Descubre el kéfir: una forma natural de reforzar tus defensas

Valeria Sabater·
12 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
20 Febrero, 2019
Las investigaciones sugieren que el consumo de kéfir puede ser beneficioso para la salud gracias a su contenido de probióticos. ¿Por qué incluir este alimento en la dieta? ¡Te lo contamos!

En los últimos años, la popularidad del kéfir ha aumentado considerablemente, en especial en las personas que buscan complementos alimentarios para mejorar su salud. Este producto lácteo es parecido al yogur y, debido a su contenido de probióticos, se dice que puede ayudar a reforzar el equilibrio de la microbiota intestinal.

Asimismo, podría ser una buena opción para las personas que sufren intolerancia a la lactosa, ya que durante su proceso de fermentación, la lactosa se convierte en ácido láctico, con lo cual se digiere mucho mejor. A continuación, te contamos más acerca de este alimento y cómo puedes incluirlo en tu alimentación. ¡Toma nota!

¿Qué es el kéfir?

El kéfir es leche de vaca o de cabra fermentada que tiene un característico sabor ácido e intenso debido a que el azúcar ha desaparecido por el efecto de la fermentación. De este modo, el índice de lactosa se reduce, lo que favorece su digestión.

Según un estudio publicado en Critical Reviews in Food Science and Nutrition, su contenido de más de 50 especies de bacterias probióticas y levadura, representa interesantes propiedades y beneficios para la salud de quien lo consume. Dentro de estas propiedades se destacan las siguientes:

  • Reducción del riesgo de obesidad.
  • Actividad antioxidante.
  • Antialérgico.
  • Efecto antiinflamatorio.
  • Disminución del colesterol.
  • Reducción del estreñimiento.
  • Actividad antimicrobiana.

Por todo esto, no es extraño que se trate de un alimento con efectos positivos en la salud. Su consumo en cantidades moderadas, dentro de un plan de alimentación sano y variado, contribuye al bienestar. A continuación, detallamos sus principales beneficios.

Contiene probióticos

El kéfir es una buena fuente de probióticos
Por su contenido de bacterias saludables, conocidas como probióticos, el kéfir es un alimento con interesantes beneficios para el organismo.

A la hora de hablar de alimentos que ayudan a mejorar la microbiota del intestino, la primera opción suele ser el clásico yogur natural. Sin embargo, el kéfir concentra una mayor cantidad de probióticos que este alimento lácteo.

Una publicación de National Center for Complementary and Integrative Health señala que los probióticos son microorganismos vivos destinados a mantener o mejorar las bacterias buenas del cuerpo.

Aunque al oír la palabra bacterias pensamos en gérmenes que podrían atacar al cuerpo, existe una gran variedad que es necesaria para el buen funcionamiento del organismo, ya que ayudan a digerir los alimentos y contribuyen a destruir las células que causan enfermedades.

Lee también: 3 remedios con probióticos para mejorar la digestión

Tiene actividad antibacteriana y antifúngica

Ciertos componentes del kéfir, entre los que se destaca el Lactobacillus kefiri (único en este alimento), tienen un efecto protector en el organismo contra el efecto nocivo de varias bacterias como la Salmonella, el Helicobacter pylori y el E. coli

Según un estudio publicado en Brazilian Journal of Microbiology, la actividad antibacteriana de este alimento se debe a ciertos compuestos como ácidos orgánicos, dióxido de carbono, etanol, entre otros.

Esta combinación no solo podría ayudar a evitar enfermedades transmitidas por algunos alimentos, sino que también puede servir como coadyuvante en el tratamiento de enfermedades gastrointestinales e infecciones vaginales.

Ayuda a digerir la lactosa

Hoy en día, muchas personas, especialmente los adultos, tienen intolerancia a la lactosa. Esto se debe a que no digieren el azúcar que se encuentra en la leche. Entre los síntomas más frecuentes de la intolerancia a la lactosa, se destacan los siguientes:

  • Diarrea
  • Náuseas y vómitos
  • Cólicos
  • Hinchazón
  • Gases

De acuerdo con una publicación de Sciences Daily, los microbios contenidos en el kéfir tienen la enzima que es necesaria para que el cuerpo puede digerir de forma correcta la lactosa. Por eso, es una buena opción para personas que sufren de esta condición.

Ayuda a digerir la lactosa
El kéfir es un alimento apto para personas con intolerancia a la lactosa. Su contenido de enzimas ayuda a evitar molestias digestivas.

También puedes ver:  Alergia a la leche e intolerancia a la lactosa: ¿cuáles son las diferencias?

Es bueno para la salud ósea

La osteoporosis es una enfermedad crónica que ocasiona el debilitamiento de los huesos y aumenta el riesgo de fracturas. Una de las maneras más comunes de fortalecer el tejido óseo de manera natural, además de llevar una alimentación balanceada y realizar actividad física de forma de regular, es aumentar la ingesta de calcio.

La publicación mencionada anteriormente, sugiere que, al igual que el yogur, el kéfir es una buena fuente de calcio, potasio y proteínas. Por lo tanto, supone una buena opción para las personas que han dejado de consumir productos lácteos debido a la intolerancia a la lactosa.

¿Cómo puedes consumir kéfir?

Después de esta información seguro querrás incluir el kéfir en tu dieta. La buena noticia es que es fácil de conseguir y lo puedes consumir de diferentes maneras. A continuación te mostramos cuáles.

  • Puedes consumirlo en gránulos, al desayuno, mezclado con miel para darle un toque dulce.
  • Combínalo con frutas dulces, con cereales o avena.
  • Si lo prefieres de forma líquida, puedes consumir un vaso pequeño (100 ml) después del almuerzo.
¿Cómo puedes consumir kéfir?
Hay muchas formas interesantes de consumir kéfir. Incluso, se puede combinar con frutas y semillas.

Kéfir y una dieta saludable

El kéfir puede ser beneficioso para la salud si lo tomas de modo regular y acompañado de hábitos saludables como una dieta balanceada y actividad física regular.

Sin embargo, a pesar de que tiene un contenido muy bajo en lactosa gracias a su proceso de fermentación, no deja de ser un lácteo, por lo tanto depende de cada persona el grado de tolerancia que presente ante este componente. Si tienes alguna duda al respecto, consulta a tu nutricionista.

  • Lopitz-Otsoa, F., Rementeria, A., Elguezabal, N., & Garaizar, J. (2006). Kefir: una comunidad simbiótica de bacterias y levaduras con propiedades saludables. Revista Iberoamericana de Micología. https://doi.org/10.1016/S1130-1406(06)70016-X
  • Gallego Bellón, A. B., Ortega Morente, E., & Pérez Pulido, R. (2017). Análisis microbiológico de productos lácteos. Repositorio Trabajos Academicos de la Universidad de Jaén.
  • Pedraza Guevara, S. (2015). Cultivo de gránulo de kéfir en zumo de uvas tintas Kefir culture pellet red grape juice. Revista ECIPerú.
  • Kim, D. H., Jeong, D., Kim, H., & Seo, K. H. (2019). Modern perspectives on the health benefits of kefir in next generation sequencing era: Improvement of the host gut microbiota. In Critical Reviews in Food Science and Nutrition. https://doi.org/10.1080/10408398.2018.1428168
  • Leite, A. M. de O., Miguel, M. A. L., Peixoto, R. S., Rosado, A. S., Silva, J. T., & Paschoalin, V. M. F. (2013). Microbiological, technological and therapeutic properties of kefir: A natural probiotic beverage. In Brazilian Journal of Microbiology. https://doi.org/10.1590/S1517-83822013000200001
  • Ohio State University. (2003, May 30). Kefir May Bolster Lactose Tolerance In Intolerant People. ScienceDaily. Retrieved March 14, 2020 from www.sciencedaily.com/releases/2003/05/030530081555.htm