Dietas para personas con problemas gástricos

Es conveniente que las personas con problemas gástricos coman varias veces al día poca cantidad, en lugar de hacer solo tres ingestas de grandes proporciones

Las personas que sufren problemas en su aparato digestivo deben cuidar especialmente su alimentación.

Para aportar información sobre el tema, mostramos algunos consejos y dietas para personas con problemas gástricos. Con ellos, podremos mejorar el estado de nuestro aparato digestivo y contribuir a una digestión más fácil y menos molesta.

Dieta blanda para personas con problemas gástricos

Tras un periodo de ayuno debido a una gastritis o a otros problemas en el aparato digestivo, como un cólico o una úlcera, lo recomendable es mantener una dieta blanda.

El objetivo de este tipo de dieta es tomar alimentos fáciles de digerir y que no estimulen en exceso las secreciones en el estómago.

Por ello, la dieta blanda consiste en tomar alimentos saludables y que hagan trabajar lo mínimo al aparato digestivo. Es importante tener en cuenta que el término “dieta blanda” no hace referencia a alimentos tiernos, sino a aquellos que sean de fácil digestión.

Por ello y para evitar confusiones, cada vez de acuña más el término “dieta de protección gástrica”.

Para mantener una dieta blanda, hay que tener en cuenta ciertas indicaciones en cuanto al consumo de algunos alimentos o su forma de cocción. Por ello, las principales característica de este tipo de dieta para personas con problemas gástricos es tomar alimentos bajos en grasas y en fibra.

Además, deben estar cocinados sin condimentos, con poca sal y sin salsas. De esta forma, lo alimentos serán mejor tolerados por el aparato digestivo.

Visita este artículo: Tratando el reflujo gástrico con rabeprazol.

Principales recomendaciones de la dieta blanda

Hay personas que necesitan una dieta especial debido a que sufren problemas gástricos.

De acuerdo a lo que hemos comentado, las principales consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de mantener una dieta blanda son las siguientes:

  • Aumentar el número de comidas al día, reduciendo la cantidad de cada una.
  • Tomar los alimentos tibios.
  • Cocinar con poca sal.
  • Comer despacio y masticar bien todos los alimentos antes de tragar.
  • Reposar unos 20 minutos después de cada comida.
  • Evitar el uso de condimentos, salsas o alimentos cocinadas en aceite.
  • Mantener este tipo de dieta durante varios días después de haber sufrido el problema digestivo e ir introduciendo poco a poco alimentos de la dieta normal.

Alimentos recomendados para una persona con problemas gástricos

Entre los alimentos recomendados en las dietas para personas con problemas gástricos, podemos encontrar:

  • Cereales: preferiblemente refinados, como el pan blanco.
  • Carnes y pescados: principalemente de pollo, ternera o pavo, o bien pescado blanco.
  • Huevos: pasados por agua, en tortilla francesa o escalfados.
  • Lácteos: leche desnatada o quesos frescos y poco curados.
  • Verduras: cocidas o al vapor. Es recomendable evitar los vegetales como el brócoli o la coliflor, por su contenido en fibra y su posibilidad de fermentar en el estómago.
  • Legumbres: cocidas en pequeñas cantidades y sin piel, o bien en puré.
  • Frutas: cocidas al horno o en forma de compota. Se deben evitar las frutas ácidas o muy maduras.
  • Grasas: en muy pequeñas cantidades, evitando la mantequilla y la margarina.
  • Bebidas: lo recomendable es limitarse a beber agua tibia, leche desnatada o zumos de frutas. También pueden ser beneficiosas las infusiones de hierbas, siempre que no produzcan irritaciones en el intestino ni estén demasiado calientes.

Ejemplos de dietas para personas con problemas gástricos

A modo de ejemplo, os mostramos algunos menús recomendables para personas con problemas gástricos.

Desayuno y media mañana

chica-comiento-yogur

En primer lugar, el desayuno puede estar basado en un yogur natural, con cereales que no contengan azúcares, o bien un vaso de leche desnatada con dos o tres galletas.

A media mañana, podemos tomar una pieza de fruta, como una manzana, o preparar un zumo de frutas no ácidas, como el melocotón.

Te recomendamos leer: Recetas para preparar yogur tipo alpina.

Comida y merienda

Para la comida, lo más recomendable es evitar el consumo de carnes rojas o alimentos muy grasos. Unos buenos ejemplos serían un plato de pollo horneado con ensalada, un puré de lentejas, unos canelones de espinacas o o una sopa de verduras. De postre, lo mejor es limitarse a una fruta asada al horno o en almíbar.

La merienda puede basarse en un bocadillo de queso desnatado, un yogur natural con almendras o un bocadillo de pechuga de pavo. Estos alimentos podemos acompañarlos de alguna infusión suave y no demasiado caliente.

Cena

Las cremas y purés son muy recomendados para las cenas.

Finalmente, para la cena podemos optar por diferentes opciones: un puré de zanahoria y patata, unas sardinas a la plancha, unas judías verdes con un poco de carne en dados o una crema de champiñones.

Con estas recomendaciones de dietas para personas con problemas gástricos podremos hacer que nuestro aparato digestivo vaya recuperándose poco a poco. Así podremos ir incorporando después alimentos propios de nuestra dieta habitual.