Dieta de la naranja para adelgazar y estar saludable

23 julio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
Antes de comenzar a realizar cualquier tipo de dieta, lo más adecuado es consultar con el médico o, en su defecto, con el nutricionista.

La dieta de la naranja es una propuesta que busca apoyar la pérdida de peso. A diferencia de lo que se pueda pensar, no implica el consumo exclusivo de naranja, sino de la inclusión de esta fruta en las comidas que vayan a realizarse a lo largo del día.

Se cree que consumiendo con mayor regularidad esta fruta al natural (no en zumo) se podrían obtener todos los beneficios de sus nutrientes, entre los más destacables: la fibra, los antioxidantes y la vitamina C.

A continuación te comentaremos más al respecto y te indicaremos con mayor detalle acerca del valor nutricional de la naranja.

El ingrediente principal en la dieta de la naranja

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir con a diario varias piezas de fruta para poder mantener el organismo sano y gozar de bienestar.

Según datos de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), la naranja es una fuente de vitamina C, folatos, ácidos orgánicos, flavonoides y carotenoides. Por ello, es una fruta muy recomendable para complementar la dieta.

La naranja tiene un sabor característico, entre ácido y dulce, un aroma perfumado muy agradable y un tono que llama la atención. Por todo ello, es un alimento muy consumido en el día a día.

Naranja.

Baja de peso con ayuda de las naranjas

Ahora si hablaremos de lo que te interesa, cómo adelgazar con la dieta de la naranja. No tienes que pasarte un mes comiendo solo esta fruta, pero sí incluir una pieza de esta fruta en un par de tus comidas (una por la mañana y otra por la tarde).

La idea es comer la pieza de fruta al natural, no en zumo. Ni siquiera si este está recién exprimido y no tiene azúcar añadido.

Si bien la bebida es una opción gustosa y recomendable ante las bebidas industriales, su consumo regular puede dificultar la pérdida de peso.

Como explica la experta en química y divulgadora científica Deborah García Bello en su libro ¡Que se le van las vitaminas! la pieza de fruta no solo brinda todos los nutrientes de la fruta, sino que contribuye con la sensación de saciedad, disminuyendo así la ansiedad por comer

En cambio, al consumir un vaso de zumo de naranja, no se contribuye con la sensación de saciedad de la misma manera. Además, hay que fijarse en que, para obtener un vaso de la bebida, hay que exprimir tres naranjas.

García añade: “las calorías que ingerimos bebiendo son las mismas que comiendo, masticando, pero no nos sacian de la misma manera. Por eso es tan importante tener en cuenta que no solo lo que ingerimos, sino cómo lo ingerimos, nuestra conducta alimentaria”.

Descubre: ¿Realmente consumes toda la fibra que necesitas?

Recomendaciones finales para perder peso

Aunque la dieta de la naranja pueda ayudar, en un principio, a incorporar más de 2  piezas de fruta en la alimentación a diario, no hay que limitarse solo a consumir un solo tipo de fruta. Comer sano implica mantener la variedad y el equilibrio.

Frutas tropicales para combatir la retención de líquidos.

Además de llevar una alimentación acorde a las necesidades del organismo y tener en cuenta las recomendaciones del médico y la OMS, es conveniente mantener un estilo de vida activo.

En relación al ejercicio, es recomendable que procures cumplir con una rutina de media hora, dos o tres veces a la semana. Además, puedes salir a caminar, andar en bicicleta, trotar, sacar a pasear al perro, bailar… ¡No es necesario apuntarte en una academia!

Por último, en cuanto a los hábitos saludables, no olvides dormir cada día lo suficiente (al menos unas 7 horas seguidas) y evitar malos hábitos como el tabaquismo y el alcoholismo.

Tal vez te interese: Piernas más fuertes con 6 ejercicios sin material de gimnasio

¿Quién podría ayudarte a saber más?

El estado inflamatorio y la dieta 
Una alimentación variada y compuesta por alimentos frescos parece contribuir a mejorar los procesos inflamatorios del cuerpo, entre otras cuestiones.

En caso de que tengas dudas acerca de cómo llevar una dieta acorde a tus necesidades, consulta con tu médico. El profesional podrá indicarte qué es lo mejor para ti y por qué. Adicionalmente, podrías consultar con un nutricionista. 

Si quieres empezar la dieta de la naranja, también es recomendable que se lo comentes a tu médico o nutricionista de confianza, para que te indique a qué debes estar especialmente atento si quieres cuidarte a lo largo de todo el proceso y obtener buenos resultados.

  • Astiazarán, I., and A. Martínez. “Alimentos, composición y propiedades de la naranja.” (2002): 300.
  • Calderón, P. “Determinación de las propiedades antioxidantes de jugos de naranja comerciales sometidos a distintas condiciones de almacenamiento [Tesis para optar el título de Químico Biólogo].” Guatemala julio del (2007).
  • Dominguez, M., J. M. Arias, and J. M. Pinillos. “Propiedades de zumo de naranja concentrado: conductividad, calor especifico, entalpia y viscosidad.” Refrigeraciön Frial 45 (1997): 35-39.
  • García, D. ¡Que se le van las vitaminas! Mitos y secretos que solo la ciencia puede resolver. Editorial Paidós.