Consejos fáciles para asimilar el calcio que consumimos y no perderlo

Evitaremos la comida procesada y los refrescos con gas ya que, al ser ácidos, dificultan la asimilación del calcio y pueden ser perjudiciales para la salud de nuestros huesos

¿Te gustaría descubrir cómo puedes asimilar el calcio que consumes? Si hay un problema evidente que solemos tener las mujeres es, sin duda, la pérdida de calcio. ¡Por eso no debes perderte este artículo!

Factores como la osteoporosis, una alimentación inadecuada o incluso la genética, van a hacer que contemos con una determinada cantidad de calcio en nuestro cuerpo.

Es posible también que pienses que este mineral se encuentra solamente en los huesos y en los dientes. Su presencia, en realidad, es clave para cumplir una gran cantidad de funciones biológicas el organismo. ¡Es indispensable!

El calcio es un mineral muy importante para nuestro corazón, para las células, para facilitar el impulso nervioso y sintetizar hormonas.

¿Qué podemos hacer entonces para asimilar el calcio y no perderlo?

Como ya sabes, en ocasiones, no basta con incrementar nuestras dosis de lácteos o vegetales, puesto que, a largo plazo y debido a factores metabólicos, lo acabamos perdiendo a través de la orina.

No te preocupes. Hoy en nuestro espacio te damos unas claves básicas para que este mineral esencial pueda fijarse en tu organismo y tú puedas disfrutar de una mejor calidad de vida.

Factores de la pérdida de calcio

Llega un momento en nuestra vida en que, llegada ya la menopausia, el organismo pierde calcio y aparece la temida osteosporosis.

No obstante, nuestro cuerpo sigue necesitando este mineral para realizar procesos esenciales y lo va tomando de los huesos, de nuestras caderas, de nuestras rodillas.

Y de ahí las fracturas, los dolores y esos problemas tan comunes en las mujeres.

Ahora bien, no sólo la genética es la que determina si el día de mañana vamos a sufrir osteoporosis o no. Existen muchos otros factores que debes tener en cuenta:

Descubre cuáles son  los mejores alimentos para tus huesos

1. Las dietas ricas en grasas

grasas cwd1978

Es casi inevitable. Sin darnos cuenta incluimos en nuestra dieta grasas de diversos tipos que dificultan que el calcio se pueda asimilar de forma adecuada en nuestro huesos.

A veces nos preocupamos por comprar yogures enriquecidos con calcio y, sin embargo, luego nos preparamos algún estofado, que nos hace perder el mineral consumido.

Intenta mantener un adecuado equilibrio y reduce el consumo de grasas saturadas.

2. Un equilibrio en el consumo de proteínas

Las proteínas son básicas para que el calcio se asiente en nuestro organismo y no lo perdamos a través de la orina.

Sin embargo, debemos cuidar de no excedernos en su consumo, porque en caso de seguir una dieta muy proteica, el calcio se pierde.

Mantén un equilibrio y elige esas proteínas que nos ofrecen los vegetales. En cuanto a las proteínas animales, busca siempre las procedentes de las carnes magras o los pescados azules.

3. La forma en que cocinamos los alimentos

Puede que un día elijas prepararte unas espinacas o unas algas porque son ricas en calcio. Las cocinas a temperaturas altas y te las sirves convencida de que estás cuidando de tus huesos.

Es un error. Los alimentos cocinados a fuego muy alto o disueltos en agua acaban perdiendo parte de sus minerales.

¿Solución? Consume siempre que puedas los alimentos crudos, en especial cuando hablamos de verduras.

4. Cuidado con las dietas ácidas

El café, el azúcar, las bebidas azucaradas, los alimentos precocinados o muy sazonados, los dulces, etc. acidifican nuestro organismo y, en consecuencia, hacen que no podamos asimilar el calcio correctamente.

Mantén una dieta alcalina y tu salud en general notará grandes mejorías.

Lee también qué plantas cuidan de la salud de tus huesos

Cómo asimilar el calcio

Zumos

1. Sí a la vitamina D

¿Sabías que las personas que viven en países muy húmedos, donde apenas hay días de sol sufren un déficit de calcio?

Así es, y todo se debe a la vitamina D, indispensable para que el calcio se absorba y se fije en nuestro organismo.

Si bien es cierto que hay lácteos ya enriquecidos con vitamina D, la forma más interesante de obtenerla es a través del sol y de los complejos vitamínicos que venden en las farmacias.

Habla con tu médico sobre si es conveniente o no que la tomes.

Descubre cuáles son los peligros de sufrir un déficit de vitamina D

2. Mantén un equilibrio entre el calcio y el fósforo

Además de preocuparnos por introducir en nuestra alimentación alimentos ricos en calcio, no debemos olvidar la importancia del fósforo.

Apunta en tu lista de la compra estos alimentos:

  • La alcachofa
  • El perejil
  • Las uvas pasas
  • Los champiñones
  • Los huevos (en especial su yema)

3. Sí a la clorofila

La clorofila puede ser una de las mejores formas de conseguir que el calcio se asimile en nuestro organismo.

Su “magia verde” favorece una gran cantidad de procesos metabólicos que cuidarán de nuestro hígado, ayudando a sintetizar vitaminas y permitiendo que el calcio no se pierda a través de la orina.

No olvides pues tomar cada día una cucharada (10 g) de clorofila disuelta en un vaso de agua (200 ml).

4. Eleva el consumo de vitamina A y vitamina C

Te ayudarán a sintetizar y asimilar el calcio en tu organismo. Toma nota de cuáles son las mejores frutas y verduras que no pueden faltar en tu dieta:

  • Las naranjas
  • Los limones
  • Los mangos
  • El kiwi
  • Los melones
  • Las zanahorias
  • Las calabazas
  • Los pimientos
  • Las coles

Te recordamos una vez más la conveniencia de consumir los vegetales y las frutas de forma cruda siempre que te sea posible. De esa forma nos aseguramos de que el calcio no se pierda durante la cocción.

Con estos consejos, asegurarte de asimilar el calcio ¡es más fácil!

  • Quesada, J., & Sosa, M. (2011). Nutrición y osteoporosis. Calcio y Vitamina D. Revista Osteoporos Metabólico Miner. https://doi.org/10.5565/rev/athenea.1697
  • Rodriguez Portillo, M. (2011). Trastornos del calcio, el fosforo y el magnesio. Nefrología Al Día. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004
  • Carrascosa, Y. (2011). Patología del metabolismo del calcio. Asociación Española de Pediatría. https://doi.org/10.1067/mpd.2000.108953