¿Cuáles son los alimentos que más engordan?

31 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
El glutamato monosódico sería el responsable de que no podamos comer solamente una patata frita. Este aditivo podría propiciar la aparición de sobrepeso, enfermedades coronarias o hipertensión. ¿Qué otros alimentos hacen que subamos de peso?

Hoy en día, debido a la falta de tiempo, a las extensas jornadas de trabajo y a las diversas ocupaciones y preocupaciones que acarreamos en cada jornada, nuestra alimentación se basa cada vez más en precocinados y comida rápida. Lamentablemente, los alimentos que engordan son una constante en muchas rutinas.

A menudo sin darnos cuenta, prácticamente vivimos ingiriendo ‘alimentos’ que están muy lejos del ideal. Entre ellos, por ejemplo, se encuentran las comidas enlatadas, las gaseosas, los jugos concentrados y las sopas instantáneas.

Además, al mismo tiempo que aumenta el consumo de los alimentos que engordan, se dejan de lado las verduras, las frutas y la fibra. Se las suplanta, erróneamente, por comida rápida y grasosa. Se hace difícil alimentarse con comida casera e ingredientes saludables. Lo mejor pasa a ser lo más rápido y apetecible. 

Todo esto se replica en los niños, quienes consumen cada vez más y en mayor cantidad golosinas, refrescos, hamburguesas y papas fritas. La consecuencia no es otra que los famosos problemas de obesidad, que en la actualidad afectan a cada vez más personas en el mundo.

Alimentarnos de una forma saludable

Debemos aprender a comer de manera saludable porque invertir en nuestra salud hoy, evitará complicaciones mañana. El cuerpo puede resentirse por lo que le suministramos de manera constante y habitual.

Existen, por supuesto, alimentos que engordan más que otros y que por cierto suelen ser los más tentadores. A continuación, detallaremos los que se consumen con más frecuencia.

Bebidas que engordan

Alimentos que engordan: ¿cuáles son?

Los que se enumeran en este listado son algunos de los alimentos que influirían en nuestra subida de peso. Por supuesto, debes tener en cuenta que una vida sedentaria también es un factor de influencia.

  • Las comidas rápidas, hamburguesas, patatas fritas, postres y pizzas.
  • Las pastas por sí solas no generan muchos inconvenientes, pero sí al ser consumidas con mucha salsa, condimentos y quesos. Lo que realmente engorda es lo que acompaña a las pastas.
  • Las carnes procesadas, los fiambres y los embutidos: Contienen grasas saturadas, sodio y calorías.
  • Las ensaladas son muy saludables, pero así como en el caso de las pastas, no hay que confundirse. Las ensaladas convienen, pero sin exceso de aderezos. Puedes consumir una ensalada que aparenta ser sana pero, al combinarla con condimentos u otros agregados, aumentaría considerablemente sus calorías.
  • Las frituras: Es preferible consumir alimentos cocidos al vapor, a la plancha, horneados, asados o salteados. Los alimentos fritos absorben mucho aceite y por ende, aumentan su cantidad de calorías. Un artículo publicado en The BMJ señaló que la comida frita podría interactuar con la genética de cada persona, aumentando el índice de masa corporal.
  • Los refrescos azucarados: si bien muchos lo ignoran, diferentes estudios han señalado que este tipo de bebidas están repletas de azúcar. En general, aumentan los niveles de azúcar en la sangre y pueden conllevar a distintos trastornos a mediano y largo plazo, como el síndrome metabólico.
  • Productos elaborados con harina y azúcar refinadas: de modo similar a las bebidas azucaradas, los alimentos con estos ingredientes ralentizarían el metabolismo y aumentarían la acumulación de grasa. Además, también elevarían la glucosa en sangre y podrían incidir en el aumento del colesterol.
  • Los chocolates blancos contienen más azúcar y, en consecuencia, engordarían más.

Lee también: 5 jugos para reducir centímetros de tu cintura

Los alimentos que engordan más se vuelven adictivos

alimentos fritos

¿Alguna vez te ha sucedido estar consumiendo algún alimento y querer cada vez más, sin poder parar? Esto tiene una explicación: existe un componente que es agregado en mayor medida a los alimentos salados, procesados, envasados, congelados y enlatados. También se encuentra en la comida rápida.

Se denomina glutamato monosódico, un potenciador del sabor bastante adictivo, según destacan algunas publicaciones especializadas. Es por eso que, al consumir por ejemplo una bolsa de patatas fritas, no podemos parar hasta terminarla.

Este ingrediente haría que las comidas se vuelvan simplemente deliciosas. Incluso se ha añadido un nuevo sabor, denominado umami, que significa ‘sabroso’ en japonés, que no es más que el resultado de agregar ese componente a los alimentos.

Curiosamente, el glutamato monosódico también se encuentra de manera natural en ciertos alimentos, como los que contienen proteínas, los lácteos, la carne, el pescado y varias verduras. Sus defensores afirman que los efectos negativos que se le atribuyen carecen de base científica.

¿De qué consecuencias negativas hablamos? Este aditivo, aseguran, podría provocar obsesión por los alimentos que lo contienen. Se podría generar así la aparición de sobrepeso u otras enfermedades como la hipertensión y las enfermedades del corazón, entre otras.

Como no podemos prescindir de este componente, dado que se encuentra naturalmente en ciertos alimentos, la duda radica en si sería positivo añadirlo a alimentos preparados y en qué cantidades.

Te puede interesar: 8 alimentos que causan gota

Alimentos fritos

Cuidar el peso es cuidar la salud

En la vida debemos luchar para muchas cosas, y un peso saludable no es la excepción. La idea de disfrutar no está prohibida, pero necesitamos tomar conciencia de que darnos un gusto hoy implicará quemar las grasas de más mañana si queremos mantener un peso saludable.

Finalmente, recuerda que, para eliminar un kilo de grasa, debemos quemar alrededor de 7800 kilocalorías. Ante la duda, la mejor opción siempre será optar por alimentos más naturales y, en consecuencia, más sanos para nuestro organismo.

  • Kirshner, H. S. (2013). The Power of Habit. Cognitive And Behavioral Neurology. https://doi.org/10.1097/wnn.0b013e31828644a1
  • Pérez-Guisado, J. (2008). Las dietas cetogénicas: fundamentos y eficacia para la pérdida de peso. Archivos Latinoamericanos de Nutricion.
  • Carlos, M. E., Ezequiel, M. O., Federico, B., Fernando, M. L., & José, M. F. (2010). Tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida. Prensa Medica Argentina.
  • Esquivel-Solís, V., Gómez-Salas, G., Esquivel Solís, V., & Gómez Salas, G. (2007). Implicaciones metabólicas del consumo excesivo de fructosa. Acta Médica Costarricense.
  • Physiol Behav. 2010 Apr 26;100(1):47-54. Sugar-sweetened beverages and risk of obesity and type 2 diabetes: epidemiologic evidence. doi: 10.1016/j.physbeh.2010.01.036. Epub 2010 Feb 6.
  • BMJ. 2014; 348: g1610. Published online 2014 Mar 19. Fried food consumption, genetic risk, and body mass index: gene-diet interaction analysis in three US cohort studies. doi: 10.1136/bmj.g1610
  • Anca BUZESCU, Aurelia Nicoleta CRISTEA, Luminiţa AVRAM, Cornel CHIRIŢĂ. Department of Pharmacology and Clinical Pharmacy, Faculty of Pharmacy, „Carol Davila“ University of Medicine and Pharmacy, Bucharest. The addictive behaviour induced by food monosodium glutamate. Experimental study. https://rjmp.com.ro/articles/2013.4/PM_Nr-4_2013_Art-4.pdf