¿Es cierto que dar pecho ayuda a adelgazar?

Marilu Caldera · 21 marzo, 2018
Estudios afirman que dar pecho, además de contribuir a estrechar la relación madre e hijo, ayuda a adelgazar. Por supuesto, esta no debe ser la única acción que se tome para bajar de peso.

Adelgazar después del embarazo es una de las mayores preocupaciones que tenemos las mujeres. Recuperar la figura que teníamos puede llegar a convertirse en una obsesión, por lo que saber que dar pecho ayuda a adelgazar resulta un dato realmente interesante.

Algunas mujeres intentan no comer demasiado durante el período de gestación, lo que puede acarrear carencias de nutrientes vitales para el desarrollo del feto. No obstante, el sobrepeso durante y después del embarazo también es producto de los cambios hormonales, emocionales y físicos propios de esta especial etapa.

¿Cuántos kilos son considerados sobrepeso?

Peso saludable

Si lo que aumentaste no excede los 5 kilos no deberías preocuparte, ya que el cuerpo se irá adaptando a la rutina diaria. Es muy probable que en el primer semestre después del parto recuperes tu figura. Sin embargo, si aumentaste más de 5 kilos durante el embarazo es importante que modifiques algunos aspectos.

Lee también: Deliciosa receta con cúrcuma para perder peso

¿Cómo deshacerse de esos kilos demás?

Una rutina de ejercicios ayuda a quemar calorías. Disminuir la ingesta de ciertos alimentos ricos en carbohidratos es otra manera de adelgazar.

Pero tenemos una mejor noticia, la lactancia no solo es indispensable para el correcto desarrollo de tu bebé, sino que también es una manera muy eficiente de descargar la energía extra de tu organismo en lugar de almacenarla como grasa.

La lactancia es un proceso en el que se invierte una gran cantidad de energía, alrededor de 500 calorías diarias. Como punto de comparación podríamos referir que al saltar la cuerda se consumen unas 510 calorías. Obviamente, todo depende de la intensidad con la que se haga cada ejercicio.

Al amamantar no hay intensidades, por lo que adelgazar mientras nutres a tu bebé es doblemente satisfactorio.

Dar pecho ayuda a adelgazar: ¿mito o realidad?

Causas asociadas a los problemas durante la lactancia

Un estudio realizado en la Universidad de Oxford determinó que amamantar ayuda a adelgazar. La investigación incluyó una encuesta de más de 700.000 mujeres y confirmó que, efectivamente, la lactancia equivale a quemar un promedio de 500 calorías por día. 

Los investigadores también afirmaron que amamantar ayuda a prevenir el cáncer de seno y algunos problemas cardíacos. Es importante resaltar que debes consultar a un especialista en nutrición, pues debes mantener la cantidad de nutrientes necesarios para tu organismo.

Ciertamente, amamantar ayuda a adelgazar, pero es un proceso bastante lento (1 kilogramo cada 6 meses). Por tanto, es recomendable una dieta equilibrada. Consume proteínas como pechuga de pollo o de pavo, carne de res y garbanzos.

También, aumenta la ingesta de verduras frescas y frutas, así como modera el consumo de pastas, harinas y carbohidratos. Evita alimentos procesados, ricos en azúcares o con exceso de conservantes.

¿Cómo influye la lactancia en el crecimiento del bebé?

La Sociedad Iberoamericana de Información Científica publicó hace algunos años los resultados de años de investigación sobre los efectos de dar el pecho durante los primeros seis meses de vida. Este estudio determinó que los niños amamantados durante más de seis meses desarrollaron un mayor nivel cognitivo.

La lactancia materna está vinculada con un mayor desarrollo intelectual y motor, así como el de las habilidades lingüísticas y de la memoria. La leche materna contiene sustancias bioactivas, como ácidos grasos poliinsaturados, indispensables para el desarrollo cerebral. Por tanto, está asociada al desarrollo del sistema nervioso central.

También, actúa como agente protector ante la obesidad infantil haciendo la diferencia entre bebés amamantados y los que tomaron leche de fórmula.

Visita este artículo: 6 consejos sobre la lactancia materna

Consideraciones generales

Durante el embarazo y la lactancia

Cuando das pecho a tu bebé, la estimulación del pezón influye en la segregación de oxitocina, hormona que produce contracciones que ayudan a que el útero recupere su tamaño original y a que tu organismo reponga su figura.

Tampoco debes inferir que por amamantar puedes excederte en la ingesta de dulces, grasas y otros alimentos hipercalóricos. Haz ejercicios moderados entre cada toma del bebé. Te ayudarán a adelgazar, tonificar y mejorar la circulación evitando de esta manera la retención de líquidos.

Mientras estás recostada, eleva un poco tus piernas y dibuja pequeños círculos con las puntas de los pies. Has rondas de 10, primero a la derecha y luego a la izquierda.

Una variante del ejercicio anterior es ejercer tensión colocando las puntas de los pies hacia arriba y hacia abajo. Mantén cada posición por 5 segundos y relaja alternando cada pierna.

También, es fundamental que descanses lo suficiente y recargues la energía necesaria para la rutina post-parto. Consulta estas recomendaciones con tu especialista.