Cómo actuar ante un shock anafiláctico

Puede que hayas oído hablar alguna vez del shock anafiláctico, incluso cabe la posibilidad que lo hayas sufrido. Se trata en esencia de una reacción alérgica muy grave debido a una sustancia exógena que de pronto se introduce en nuestro interior causándonos una serie de síntomas de acusada gravedad.

Cuando se origina el shock anafiláctico o la anafilaxia, nuestro sistema inmunitario reacciona contra dicha sustancia segregando una sustancia llamada histamina, con la que intenta hacerle frente, pero en ocasiones el organismo es incapaz de vencerla y desencadena todo un cuadro de graves consecuencias que pueden causarnos la muerte: bajada de la disminución sanguínea, pérdida de la conciencia… Desde nuestro espacio deseamos informarte sobre esta realidad que puede afectarnos en alguna ocasión, a veces una picadura de abeja es suficiente para que un niño o un adulto desencadenen un shock anafiláctico. Te explicamos qué debes hacer.

Causas del shock anafiláctico

abejas

Las causas por las que podemos sufrir un shock anafiláctico son muchas y muy variadas, nunca sabemos a qué sustancias podemos ser alérgicos en un momento dado. Las estadísticas nos dice que los niños son más proclives a sufrirlos con la picada de una abeja, mientras que los adultos los podemos experimentar a causa de algún medicamento en particular, sustancias que no habíamos probado antes y que nuestro organismo recibe con una alergia.

  • Determinados alimentos: en ocasiones algunos alimentos como por ejemplo los huevos, mariscos, frutos secos, leche y legumbres pueden causarnos reacciones graves donde desencadenar todos los síntomas asociados a una anafilaxia.
  • Anestésicos u otros medicamentos: algunos anestésicos locales o generales pueden traer reacciones indeseadas, como es el caso de la lidocaína. Ten en cuenta siempre que los medicamentos son sustancias químicas que no siempre nos sirven de ayuda.
  • Venenos de insectos: Las picaduras de las abejas se alzan como la causa más grave a la hora de causar un shock anafiláctico. De hecho se llevan cada año la vida de muchas personas.
  • Antibióticos: la penicilina por ejemplo, suele ser originar varias reacciones de anafilaxia.
  • Productos para contraste radiográfico: También es muy común. El yodo suministrado en vena origina cada año varios problemas.
  • Látex: es un dato de interés, cada año ocasiona miles de reacciones alérgicas a los profesionales de la salud, de ahí que se estén desarrollando otros materiales más inocuos.

Síntomas del shock anafiláctico

Una vez el el elemento alérgico se ha introducido en nuestro cuerpo nuestro sistema inmunitario va a segregar histamina, pudiendo desencadenar las siguientes reacciones:

    • Reacciones cutáneas: se suceden urticarias y picazones, nos sentimos incómodos y todo el cuerpo empieza a picarnos de un modo molesto. Pueden aparecer manchas rosáceas, e hinchazones en la piel, en los ojos, la garganta, los labios, la boca…
    • Alteraciones gastrointestinales: empezaremos a sentir náuseas, vómitos, diarrea, calambres abdominales…
    • Problemas respiratorios: la respiración es dificultosa, hay tos, silbidos, opresión torácica…
    • Problemas cardiovasculares: se acelera el pulso, hay sudoración, la piel se vuelve azulada, aparecen mareos, desmayos….

¿Qué hacer ante un shock anafiláctico?

shock

    1. Lo primero que tendremos que hacer es calmar a la persona que lo está sufriendo mientras llamamos a los servicios médicos. Hasta que la asistencia médica llegue podemos ir tomando las siguientes medidas:
    2. Si la reacción alérgica es debido a una picadura de abeja, podemos coger el aguijón de la piel con algo firme, con las uñas por ejemplo, pero con cuidado de no apretar más el aguijón porque entonces introducimos más veneno.
    3. Ponemos a la persona en posición antishock: acostada boca arriba y con las piernas un poco elevadas, unos 35 centímetros respecto del resto del cuerpo, y la cabeza inclinada hacia un lado, siempre que no se sospeche lesión cervical. De ese modo impedimos que se ahogue con un posible vómito.
    4. Mantenemos las vías aéreas despejadas: la boca, la nariz…
    5. Evitamos que se acumule gente alrededor de la víctima, despejamos el espacio para cuando vengan los equipos de emergencia.
    6. Le aflojamos la ropa para que pueda respirar mejor.
    7. Taparla para evitar que pierda calor (aunque sea verano).
    8. Le quitamos los anillos, los relojes, las pulseras... si la persona se está hinchando todos estos objetos le molestarán.
    9. Mantenemos la calma en todo momento, los servicios médicos saben cómo actuar y debemos confiar en su eficacia. Nuestras medidas siempre serán de gran ayuda.
Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar