Dolor en el sacro ilíaco: cuando estar sentados se vuelve insoportable

Puesto que el dolor en el sacro ilíaco puede responder a diferentes causas, es importante acudir al médico antes de tomar cualquier fármaco o someternos a una terapia alternativa

Hay un lugar muy delicado en nuestra espalda que se sitúa justo ahí donde la columna lumbar y la pelvis se conectan.

En caso de inflamarse, aparecerá un dolor intenso y punzante en el sacro ilíaco, una condición mucho más común de lo que pensamos.

Esta molestia se conoce como sacroileítis y la notaremos sobre todo cuando nos sentemos y nos levantemos o cuando demos vueltas en la cama.

Poco a poco, y en caso de intensificarse, puede llegar un momento en que el simple hecho de estar sentados se vuelva casi insoportable.

Asimismo, hay quien mantiene la idea de que este tipo de afección articular es consecuencia directa de nuestro sedentarismo.

Cabe decir que no es del todo cierto.

De hecho, el dolor en el sacro ilíaco se puede asociar con:

  • la artritis
  • El embarazo
  • Caídas algo traumáticas
  • Procesos infecciosos

Hoy en nuestro espacio queremos hablarte de este tipo de condición que puede que hayas sufrido en piel propia más de una vez.

El dolor del sacro ilíaco: cuando llegamos a creer que tenemos una hernia de discoSacroiliitis

Fiebre, un dolor punzante en la parte baja de la espalda que llega hasta los glúteos y los muslos…. ¿Y si lo que tenemos es una hernia de disco?

Esta es, sin duda, la primera idea que le viene al paciente con sacroileítis y que, por lo general, siente una molestia cada vez más intensa cuando se levanta por las mañanas de la cama o cuando permanece unas horas sentado.

Algo que conviene tener en cuenta desde el principio es que este tipo de inflamación localizada en una o en las dos articulaciones sacroilíacas no es fácil de diagnosticar.

Es común que lo asociemos a otros problemas como a una hernia de disco o incluso al clásico dolor lumbar.

Asimismo, cabe diferenciar, a su vez, dos tipos de dolor en el sacro ilíaco:

  • El primero de ellos tiene que ver con una simple inflamación localizada en esas articulaciones que conforman el sacro.
  • La otra se relaciona con un mal movimiento o movimientos incorrectos llevados a cabo durante mucho tiempo.

 Por ejemplo, si padecemos un problema en el tobillo por una lesión o una torcedura y caminamos mal durante un tiempo, la  región del sacro ilíaco se resiente y aparece el dolor (sin inflamación).

Lee también 5 problemas asociados al dolor de cadera

Síntomas del dolor en el sacro ilíaco

Dolor de espalda debido a la fibromialgia

El dolor en el sacro ilíaco suele ser más común en las mujeres que en los hombres (debido a que su origen parte muchas veces de procesos asociados a la artritis, el lupus, la artrosis…).

  • El dolor se nota sobre todo en la zona de las nalgas y la espalda baja.
  • La molestia irradia a las piernas, la ingle e incluso los pies.
  • El dolor es intenso cuando subimos escaleras, cuando estamos sentados, cuando damos vueltas en la cama o damos zancadas más largas.
  • Podemos tener fiebre.
  • Es común experimentar rigidez en la espalda.

Descubre también 7 alimentos saludables para pacientes con artrosis

¿Qué causa el dolor en el sacro ilíaco?

Tal y como señalábamos al inicio, este dolor no se asocia en exclusiva a la vida sedentaria.

Queda claro que mantener una vida activa y hacer ejercicio reduce la incidencia de este tipo de condiciones articulares, pero no siempre está en nuestras manos poder prevenir al 100% este problema.

Veamos a continuación alguna de las causas asociadas:

  • Enfermedades como la artritis o la artrosis, citadas ya con anterioridad.
  • El lupus y la psoriasis.
  • La enfermedad de Crohn, debido a sus procesos inflamatorios, también tiene como consecuencia experimentar dolor en el sacro ilíaco.
  • Traumas o golpes en esta zona. Una mala caída de espaldas, por ejemplo, suele ser una de las causas más comunes.
  • El embarazo y, sobre todo, el peso del bebé ejercido sobre esta zona suele traer como consecuencia un dolor intenso en el sacro.
  • Infecciones como la osteomielitis.
  • Infecciones en las vías urinarias.
sacroileitis

¿Qué tipo de tratamiento existe para el dolor sacro ilíaco?

Antes de recurrir a cualquier tratamiento, aunque sea casero o natural, es necesario que obtengamos un buen diagnóstico médico. Lo decíamos al inicio: no es fácil encontrar el origen de ese dolor en la espalda baja.

Será, por tanto, necesario tener radiografías, analíticas, un examen físico y una resonancia magnética para que nos diagnostiquen sacroileítis.

Asimismo, y una vez diagnosticada, es prioritario saber qué origina esta condición. No será lo mismo tratar un dolor en el sacro ilíaco asociado a la artritis que a la enfermedad de Crohn, por ejemplo.

De entre los enfoques terapéuticos más comunes –y generales– para reducir el dolor y la inflamación tenemos, sin duda, las siguientes estrategias:

  • Fármacos antiinflamatorios, relajantes musculares o infiltraciones de cortisona
  • Los masajes de un buen fisioterapeuta
  • Natación
  • Ejercicios suaves y estiramientos
  • Por otro lado, la denervación por radiofrecuencia también es una opción que podemos considerar. La valorará un especialista y se basa en destruir el tejido nervioso que ocasiona dolor en la articulación.
  • La implantación de un estimulador eléctrico en la zona problemática es también otro enfoque muy utilizado en la actualidad.

Descubre también estos 6 aceites esenciales para el dolor de espalda

Los 5 mejores ejercicios para fortalecer la espalda

Para concluir, tal y como hemos podido ver, el dolor en el sacro ilíaco puede tener diversos orígenes.

En ocasiones, desaparece al cabo de unos días y, en otros casos, puede ser esa molestia persistente una vez llegamos a cierta edad y aparecen enfermedades tan desgastantes, a la vez que comunes, como la artritis.

Lo mejor en estos casos es probar diferentes enfoques médicos para hallar ese que nos permita tener una mejor calidad de vida.

 

Te puede gustar