El arándano, ¿un aliado para eliminar las grasas?

4 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
Por sus muchas propiedades, hay quienes la han denominado la fruta del siglo XXI. Aunque sus efectos aún están en estudio, hace ya mucho tiempo que se consume para mejorar la circulación de la sangre

El arándano es un arbusto que crece en las regiones frías de América del Norte y Europa. Los arándanos silvestres (de arbusto bajo) y los cultivados (de arbusto alto) son todos nativos de Norteamérica. Las variedades de arándanos de arbusto alto se introdujeron en Europa durante la década de 1930.

Muchas de las especies que se comercializan con nombres comunes en inglés, como «blueberry» (Vaccinium corymbosum) provienen de Norteamérica, mientras que otros arbustos silvestres del género Vaccinium también producen bayas azules y son europeos, llamados en inglés «bilberries» (Vaccinium myrtillus).

A esta baya no solo se la puede usar en repostería, sino que, según estudios realizados recientemente, podría ser útil para eliminar la acumulación de tejido graso en el organismo. A continuación repasaremos todas sus propiedades.

El efecto de los polifenoles

El arándano es muy rico en polifenoles, los cuales, aparentemente, aportan una serie de beneficios a la salud. Sin embargo, es importante tener en cuenta que las dosis altas de estos polifenoles en forma de suplemento pueden tener efectos adversos. Todavía no hay datos suficientes para apoyar la recomendación del uso para la prevención y el tratamiento de la obesidad.

Puedes consultar con tu médico o nutricionista la ingesta de estos suplementos. No obstante, además de incluir alimentos que contengan polifenoles en la dieta —siempre siguiendo las pautas dietéticas para una alimentación sana—, conviene realizar ejercicio de forma regular para ayudar a prevenir la obesidad y a mantener un peso corporal ideal.

Por otro lado, investigaciones recientes han estudiado el papel de los polifenoles en la prevención de la obesidad y de las enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad.

Sin embargo, dado que la estabilidad y biodisponibilidad de la mayoría de estos polifenoles dietéticos se ven afectados por sus métodos de cocción, procesamiento y almacenamiento, se necesitan estudios adicionales para comprender mejor su preparación óptima.

En otros experimentos realizados se concluyó que el consumo de alimentos que contienen polifenoles o de suplementos podría cambiar el metabolismo de los lípidos, facilitar la pérdida de peso y prevenir el aumento de peso.

Asimismo, según otro estudio, los polifelones contrarrestan la carga del estrés oxidativo y pueden disminuir el riesgo asociado con las enfermedades cardiovasculares. También puede ser un apoyo a la hora de disminuir la oxidación de colesterol LDL.

Composición de los arándanos

Los arándanos son ricos en compuestos fenólicos como ácidos hidroxicinámicos, flavonoides y más de 20 antocianinas. Varios estudios en animales han sugerido que el consumo de arándanos, o su contenido en polifenoles con potentes actividades antioxidantes, puede mejorar la función cognitiva, proteger contra la inflamación y controlar la obesidad.

En su composición química, cada 100 gramos se ha encontrado que posee:

  • Nutrientes como los hidratos de carbono (fibra y azúcares).
  • Entre sus minerales con mayor concentración: Potasio (77 mg), Fósforo (12 mg), Magnesio y Calcio (6 mg) y Sodio (1 mg); y en menor proporción Hierro, Zinc, Cobre, Manganeso y Selenio.
  • Las vitaminas que se destacan son la C con 9,7 mg y la B7 con 6 mg y luego en menor proporción las restantes vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, B9) y vitaminas E y K.
  • Los famosos flavonoides (antocianina y proantocianinas).
  • Antioxidantes como Alfa Caroteno, Beta Caroteno, y Luteina y Zeaxantina.
Arándanos

¿La fruta del siglo XXI?

Por sus muchas propiedades, hay quienes la han denominado la fruta del siglo XXI. Aunque sus efectos aún están en estudio, hace ya mucho tiempo que se consume para mejorar la circulación de la sangre y, de esta manera, beneficiar a las personas con diabetes o presión arterial alta.

Sus antioxidantes juegan un papel fundamental al disminuir el proceso de oxidación en las células y así contribuir a prevenir el envejecimiento celular. Además, como hemos visto antes, los polifenoles también podrían ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares.

La industria farmacéutica los utiliza como componente de antibióticos, para combatir la diabetes, diarreas y en enfermedades de la vista. Además ayudan en la irritación de garganta y boca, al disminuir la hinchazón.

Dieta equilibrada

Como vemos, el consumo de arándanos nos aportaría muchos beneficios para la salud. No obstante, es necesario señalar que aún se encuentran en estudio el efecto que sus propiedades producirían sobre el organismo humano, por lo que debemos ser precavidos y no consumirlos en exceso pensando que tendremos más beneficio por su mayor consumo.

Recordemos siempre que una dieta balanceada compuesta de frutos secos, verduras, granos y frutas frescas harán que nuestro organismo se beneficie con todas las vitaminas, minerales, y demás compuestos que, además de nutrirnos apropiadamente, nos podrían ayudar a prevenir enfermedades.

  • Cassidy, A., Mukamal, K. J., Liu, L., Franz, M., Eliassen, A. H., & Rimm, E. B. (2013). High anthocyanin intake is associated with a reduced risk of myocardial infarction in young and middle-aged women. Circulation. https://doi.org/10.1161/CIRCULATIONAHA.112.122408
  • Rodriguez-Mateos, A., Cifuentes-Gomez, T., Tabatabaee, S., Lecras, C., & Spencer, J. P. E. (2012). Procyanidin, anthocyanin, and chlorogenic acid contents of highbush and lowbush blueberries. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/jf203812w
  • Khurana, S., Venkataraman, K., Hollingsworth, A., Piche, M., & Tai, T. C. (2013). Polyphenols: Benefits to the cardiovascular system in health and in aging. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu5103779
  • Michalska A, Łysiak G. Bioactive compounds of blueberries: Post-harvest factors influencing the nutritional value of products. International Journal of Molecular Sciences. 2015.