Consejos para evitar la alergia al polvo

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 24 diciembre, 2018
La alergia al polvo es en realidad una reacción a los ácaros, pequeños organismos que están en el polvo de la casa, y provocan síntomas de asma, rinitis alérgica, y dermatitis. Conoce cómo evitar y tratar la alergia al polvo de tu casa.

Muchos de los componentes del polvo que hay en el hogar pueden dar alergia. Pero el principal son los ácaros del polvo. Por eso, cuando se habla de alergia al polvo se refiere a alergia a los ácaros.

Los ácaros son unos “bichitos” microscópicos, parecidos a arañas. Son parte del polvo y, a su vez, se alimentan de él. El polvo del hogar también incluye polvo que entra de la calle, fibras que se desprenden de las ropas y otros tejidos, escamas de la piel de las personas y de animales, restos de insectos y hongos.

Los ácaros del polvo desprenden unas partículas que flotan en el aire y afectan el aparato respiratorio de los alérgicos. Así dan origen a síntomas de asma, rinitis, conjuntivitis, y también dermatitis atópica.

¿Qué medidas se pueden tomar para luchar contra el polvo doméstico y evitar la alergia a los ácaros? Te lo contamos a continuación.

También lee ¿Cuáles son las diferencias entre la rinitis alérgica y el resfriado común?

Remedios naturales para evitar la alergia

1. Té verde

te-verde-japones

Si se toma té verde de modo regular, se puede reducir la incidencia y los molestos síntomas de la alergia al polvo.

El té verde tiene un compuesto que bloquea la producción de histamina y de anticuerpos inmunoglobulina E (IgE). Si hay una cantidad elevada de estas sustancias en el cuerpo puede ser un signo de una reacción del cuerpo ante determinados alérgenos, o agente causantes de alergia. Esto puede conducir a una reacción alérgica.

2. Menta

Una infusión de menta para empezar la mañana. Nada tan delicioso y efectivo. Esta infusión permite inhalar su aceite esencial, muy útil para aliviar los síntomas de alergia al polvo. Actúa directamente bajando el nivel de histamina, por lo tanto reduce los estornudos y el flujo de mucosidad nasal.

3. RegalizRegaliz

Una infusión de regaliz dos veces al día te vendrá muy bien. Puedes encontrarla lista para tomar en tiendas naturales. Lo preparas colocando el equivalente a una taza de los filamentos de su raíz en una taza. Esta infusión es rica en glicirricina, la cual permite detener la producción de IgE, reduciendo así muchas reacciones alérgicas. De todos modos, consulta antes de tomarlo con un médico especialista.

4. Cúrcuma

La cúrcuma, no solo nos va a servir para especiar nuestros platos. Si combinas por ejemplo una infusión de té verde con cúrcuma y unas gotitas de jugo de limón, obtendrás un remedio más que ideal para rebajar los efectos de tu alergia al polvo. La cúrcuma es una planta de la India, que permite bloquear la producción de IgE que produce algunos síntomas de la alergia.

5. Vitamina C

alimentos-ricos-vitamina-c

La vitamina C es un poderoso antihistamínico. Permiten paliar e incluso prevenir las reacciones alérgicas. Así que aumenta tu consumo de jugos de naranja y limón, y prepara sabrosas ensaladas de papaya y frutas del bosque.

Lee también 4 vitaminas para reforzar tu sistema inmunitario

6. Ortiga

Aunque puede provocar reacciones alérgicas en la piel, la ortiga cuenta con la gran virtud de luchar contra otros tipos de alergia. Puede paliar muchos efectos como la rinitis, la tos, las inflamaciones.

Simplemente, pon el contenido de una cucharita en una taza caliente de agua, y deja que llegue a ebullición. Bébela poco a poco, dos a tres veces al día.

Consejos caseros para luchar contra la alergia

El polvo que contiene ácaros flota en el aire y se va depositando por efecto de la gravedad en el suelo y los objetos. Pero, con las corrientes de aire que hacen las personas al moverse vuelve a flotar, suben y bajan continuamente.

Sigue las siguientes normas en toda la casa para reducir los síntomas de la alergia.

dormitorio.colorido

  1. Para que los ácaron no se instalen en el hogar hay que ventilar la casa todos los días, abrir ventanas para que corra el aire.
  2. Al limpiar se debe retirar el polvo con un paño húmedo o que atrape el polvo, como una aspiradora. No se debe sacudir el polvo con un trapo, un plumero, o una escoba ya que las partículas siguen en el ambiente.
  3. A la mañana ventilar la cama al menos un par de horas. Si es posible exponer el colchón y la almohada a los rayos directos del sol, se disminuyen los ácaros.
  4. Se deben aspirar con frecuencia los sofás, y también la cama y el colchón de la persona alérgica, para retirar el polvo de las capas superficiales.
  5. Lava la ropa de cama con agua caliente, de este modo se elimina los ácaros y sus deposiciones dañinas para la salud.
  6. Intenta que la casa no tenga cortinajes o excesivas tapicerías. Todo ello es un escenario más que ideal para los ácaros.
  7. Si tienes niños alérgicos al polvo recuerda que no deberían tener muchos peluches.
  8. Limpia frecuentemente los filtros de la calefacción y el aire acondicionado.