Cómo consumir bicarbonato para combatir la acidez

05 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
Aunque al bicarbonato de sodio se le atribuyen propiedades como antiácido, su consumo debe reservarse solo para casos puntuales. En caso de enfermedad por reflujo gastroesofágico, lo mejor es acudir al médico.
 

¿Sabías que el bicarbonato de sodio es útil para combatir la acidez? Desde la antigüedad, este producto se ha utilizado como aliado para tratar las agruras, la indigestión y el malestar estomacal. Sin embargo, es un ingrediente que debe usarse con precaución, en cantidades moderadas.

La acidez gástrica es una sensación de ardor proveniente del estómago, la cual se irradia hasta la garganta. Por lo general, cuando el alimento sólido o líquido entra al estómago, una banda de músculos que se encuentra al final del esófago lo cierra. Esta banda se denomina esfínter esofágico inferior (EEI).

Si no logra cerrarse bien, los contenidos del estómago pueden devolverse hacia el esófago. Este material parcialmente digerido puede irritar el esófago, causando acidez y otros síntomas en la parte superior del aparato digestivo.

Para su control, en la actualidad hay disponibles varios medicamentos antiácidos como Tums o inhibidores de la bomba de protones y medicamentos de venta libre (OTC).

Sin embargo, en casos puntuales, también puede ser útil emplear bicarbonato de sodio. ¿Cómo utilizarlo? ¿Qué se debe tener en cuenta? A continuación, detallamos más al respecto.

¿Sirve el bicarbonato de sodio para combatir la acidez?

El bicarbonato de sodio no debe considerarse un tratamiento de primera elección para combatir la acidez. Si bien se le atribuyen efectos como antiácido, su uso debe realizarse con moderación, en casos leves y esporádicos.

Hasta la fecha no existe evidencia sólida que respalde el uso de este ingrediente como tratamiento contra el reflujo ácido o para problemas digestivos. Sin embargo, debido a su composición y pH alcalino, se dice que neutraliza de manera temporal el exceso de ácido en el estómago.

 

En otras palabras, puede ser un coadyuvante para calmar las agruras que se producen por comidas demasiado copiosas o irritantes, pero no debe ser una opción en caso de trastorno por reflujo gastroesofágico. Este último debe ser atendido por el médico o gastroenterólogo, y se debe abordar con otros tratamientos.

Por otro lado, en caso de tener enfermedades como hipertensión arterial, edema o problemas renales, es mejor evitar este tipo de preparaciones. Dada la falta de evidencias, no se considera seguro en estos casos. Incluso, la recomendación general es consultar al médico antes de tomarlo si preexiste cualquier otra enfermedad.

¿Sirve el bicarbonato de sodio para combatir la acidez?
Por ahora, no hay evidencias sólidas que respalden el uso de bicarbonato de sodio como remedio contra la acidez. No obstante, se cree que sirve para casos puntuales.

Consejos generales para evitar la acidez

De acuerdo con una publicación en Clinical Gastroenterology and Hepatology, algunas intervenciones en el estilo de vida pueden ayudar al control de la acidez. Esto incluye llevar una dieta ligera, libre de alimentos que irriten la mucosa gástrica como:

  • Bebidas carbonatadas
  • Alimentos grasos o condimentados
  • Salsas
  • Alcohol
  • Cafeína
  • Chocolate
  • Cítricos
  • Comidas picantes

Asimismo, es conveniente bajar de peso, evitar el consumo de tabaco, evitar las cenas tardías y, de ser posible, elevar la cabecera de la cama para evitar la acidez nocturna.

 

¿Cómo consumir bicarbonato de sodio contra la acidez?

La Sociedad Canadiense de Investigación Intestinal recuerda que el bicarbonato de sodio es apenas una solución temporal contra el reflujo ácido. Su uso debe ser moderado, en casos leves de reflujo, ya que tomarlo en exceso acarrea algunos riesgos. ¿Cómo consumirlo?

Lee también: Tratamiento de la acidez estomacal en el embarazo

Comprimidos

Está indicado para el alivio de síntomas ocasionales relacionados con la hiperacidez, es decir, de acidez gástrica o ardores. Cada medicamento tiene sus propias instrucciones y restricciones. No obstante, la dosis habitual es de 1 comprimido (o 2, en caso necesario) totalmente disuelto en un vaso de agua (200 ml).

  • Se consumen una hora después de las comidas o al sentir molestias.
  • En caso de que los síntomas perduren o se agudicen durante más de 14 días, se debe interrumpir el consumo y consultar a un médico.

Bicarbonato de sodio en polvo

El bicarbonato de sodio en polvo también puede ayudar a combatir la acidez cuando se emplea en cantidades moderadas. Diluido en un vaso con agua ayuda a calmar los síntomas en poco tiempo.

Bicarbonato de sodio en polvo
Diluir una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio en agua resulta útil contra las agruras. No obstante, no debe ser un remedio de uso regular.
 

Ingredientes

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

  • Agregar el bicarbonato de sodio en un vaso de agua. Una vez quede bien disuelto, se consume al instante.
  • La ingesta puede ser una o dos horas después de las comidas, máximo dos veces al día.

Descubre: Claves para evitar el reflujo nocturno

Bicarbonato para la acidez: ¿qué recordar?

Si bien el bicarbonato de sodio es seguro cuando se toma en cantidades moderadas, de manera puntual, no hay que ignorar que puede causar efectos secundarios. Además, es mejor evitarlo en casos donde está contraindicado.

Es recomendable visitar al médico antes de consumirlo para descartar posibles reacciones y repercusiones en el organismo, sobre todo cuando existe alguna enfermedad subyacente.

 
  • Mathews, H. M. L., & Moore, J. (1989). Sodium bicarbonate as a single dose antacid in obstetric anaesthesia. Anaesthesia. https://doi.org/10.1111/j.1365-2044.1989.tb11450.x
  • Alecci U, Bonina F, Bonina A, et al. Efficacy and Safety of a Natural Remedy for the Treatment of Gastroesophageal Reflux: A Double-Blinded Randomized-Controlled Study. Evid Based Complement Alternat Med. 2016;2016:2581461. doi:10.1155/2016/2581461
  • Ness-Jensen E, Hveem K, El-Serag H, Lagergren J. Lifestyle Intervention in Gastroesophageal Reflux Disease. Clin Gastroenterol Hepatol. 2016;14(2):175–82.e823. doi:10.1016/j.cgh.2015.04.176