La berenjena: ligera, curativa y muy adecuada para tu digestión

Valeria Sabater · 17 agosto, 2015
Además de ser saciante, la berenjena es una hortaliza con propiedades depurativas, con lo cual, favorece la eliminación de líquidos y combate la hinchazón.

La berenjena es uno de los alimentos más beneficiosos que se puede incluir en la dieta. Es muy rica en proteínas, potasio, fósforo, folatos y flavonoides, con lo cual, ayuda a proteger el organismo del ataque de los radicales libres.

Esta hortaliza ofrece muchas posibilidades en la cocina. Tantas que, incluso, se puede beber su agua para favorecer la pérdida de peso y conseguir lucir una silueta desinflamada. Sin duda, se puede decir que las berenjenas son uno de los vegetales que toda persona debería incluir de forma regular en su alimentación.

A continuación, te damos unas cuántas razones más para que te animes a disfrutar de la berenjena más a menudo y así comenzar a disfrutar de sus beneficios.

1. Las berenjenas, un alimento ligero y digestivo

Las berenjenas son una de las hortalizas más ligeras que se puede consumir, dado su alto contenido de agua y fibra. De hecho, no contienen grasas.

Dentro de sus mejores virtudes se encuentra su acción diurética, con lo cual, es excelente tanto para evitar como para combatir la retención de líquidos. Esto se debe a que dispone de una gran cantidad de potasio, un mineral que, como ya sabes, ayuda a mantener el equilibrio ácido-base en nuestro organismo, repartiendo de modo adecuado el agua en el cuerpo.

2. Cuida de tu corazón

Dado que es una hortaliza especialmente rica en antioxidantes, es perfecta para cuidar la salud cardiaca. De hecho, está calificada como un alimento antiangiogénico.

La angiogénesis es el proceso mediante el cual crecen nuevos nuevos vasos sanguíneos. Esto significa que se corre el riesgo de desarrollar desde tumores, hasta enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, el consumo regular de berenjena puede impedir esto.

Por otra parte, los niveles de cobre, ácido fólico, magnesio y flavonoides de las berenjenas, protegen las células de bacterias nocivas y, además, ayudan a controlar el colesterol. Tampoco hay que olvidar que la combinación de calcio, magnesio y potasio ayuda a fortalecer los músculos del corazón.

Descubre: Los mejores y peores alimentos para nuestra digestión

3. La berenjena es digestiva

  • Las berenjenas son ricas en agua y bajas en glúcidos, lípidos y prótidos; por ello, se digieren muy bien.
  • Su principal beneficio está en sus minerales y en su poder alcalinizante.
  • Las berenjenas tienen hasta un 55% de sales minerales básicas que hacen que los órganos lleven a cabo sus funciones de forma óptima.
  • Dado que estimulan la producción de bilis, favorecen la función del hígado.
  • Gracias a su acción depurante, son muy adecuadas también en caso de que tengamos ácido úrico.

Agua de berenjena y limón

Para que puedas beneficiarte de las propiedades de la berenjena de una forma distinta y fácil, puedes recurrir a la siguiente bebida que vamos a recomendarte. Esta agua tan saludable te ayudará a combatir la retención de líquidos, la hinchazón abdominal, con lo cual, también puede contribuir a la pérdida de peso.

Debes saber que esta bebida no es más que un complemento dietético. Es decir, debes mantener una alimentación baja en grasas para que esta bebida realmente te ayude a tener una buena digestión y perder peso.

Ingredientes

  • 1 litro de agua.
  • El jugo de 1 limón.
  • 1 berenjena de un tamaño mediano. Si es de cultivo orgánico, mucho mejor.

Preparación

  • Lava bien la berenjena. Si quieres eliminar todos sus tóxicos, sumérgela en agua con un poco de vinagre de manzana y un poco de bicarbonato de sodio. Esta estrategia es muy práctica para eliminar rastros de pesticidas.
  • Ahora corta la berenjena en láminas finas. Más o menos, de un centímetro y medio de grosor. No hace falta quitarles la piel.
  • Ahora pasa a cocerla en el agua hirviendo.
  • Cuando veas que las berenjenas ya están blandas, apaga el fuego. Cuela y quédate con el agua.
  • Añade el otro medio litro de agua y también el jugo de limón. Remueve bien y lleva el líquido al refrigerador.

En lugar de llevar a cabo el proceso de cocción, se puede dejar toda una noche la berenjena cortada en láminas dentro de un recipiente junto con el litro de agua. No obstante, ambas opciones son válidas.

agua-de-berenjena

Descubre: Motivos para consumir avena todas las mañanas

Recomendaciones

Bebe esta agua a lo largo del día, medio vaso antes de las comidas principales. De esta forma, te saciarás más pronto y también, podrás digerir mejor los alimentos y tener una buena micción.

Puedes tomarla entre dos y tres veces por semana. Si acompañas este tratamiento con una dieta baja en grasas, con verduras y frutas frescas, podrás apreciar buenos resultados.

Evidentemente, hay que elegir bien los alimentos y cuidar las proporciones. Y, en este sentido, la berenjena es, sin duda, una excelente opción.