Cómo potenciar la responsabilidad y autonomía en los niños

Educar niños responsables es una de nuestras prioridades. Es una forma de educar niños felices que el día de mañana serán capaces de ser autónomos y de enfrentarse al día a día con seguridad. Sin miedos. Pero ¿cómo conseguirlo? Te damos unas sencillas estrategias que te serán de gran ayuda.

Claves para educar niños responsables

autoestima niños

¿Qué entendemos realmente por responsabilidad? ¿Qué es lo que deseamos inculcar en nuestros niños cuando hablamos de este término? Bien, las ideas y los valores que nos gustaría transmitir a los más pequeños sería lo siguiente:

  • Enseñarles a ser autónomos en las tareas que se relacionan con ellos.
  • Aprender a que todos, ya sea en casa, en el colegio y en la sociedad, debemos ser responsables de nuestras cosas y de desempeñar un papel.
  • Ser responsable es saber compartir, saber ayudar y saber que para formar parte de una familia o un grupo de amigos, tengo responsabilidades conmigo y los demás.
  • Ser responsable mejora nuestro autoconcepto, porque descubro que soy capaz de hacer cosas.
  • Si soy responsable le enseñaré a mi familia y a la sociedad de que soy mayor, y de que entiendo las normas. Cumplir deberes también me da opción a tener derechos.
  • Si soy responsable entenderé que para hacer bien las cosas debo esforzarme. Y que conseguir hacer cosas me hace sentir bien, aumentando mi autoestima.

Puede que así de pronto te parezcan conceptos algo complejos, pero son dimensiones que podemos enseñar a los niños de un modo sencillo. Tal y como pasamos seguidamente a enseñarte.

1. Dale oportunidades para demostrar que puede ser responsable

Cuidado de la espalda en los niños

Un error que cometen muchos padres, madres y abuelos, es ser muy sobreprotectores. Si yo actúo protegiendo mucho a los niños e impidiendo en cierto modo que aprenda a ser autónomo, seguramente iré vetando el que aprenda a ser responsable.

Lo mejor es darle pequeñas oportunidades. Permite que, cuando tenga la edad adecuada, vaya a hacer su primera compra, que vaya por primera vez solo al colegio, que se quede una noche a dormir con un amigo… si estas situaciones las cumple según tus normas, te irá demostrando que aprende a ser responsable.

Pero aún hay más, ser responsable es también saber cumplir normas. Arreglar su habitación, recoger juguetes, hacer sus deberes, poner y quitar la mesa, respetar a sus amigos, sus hermanos… todo ello son pautas también que marcar y que instruir para demostrarles que ser responsable es cumplir pautas específicas.

2. Debemos servir como modelo

Familia unida

Recuerda siempre que nosotros, vamos a ser el modelo de referencia para los niños. De ahí la necesidad de no contradecirnos nunca. Pongamos un ejemplo. Si marcamos la norma de que debe volver directamente a casa después del colegio, no debemos pasar por alto si un día el niño nos llega dos horas tarde porque se ha quedado a jugar en la calle. Debemos ser firmes y actuar como modelo. Si marcamos una norma debe cumplirse siempre, no un día si y el otro tal vez no, porque de ese modo los niños acabarán por no respetarnos.

Sé firme, razona siempre con ellos, sé democrático y no autoritario. Debemos conseguir que los niños no marcamos las normas de forma arbitraria, sino por una finalidad clara: “quiero que vuelvas a casa después del cole porque debes hacer los deberes, porque tienes que estudiar. En la calle solo se juega los fines de semana cuando no tienes colegio”.

3. No castigues sus errores, y refuerza siempre sus aciertos

la-gastroenteritis-en-los-niños

Otro error que cometen muchos padres es ser algo duros cuando los niños cometen un error o hacen algo mal. Jamás les hagas reproches o los humilles. Si suspende un examen no le llames “tonto”, pregúntale qué ha ocurrido y qué puede hacer por mejorar. Si nos fijamos solo en sus errores o torpezas educaremos niños inseguros con un bajo autoconcepto, y esto no les ayudará a ser responsables.

Cuando cometa un error enséñale a hacerlo bien. Cuando se equivoque, múestrale en qué se ha equivocado y el modo puede tener éxito. Cuando se porte mal, razona con él sin levantar la voz pero transmitiéndole tu decepción, indicándole que ese no es el camino adecuado y que debe cambiar su actitud para recuperar tu confianza en él.

4. Establecer derechos y deberes

Relaciones peligrosas

Los niños deben aprender que la vida, está formada por derechos y deberes. A medida que nos vayan demostrando que son responsables y que podemos confiar en ellos, irán consiguiendo derechos. Si por ejemplo aprueba todos los exámenes y cumple con las horas de llegada a casa, tendrá el derecho, por ejemplo de pasar unos días en un campamento. Si tu hijo es ya un adolescente y cumple en el colegio, puedes permitirle salir los sábados por la noche hasta cierta hora. Ser responsable es saber cumplir normas y deberes, es aprender a ser autónomo, y ello les aporta derechos.

Educar es un trabajo diario donde es imprescindible el apoyo, el cariño y una comunicación diaria y abierta donde siempre exista confianza. No lo olvides.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar