxidantes flavonoides, parecen ser muy eficaces para proteger la piel de los rayos UV. Además, como explicamos en el punto anterior, tienen la capacidad de reparar e hidratar la piel que ha sufrido daños causados por el sol, principalmente quemaduras. No obstante, es fundamental usar protección solar si vas a exponerte al sol durante un tiempo considerable.

Descubre más: 3 tipos de piel que necesitan mayores cuidados frente al sol

Atenúa las líneas de expresión

Consumir chocolate te puede ayudar a atenuar las líneas de expresión del rostro. El cacao ayuda a mantener a raya la producción de cortisol, la hormona del estrés, lo que a su vez retrasa el envejecimiento y la aparición prematura de arrugas. Además, por su altísimo contenido en cobre, el chocolate ayuda a producir colágeno, una sustancia que le da elasticidad a la piel y la mantiene joven.

Mejora el aspecto del cabello

El cacao también puede hacer que tu cabello luzca mucho más brillante. Para ello puedes preparar una mezcla de chocolate, yogurt y miel, aplicar en el cabello y dejarla cubierta con un plástico durante alrededor de una hora. Después de ese tiempo lava tu cabello con agua fría y sécalo lo mejor posible. Verás que el pelo brilla más, además de que estará más sedoso y manejable.

Para saber más: Mascarillas para tener un cabello brillante y sedoso

Imagen cortesía de John Loo.